ESCALADA BÉLICA

Ataque palestino desde Gaza aumenta la tensión con Israel

Al menos siete heridos por misiles lanzados por las milicias palestinas desde la franja.

Hamas dijo que Egipto había negociado el alto el fuego tras la última escalada bélica con Israel. Foto: Reuters
Hamas dijo que Egipto había negociado el alto el fuego tras la última escalada bélica con Israel. Foto: Reuters

El ataque con misiles de milicias palestinas de Gaza contra Israel ayer lunes desató una nueva escalada bélica en la región, obligando al estado hebreo a responder bombardeando objetivos del grupo islamista Hamás.

El primer ministro Benjamín Netanyahu, que se encontraba en Washington y se reunió con Donald Trump en la Casa Blanca -donde el presiente estadounidense firmó el decreto reconociendo la soberanía israelí sobre los Altos del Golán-, regresó de urgencia a Israel.

Trump defendió “el derecho de Israel a defenderse” y calificó de “ataque despreciable” el lanzamiento de cohetes desde la Franja de Gaza.

Al menos uno de los misiles lanzados por los palestinos cayó sobre una vivienda e hirió a siete personas, entre ellas tres menores.

Israel responsabiliza a Hamás, que controla de facto la franja de Gaza, del disparo de este cohete.

La respuesta del Ejército israelí alcanzó objetivos militares y oficinas de Hamás en todo el enclave y llegó hasta Gaza capital, en la que destruyó la sede del jefe político del movimiento islamista, Ismail Haniye, que ya había sido bombardeada en la operación militar Pilar Defensivo de 2012.

Además, la aviación destruyó una oficina de la Seguridad Interior de Hamás, en Gaza capital, y un edificio de tres plantas que era la sede secreta de las Fuerzas Generales de Seguridad de Hamás, su Inteligencia General y su Inteligencia Militar.

En un vecindario del enclave, la gente compraba pan en previsión de un largo conflicto.

A su vez, en respuesta a la represalia israelí, milicias palestinas en Gaza comenzaron a lanzar decenas de cohetes hacia Israel.

El llamado Centro de Operaciones Conjunto de las Facciones Palestinas, que agrupa a las seis principales milicias, confirmó los ataques contra Israel en un comunicado: las Brigadas Al Qasam (brazo armado de Hamás), los Batallones Al Quds (Yihad Islámica), las Brigadas Mártires de Al Aqsa (de Al Fatah), las Brigadas Abu Ali Mustafá (Frente Popular de Liberación de Palestina), las Brigadas de Resistencia Nacional (Frente Democrático para la Liberación de Palestina) y los grupos de Al Naser Salahedein (Comités de Resistencia Popular).

Las sirenas sonaron en Israel en la ciudad de Sderot y en los consejos regionales de Hof Ashkelon, Bnei Shimon, Shaar HaNegev, Bnei Shimon y Eshkol.

Tel Aviv y otras grandes ciudades israelíes, como Rishon Letzion o Bersheva, ordenaron abrir los refugios antiaéreos ante la previsión de una escalada de violencia en Gaza.

Esta nueva escalada bélica en la zona es la mayor en al menos cuatro meses y potencialmente una de las más graves desde que Israel fue a la guerra contra Hamás hace cinco años.

La escalada de violencia ocurre dos semanas antes de una elección en la que el primer ministro Netanyahu está luchando por conservar el poder después de una década de ejercerlo, con campaña de línea dura contra los militantes palestinos.

Israel y Hamas se enfrentaron en tres guerras en la Franja de Gaza desde que el movimiento islamista tomó el poder por la fuerza en 2007 luego de que la comunidad internacional rechazara reconocer su victoria en las elecciones legislativas palestinas.

El último enfrentamiento serio fue a mediados de marzo cuando las fuerzas israelíes procedieron a bombardear un centenar de objetivos de Hamás, entre ellos uno presentado por los israelíes como un importante complejo subterráneo para fabricar cohetes.

Esta nueva escalada se produce a solo días del 30 de marzo, primer aniversario de la “Gran marcha del retorno”, una movilización contra el bloqueo israelí del enclave. Este aniversario da lugar a una importante movilización palestina.

Críticas a laboristas

En medio de un agravamiento de la situación en Medio Oriente, el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, cuestionó ayer lunes al Partido Laborista británico por su supuesto antisemitismo.

Al dirigirse al lobby pro israelí Aipac de Estados Unidos, Pompeo denunció un aumento del antisemitismo en Europa, Medio Oriente y Estados Unidos, pero tuvo palabras especialmente fuertes para Gran Bretaña. “En Gran Bretaña, la tolerancia del Partido Laborista al antisemitismo en sus filas es una desgracia nacional”, dijo Pompeo.

El Partido Laborista logró grandes avances en las elecciones británicas de 2017 gracias a su líder Jeremy Corbyn, un veterano izquierdista y partidario de las causas pro palestinas. Corbyn ha negado reiteradamente ser antisemita y se ha comprometido a erradicar el fanatismo contra los judíos.

Sin embargo, la legisladora judía Luciana Berger, abandonó el partido por considerar que se había vuelto institucionalmente antisemita.
Pompeo, un firme defensor de Israel, dijo que era legítimo en una democracia criticar las políticas del gobierno israelí pero no rechazar la existencia de un estado judío.

Trump abierto a publicar informe de la trama rusa

Donald Trump respondió ayer lunes a los demócratas que no le “molestaría” que se publique el informe de la llamada trama rusa que presentó la semana pasada el fiscal especial Robert Mueller.

Netanyahu ayer en la Casa Blanca con el presidente Trump; luego regresó a Israel. Foto: Reuters
Netanyahu ayer en la Casa Blanca con el presidente Trump; luego regresó a Israel. Foto: Reuters

“Le corresponde al fiscal general. No me molestaría en absoluto”, indicó Trump a los periodistas antes de reunirse con el primer ministro de Israel, Bejamin Netanyahu, en la Casa Blanca. De esta manera, Trump contestaba a los demócratas que el domingo insistieron en que querían ver completo el informe.

Durante dos años, Mueller investigó los supuestos contactos entre el equipo electoral de Trump y las autoridades rusas durante la campaña para los comicios presidenciales de 2016, y la posible obstrucción a la Justicia del mandatario.

Tras recibir el resumen del informe que el fiscal general William Barr les envió, los líderes demócratas en la Cámara de Representantes y el Senado, Nancy Pelosi y Chuck Schumer, pidieron ver el texto entero.

En el informe que Mueller entregó el viernes al Departamento de Justicia, el fiscal especial determina que nadie de la campaña de Trump ni el propio presidente conspiraron con las autoridades rusas en las elecciones de 2016, pero no es capaz de concluir si hubo obstrucción a la Justicia por parte del mandatario.

Trump lamentó ayer lunes que Mueller no hubiese finalizado el informe “mucho antes”: “No podemos dejar que esto ocurra a otro presidente de nuevo”, remarcó.

Preguntado sobre si opinaba que el fiscal especial había actuado de forma honorable, el mandatario respondió con un “sí”. En los últimos dos años, Trump ha insistido en que la investigación de Mueller ha constituido una “caza de brujas” activada por los demócratas.

MÁS

Reconocen soberanía israelí sobre el Golán

El presidente Donald Trump firmó ayer lunes el decreto que reconoce la soberanía israelí sobre los Altos del Golán, un territorio que Israel se disputa con Siria desde 1967. Trump firmó el decreto con el primer ministro Benjamín Netanyahu a su lado, lo que fue interpretado como un espaldarazo para las elecciones del 9 de abril en Israel. Tras firmar el decreto, Trump le dio a Netanyahu el bolígrafo que había usado y le dijo: "Lleve esto para el pueblo de Israel".

Netanyahu celebró la decisión de Trump y recordó las dos guerras anteriores en Oriente Medio como la razón por la cual el Estado judío debe aferrarse al Golán. "Así como Israel se mantuvo erguido en 1967, tal como se mantuvo erguido en 1973, Israel se mantiene erguido hoy. Nunca debemos rendirnos", señaló.

Así como Estados Unidos fue el primer país en reconocer a Jerusalén como capital de Israel y trasladar a esa ciudad su embajada, ahora es el primero en reconocer la soberanía israelí sobre los Altos del Golán. "Esto debería haberse hecho hace muchas décadas", dijo Trump ayer.La medida entraría en conflicto con la resolución 242 del Consejo de Seguridad de la ONU, que después de la guerra de 1967 instó a Israel a retirarse del Golán, situado en la frontera entre Siria, el Líbano, Israel y Jordania.

Siria tachó el anuncio de Trump de "violación de la soberanía y la unidad del territorio sirio", y potencias como Rusia, China, el Reino Unido o Turquía mostraron su desacuerdo con la decisión del presidente.El interés de Israel y de Siria por los Altos del Golán también es consecuencia de las importantes fuentes hídricas de la zona. La cuestión del agua fue una de las principales causas del contencioso israelí-sirio, que dio origen a la guerra de 1967.

Desde entonces, casi 20.000 colonos israelíes se instalaron en la región, donde están repartidos en 33 asentamientos de carácter agrícola.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)