VEA EL VIDEO 

Atentado a la libre expresión

Terroristas encapuchados, al grito de "Alá es más grande", abrieron fuego y asesinaron a 12 personas ayer en las oficinas de la publicación satírica Charlie Hebdo, en pleno centro de París, en un brutal atentado contra la libertad de expresión.

Este ataque sin precedentes, el más cruento cometido en Francia en decenios, hizo pensar rápidamente en una venganza de los islamistas radicales contra el periódico que publicó en varias oportunidades caricaturas del profeta Mahoma, generalmente en la portada. La revista había sido amenazada por sus dibujos y una vez sufrió un atentado incendiario, pero hasta ahora no había sufrido agresiones mortales.

Si no puede ver la imagen haga click aquí

El Gobierno francés blindó de inmediato la ciudad y se lanzó a la caza de los tres responsables, dos atacantes que ingresaron al edificio y otra persona que los habría recogido en un automóvil. Anoche se había identificado a tres personas como sospechosos (ver aparte).

Los agresores parecieran haber seguido consignas dadas por el grupo Estado Islámico (EI), contra el cual Francia interviene militarmente en Irak. Hasta ahora, nadie reivindicó la acción, aunque sitios yihadistas aplaudieron el hecho.

Ataque sorpresivo.

La redacción del semanario, sorprendida en plena conferencia de redacción por la mañana, fue diezmada. Cuatro de sus caricaturistas, Charb, Cabu, Tignous y Wolinski, muy conocidos en Francia, figuran entre los muertos, así como dos policías, uno de los cuales fue rematado a sangre fría cuando estaba herido.

El atentado causó asimismo once heridos, según un nuevo balance dado al final de la tarde por el fiscal de París a cargo de la investigación, François Molins.

El presidente François Hollande, que se trasladó inmediatamente al lugar, denunció un "atentado terrorista" y llamó a la "unidad nacional". Las banderas ondeaban a media asta en el palacio presidencial francés y en las dos cámaras del Parlamento.

Sobre las 11H30 locales, dos hombres armados con fusiles kalashnikov y un lanzacohetes irrumpieron en la sede de Charlie Hebdo. Un intercambio de tiros tuvo lugar con las fuerzas de seguridad, relataron fuentes de la investigación.

El fiscal Molins dijo que los atacantes mataron a un hombre a la entrada del edificio para poder ingresar. Luego se dirigieron al segundo piso y dispararon en medio de una reunión editorial en la que había ocho periodistas, un policía y un invitado.

Los agresores hirieron a otro policía y luego lo remataron mientras abandonaban el lugar de los hechos. Después agredieron a un automovilista y embistieron a un peatón con el coche robado. Las escenas fueron grabadas por testigos, pero los medios franceses acordaron no difundirlas debido a la crudeza del ataque.

También cayeron el economista Bernard Maris, que escribía columnas en Charlie Hebdo con el seudónimo de Oncle Bernard y dos empleados.

Un periodista que trabaja en un local ubicado frente al de Charlie Hebdo mencionó "cuerpos en el suelo, charcos de sangre, heridos muy graves" al describir el dantesco escenario del atentado.

Según testigos citados por la policía, los agresores gritaron "¡Hemos vengado al Profeta!" y "¡Hemos matado a Charlie Hebdo!" antes de emprender la huida.

Operativos.

El primer ministro francés, Manuel Valls, ordenó el "más alto nivel de la prevención del terrorismo" con patrullas y vigilancia en las escuelas, museos, edificios públicos y la sede de los medios de comunicación. Las medidas de seguridad fueron reforzadas también en las embajadas francesas.

La manera de actuar de los agresores, fría y determinada, muestra que se trata de hombres entrenados militarmente, según una fuente policial.

"Los autores de esos actos serán perseguidos tanto tiempo como sea necesario para que sean detenidos, juzgados y condenados", recalcó Hollande, instando a los franceses a "mostrar que somos un país unido".

Las reacciones indignadas se multiplicaron tanto en Francia como en el extranjero, y las condenas y los mensajes de solidaridad llegaron a Francia desde todo el mundo. Estados Unidos prometió colaboración para capturar a los responsables del ataque. También organizaciones musulmanas se sumaron al repudio.

En Francia, las voces de la oposición se unieron a las de los socialistas en el gobierno en una condena unánime.

Decenas de miles de manifestantes se concentraron anoche en París y en varias ciudades para expresar su solidaridad con Charlie Hebdo.

Identifican a sospechosos: son tres franceses

La policía francesa está buscando a dos hermanos de la región de París y a otro hombre de Reims en el noreste del país, los tres franceses, por el ataque a Charlie Hebdo, dijeron la policía y una fuente gubernamental.

El grupo incluye a dos hermanos de 32 y 34 años y a otro hombre de unos 18 años. Los hermanos Said y Cherif Kouachi serían los presuntos asesinos, según documentos encontrados por la policía francesa.

Anoche, un fuerte operativo se desarrollaba en Reims, donde podrían estar escondidos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)