Viajaron a Siria 5.000 europeos; pueden volver y cometer actos terroristas

El ataque de los "lobos solitarios"

Después de los sangrientos ataques en Francia, las otras naciones del continente advierten que son blanco eventual de la acción terrorista.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Soldados franceses patrullando una estación en Lyon. Foto: AFP.

El horror de los ataques a balazos en París, después de acciones similares cometidas por hombres armados en Canadá y Australia, han subrayado a los líderes europeos la necesidad de encontrar vías para impedir un elemento nuevo que emerge en el terrorismo: el acto solitario o de un pequeño grupo de actores, cuyo plan es difícil de detectar.

Continúan las amenazas de acciones cuidadosamente orquestadas por grandes grupos terroristas, iniciadas y planificadas en el exterior, como fueron los ataques en Estados Unidos, el 11 de septiembre de 2001, y los atentados con bombas en Gran Bretaña, el 7 de julio de 2005. Las agencias de inteligencia internacionales han tenido éxito para detectar esos planes complicados, pero, en cambio, hubo un pronunciado aumento a lo largo de Europa de lo que el primer ministro de Gran Bretaña, David Cameron, llamó "una suerte de ataque terrorista errante con armas".

Esos actos cometidos por los llamados "lobos solitarios" hacen menos daño y matan a menos personas que los ataques de gran escala, pero inspiran temor significativo y crean propaganda de alto perfil que ayuda al reclutamiento y recolección de fondos por parte de grupos extremistas afiliados. Extremistas que son conscientes de la importancia de los medios, con frecuencia portan cámaras GoPro que crean videos de alta calidad para ser exhibidos online.

"Las amenazas que hemos abordados recientemente incluyen los planes tradicionales de Al Qaeda para ataques a gran escala, con la preocupación por explosivos ocultos en tablets y computadoras", indicó un ex agente de inteligencia británico. "Pero, en los últimos dos años también hemos visto un incremento de las acciones de individuos y pequeños grupos, y también debemos preocuparnos por esto".

El exagente dijo que, para complicar más la tarea de los servicios de inteligencia, "mayor número de ciudadanos ha tenido contacto directo con la yihad en Irak y Siria y no solo en Yemen".

El jefe de Europol dijo el martes pasado, que 5.000 europeos viajaron a Siria a incorporarse a la lucha allí. El creciente número de personas que puede crear problemas es agravado por una menor capacidad para hacer el seguimiento de las mismas, agregó el exagente.

“Tenemos menos capacidad de inteligencia, a la luz de las filtraciones que hizo Edward Snowden”, sostuvo al referirse al excontratista de la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos, que expuso muchas de las actividades de escucha. “Las tácticas usadas por los terroristas también hacen todo más difícil”.

Si no puede ver la imagen haga click aquí

Poderes.

Después de una serie de ataques por individuos o pequeños grupos a lo largo de Europa, los gobiernos presionan para tener más poderes para recoger información de inteligencia de medios de comunicación modernos como los sitios de Internet y las redes sociales. Alemania quiere revocar las cédulas de identidad de las personas sospechosas de incorporarse a grupos yihadistas. En Francia, ahora hay un debate sobre el aumento de los poderes de vigilancia, a través de una suerte de versión francesa del “Acta Patriota”, la ley que se aprobó en Estados Unidos después de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001, pero cada vez más voces se oponen. Mientras se desarrollaban los episodios en París, la semana pasada, el director del servicio de inteligencia interno británico MI5, Andrew Parker, pidió más autoridad para monitorear las comunicaciones. Señaló que las amenazas crecen, las detenciones de terroristas tuvieron pronunciado ascenso y tres planes terroristas que podían causar muertos fueron desbaratados en el Reino Unido, en los últimos meses. “Mi preocupación más profunda es la brecha cada vez más grande entre las amenazas que plantean crecientes desafíos y el aumento de la capacidad disponible para abordarlas”, indicó Parker.

Su discurso contribuyó al debate de años respecto de cómo equilibrar el derecho a la privacidad con la obligación de proveer seguridad a los ciudadanos. Parker advirtió, al igual que lo había hecho Cameron, que las agencias de inteligencia deberían tener los medios legales para interceptar comunicaciones encriptadas de sospechosos de terrorismo.

Cameron prometió asegurar que no habrá áreas online donde los terroristas, delincuentes y pedófilos puedan esconderse. Sin embargo, el viceprimer ministro, Nick Clegg, del Partido Demócrata Liberal, de inmediato criticó la propuesta en función de consideraciones de privacidad.

El ex agente de inteligencia, que pidió que su identidad se mantuviera en reserva, explicó que el problema más difícil para los servicios de inteligencia es la obtención de nuevos blancos, descifrando quiénes son esas personas, en lugar de investigar blancos conocidos. Sostuvo que eso requiere de la cooperación de empresas de tecnología, que son presionadas para proteger la privacidad desde las filtraciones que hizo Snowden.

Radicalizados.

Los actores o lobos solitarios o pequeños grupos se comunican menos, o con más frecuencia lo hacen en persona, y muchos son más cuidadosos con el uso de teléfonos y de Internet. Los vínculos familiares también los ayudan. Said y Chérif Kouachi -los hermanos que perpetraron la matanza en la sede de la publicación satírica Charlie Hebdo, en París y después murieron en un enfrentamiento con la Policía-, pudieron hablar entre sí sin suscitar mucha preocupación, debido a que las llamadas telefónicas entre hermanos no son inusuales, indicaron expertos. A veces, los miembros de una familia se radicalizan entre ellos. Los hermanos de Mohammed Merah, quien mató a siete personas en Toulouse, en 2012 mientras tenía como blanco a judíos y soldados, eran más radicales que él.

Circunstancias similares rodearon a Mehdi Nemmouche, un francés que mató a cuatro personas en el Museo Judío de Bélgica, en junio del año pasado, después que retornó de Siria, indicó Camille Grand, de la Fundación de Investigaciones Estratégicas. “Los grupos pequeños con logística limitada son un gran problema”, dijo Grand. “Cuando deciden actuar, es imposible monitorearlos, como es imposible hacerlo con todo el mundo todo el tiempo, y solo se puede haberlo si se tiene un informante o lo que la gente de seguridad llama ‘inteligencia exquisita’, mediante una llama telefónica que dice que mañana será el día del ataque”.

Shashank Joshi, del Royal United Services Institute, en Londres, indicó que un lobo solitario o una pequeña manada, que opera sin control formal del exterior, crea problemas enormes.

Comprar un arma -hasta un rifle Kalashnikov, que cuesta menos de US$ 2.500 en el mercado clandestino y menos aún de cuchillos de carnicero como los que se usaron en el ataque al soldado británico Lee Rigby, en 2013- probablemente no encienda el tipo de alarma que sí se encendería si hay un pedido por toneladas de productos químicos. Y, existe una variedad de nuevos canales de comunicación que encripta los datos.

Joshi dijo que tener más poderes para monitorear también significa tener que analizar más datos, lo que requeriría de más dinero y personal. “No debemos confundir poderes con recursos”, puntualizó.

Merkel: hay lugar para el credo musulmán

Martine Renier, concejala de la ciudad de Verviers, en Bélgica, donde se realizó uno de los operativos contra el terrorismo, culpó al grado de alienación que sienten algunos residentes por la pobreza y el desempleo, por las aparición de células de terror. Sostuvo que muchos inmigrantes y sus hijos “están atrapados entre dos culturas: la de Bélgica y la de los países de origen de sus padres”. Agregó que esas personas, y particularmente los jóvenes “están totalmente prontos para ser radicalizados”, aunque puntualizó que no se debe culpar por eso al Islam.

La canciller de Alemania, Angela Merkel, y otros líderes han enfatizado que, en la Europa moderna, existe un lugar para los musulmanes y su fe. Merkel destacó que la vasta mayoría son pacíficos y respetuosos de la ley, y si bien constituyen cuatro millones de los 80 millones de habitantes de Alemania no advierte que se produzca una islamización del país, como alegaron miles de manifestantes contrarios a los inmigrantes, en marchas semanales realizadas en la ciudad de Dresden. Francia tiene la mayor población musulmana de Europa con casi cinco millones.

Las encuestas de opinión pública realizadas a lo largo de la Unión Europea sugieren que los hechos recientes han incrementado el temor a un ataque terrorista y en algunos casos aumentaron las sospechas generales sobre los musulmanes.

Merkel sabe que Alemania puede estar en la mira

La manera como se hizo el seguimiento de los hermanos Chérif y Said Kouachi y de Amely Coulibaly, suscitó un debate en la Unión Europea respecto de si existen los recursos disponbiles para vigilar a los ciudadanos que viajan a Siria y retornan, y a un grupo mucho más grande de musulmanes radicalizados que pueden eventualmente actuar a solas o en una afiliación flexible con grupos extremistas como el Estado Islámico. Las agencias de seguridad claman por más dinero y poderes para no perderles pisada. Alemania, que quedó consternada cuando supo que árabes en una mezquita en Hamburgo jugaron un papel clave en los ataques del 11 de septiembre de 2001 contra Estados Unidos, ha escapado a un gran asalto. Pero, la canciller Angela Merkel advirtió, el jueves, al delinear las acciones para evitar más terrorismo: "No podemos descartar por completo un ataque contra Alemania".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)