ACCIÓN SANGRIENTA

Atentado antisemita en Estados Unidos: cinco apuñalados

Atacante entró armado con machete a casa de un rabino.

La policía logró detener al presunto agresor a unos 50 kilómetros de la casa del rabino donde se produjo el ataque. Foto: AFP
La policía logró detener al presunto agresor a unos 50 kilómetros de la casa del rabino donde se produjo el ataque. Foto: Reuters

Cinco judíos reunidos para celebrar la fiesta de Janucá resultaron heridos la noche del sábado en un ataque a puñaladas en la residencia de un rabino cerca de Nueva York, una agresión denunciada ayer como un "acto de terrorismo" por el gobernador del estado.

Una llamada dio cuenta de un "ataque masivo" con arma blanca contra la "residencia de un rabino jasídico", tuiteó la asociación judía ortodoxa OJPAC (Orthodox Jewish Public Affairs Council), mientras que la policía informó que detuvo a un sospechoso.

"Cinco pacientes con heridas de puñaladas, todos jasídicos, fueron llevadas a hospitales locales", añadió la entidad. Dos de ellas están en situación crítica, dijo la OJPAC.

Gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo. Foto: AFP
Gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo. Foto: AFP

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, denunció el ataque como un "acto de terrorismo".

"Esto es un acto de terrorismo. Pienso que son terroristas domésticos. Están intentando infligir temor. Están motivados por el odio", dijo Cuomo a periodistas al llegar al lugar del incidente la mañana del domingo.

"Están motivados por el odio. Están haciendo ataques masivos. Hay terroristas en nuestro país perpetrando terrorismo contra otros estadounidenses, y así es como debemos tratarlo", agregó.

Detenido

Un hombre de 37 años fue imputado ayer por intento de homicidio tras ser acusado de herir a puñaladas a cinco judíos reunidos para celebrar Janucá.

Grafton Thomas compareció ante un tribunal de Nueva York a última hora de la mañana.

La policía lo detuvo dos horas después del ataque a unos 50 kilómetros del lugar de los hechos.

Pesadilla

"Recé por mi vida", declaró al diario New York Times un testigo, Aron Kohn, de 65 años, que afirmó que el cuchillo utilizado por el agresor era del "tamaño de un palo de escoba".

Una de las víctimas es un hijo del rabino, dijo Yossi Gestetner, dirigente de la OJPAC, al diario The New York Times.

"Había varias docenas de personas en la casa", dijo Gestetner. "Era una celebración del Janucá", añadió.

El ataque ocurre en medio de un brote de ataques contra judíos en Estados Unidos. Rockland, donde está Monsey, tiene la mayor proporción de población judía que cualquier otro condado estadounidense, con 31,4% o 90.000 residentes judíos.

Según un informe publicado en abril por la Liga Antidifamación (ADL), en 2018 se produjeron casi tantos ataques antisemitas como en 2017, cuando se batió un récord al registrar 1.879 incidentes.

El 10 de diciembre un ataque a tiros contra una tienda de productos kosher en un suburbio de Nueva York tuvo entre sus motivos el antisemitismo, según la policía. Seis personas, incluidos los dos sospechosos, murieron en ese ataque en Jersey City.

El año pasado un supremacista blanco entró a una sinagoga en Pittsburgh y asesinó a 11 personas, el ataque más mortal contra la comunidad judía en Estados Unidos.

El alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, declaró tras el ataque que había hablado con amigos judíos que le comentaron que temían mostrar su fe en público.

El viernes, De Blasio anunció que el departamento de policía de Nueva York desplegaría patrullas en tres barrios y aumentaría su presencia cerca de los lugares de culto.

"No toleraremos que esto se convierta en la nueva normalidad", escribió en Twitter. "Utilizaremos todos los medios a nuestro alcance para que estos ataques terminen de una vez por todas".

En Israel, el presidente, Reuven Rivlin expresó su "conmoción e indignación" por el ataque. El primer ministro, Benjamin Netanyahu por su parte "condenó fuertemente las recientes manifestaciones de antisemitismo".

Tiroteo en iglesia: dos víctimas

Dos personas murieron y una más se encuentra en situación crítica tras un tiroteo en una iglesia de la localidad de White Settlement, en el Estado norteamericano de Texas, según informó la policía.

Los agentes respondieron a una llamada a las 9.57, hora local, que advertía de un tiroteo activo en la Iglesia de Cristo de West Freeway. Al llegar, hallaron a tres personas tendidas en el lugar.

Las tres se encontraban en situación crítica y dos fallecieron camino al hospital, según un portavoz del cuerpo de bomberos. El atacante es uno de los dos fallecidos, ha dicho un portavoz del servicio de ambulancias.

Un testigo explicó al canal de televisión de la CBS que un hombre armado con una escopeta se dirigió hacia una persona y abrió fuego.

Un miembro de la seguridad de la iglesia disparó contra el atacante, según ha relatado a The New York Times otro testigo, que ha asegurado que la persona atacada inicialmente por el intruso era otro miembro del equipo de seguridad, y que el atacante no pertenecía a la congregación. Otras dos personas fueron atendidas en el lugar por heridas leves.

“Los lugares de oración deben ser sagrados, y estoy agradecido a los miembros de la iglesia que actuaron rápidamente para reducir al atacante y ayudaron a prevenir más pérdidas”, dijo el gobernador de Texas, Greg Abbott.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados