TERRORISMO Y LAS REDES SOCIALES

Ataque a mezquita: Facebook retira 1,5 millones de videos

Siguen las críticas a la divulgación de la masacre en las redes sociales; un adolescente fue detenido.

Nueva Zelanda sigue conmovida por la masacre del viernes. Foto: AFP
Nueva Zelanda sigue conmovida por la masacre del viernes. Foto: AFP

Facebook asegura haber retirado 1,5 millones de videos de la matanza en la mezquita de Nueva Zelanda, pero pese a ello crecen las críticas a redes sociales por la difusión en todo el mundo.

Mientras el agresor abatía a sus víctimas en el interior de la mezquita Al Noor de Christchurch, trasmitía en directo por Facebook Live utilizando una cámara adosada a su cuerpo.

Facebook afirma haber retirado 1,5 millones de esos videos en el curso de las primeras 24 horas, pero admite que unos 300.000 no pudieron ser suprimidos antes de ser descargados. No se sabe cuántas veces estos videos se reprodujeron.

Pese a los llamados a no compartirlos, y las órdenes emitidas por las autoridades, los 17 minutos de video se expandieron rápidamente en la red, y se podían hallar fácilmente varias horas después del ataque que dejó 50 muertos.

Las autoridades neozelandesas hicieron todo lo posible para limpiar la red, declaró la primera ministra Jacinda Ardern. “Pero, al final, les corresponde hacerlo a las plataformas”, según Ardern, que alude a los gigantes de Silicon Valley.

El primer ministro australiano Scott Morrison opinó que las redes sociales habían “cooperado” tras el atentado de las mezquitas.

“Pero desgraciadamente debo decir que es muy limitada la aptitud real de ayuda por parte de estas empresas tecnológicas”.

“Asuman sus responsabi- lidades. Esto ya es demasia- do” lanzó por su lado el ministro británico de Interior, Sajid Javid.

Las críticas también fueron dirigidas a los medios que difundieron el video. “Durante un corto momento esta mañana el sitio internet del Mirror difundió imágenes filmadas por el agresor de Christchurch (...) No debimos hacerlo. No es al-go conforme a nuestra políti- ca sobre videos de propaganda terrorista”, tuiteó su jefe de redacción.

“Las salas de redacción, las plataformas y los responsables oficiales deben reflexionar sobre la manera de evitar entrar en la manipulación de quienes cometen asesinatos y desean obtener un máximo de publicidad, generando un ciclo de violencia y radicalización”, comentó el experto en redes sociales, y periodista de Buzzfeed, Craig Silverman.

En este contexto, un juez de Nueva Zelanda imputó ayer lunes a un adolescente dos cargos por distribuir las imágenes del atentado. El joven, de 18 años, también fue imputado por publicar material diverso la semana previa al atentado, incluidas imágenes de la mezquita con las palabras “objetivo identificado” y mensajes que alentaban a la violencia.

El adolescente fue detenido después del asalto del viernes y a raíz de la investigación abierta. La Policía calificó su implicación en el suceso de “tangencial”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)