LA SITUACIÓN DEL FONDADOR DE WIKILEAKS

Assange pierde otra batalla y seguirá asilado en la embajada

Una jueza británica mantuvo la orden de arresto porque es de “interés público” su detención.

Parafraseando a Discépolo en "Cafetín de Buenos Aires", sigue con "la ñata frente al vidrio". Foto: AFP
Parafraseando a Discépolo, Assange sigue con "la ñata frente al vidrio". Foto: AFP

Por ahora, el fundador de WikiLeaks, el australiano Julian Assange, seguirá mirando por la ventada de la embajada de Ecuador en Londres. Es que ayer martes una vez más la Justicia británica rechazó levantar la orden de arresto contra Assange, quien por lo tanto no podrá salir libre de esa sede diplomática, donde se encuentra refugiado desde hace casi seis años.

El tribunal de Westminster, que ya había juzgado válida una orden de arresto el 6 de febrero, estimó que mantenerla "no va en contra del interés público" como sostenía la defensa de Assange.

"Entiendo que la detención es una respuesta proporcionada, incluso cuando el mismo Assange ha restringido su propia libertad desde hace varios años", dijo la jueza Emma Arbuthnot. "Es verdad que tiene la libertad restringida en la Embajada de Ecuador, pero no es lo mismo estar en la prisión de Wandsworth (suroeste de Londres) que vivir en la embajada", agregó la magistrada.

"Puede elegir lo que come, cuánto tiempo duerme y cuándo se ejercita. Puede sentarse en el balcón —acepto que probablemente observado por la policía y sus seguidores— para tomar el aire. Y no está encerrado por la noche", continuó Arbuthnot.

"Los acusados en libertad condicional en todo el país, así como las personas que afrontan una extradición, se presentan ante los tribunales para afrontar las consecuencias de sus propias decisiones. Él debería tener el coraje de hacer lo mismo", le desafió luego la magistrada, que consideró que "ciertamente no va en contra del interés público" mantener la orden de arresto.

Assange (46) se manifestó en Twitter "sorprendido" por esa sentencia. Además dijo que tienen tres meses para presentar apelación. "La juez fue más allá de lo que las partes presentaron en el tribunal. Esto parece haber llevado a errores factuales en la sentencia", afirmó.

El fundador de WikiLeaks se asiló en junio de 2012 en la embajada de Ecuador en Londres, un edificio de ladrillos rojos situado en el exclusivo barrio de Knightsbridge, para evitar una extradición a Suecia donde estaba acusado desde finales de 2010 de violación y agresiones sexuales que él niega haber cometido.

Recientemente recibió la nacionalidad ecuatoriana en diciembre, pero teme que si es detenido termine siendo extraditado y juzgado en Estados Unidos por la divulgación en 2010 de los archivos WikiLeaks, que contenían miles de secretos militares y documentos diplomáticos estadounidenses. La existencia de una orden de extradición estadounidense no ha sido confirmada ni negada.

Según la magistrada que tomó la decisión ayer de mantener vigente la orden de arresto, "el hecho de que rechace entregarse bloquea a la Justicia", añadiendo que se trata de un "hombre que busca imponer sus propios términos al curso de la justicia".

¿Pena cumplida?

En Twitter, Assange destacó que teóricamente él "ya purgó más de tres veces la pena máxima" por evadir la Justicia.

También se refirió a un artículo en el diario The Guardian del lunes que alegaba, citando correos electrónicos de la Fiscalía británica, que había disuadido a Suecia de desestimar la acusación.

Assange ha hecho unas pocas apariciones públicas en el balcón de la embajada donde vive desde junio de 2012 en un apartamento estrecho y con un gato como única compañía.

Si tuviera que abandonar el lugar, quizás perdiera algo de la imagen de defensor de las libertades que ha ganado en su refugio.

En julio de 2016, WikiLeaks hizo públicos 20.000 correos pirateados del Partido Demócrata, entre los cuales hubo algunos muy dañinos para la campaña de Hillary Clinton, que según algunos analistas sirvieron para llevar a Donald Trump a la Casa Blanca.

Frente a estas acusaciones, Assange negó que Rusia o cualquier otro Estado estuviera detrás de estas filtraciones.

La situación de Assange se ha convertido "en una piedra en el zapato" para Ecuador, según admitió su presidente Lenín Moreno, que heredó el problema de su antecesor y ahora enemigo, Rafael Correa, y que ha hecho gestiones buscando una solución.

En varias ocasiones, el gobierno de Quito le ha reprochado a su huésped que se involucrara en los asuntos de terceros países, como las elecciones estadounidenses de 2016 o en la reciente crisis política en Cataluña, donde se posicionó a favor de los independentistas.

Rusia en EE.UU.

Mientras Assange en Londres recibió la noticia de que debía seguir en la embajada de Ecuador para no ser arrestado, en Washington los servicios de inteligencia de Estados Unidos informaban al Congreso sobre la supuesta injerencia rusa en las elecciones, un tema que lo involucra directamente.

Rusia podría llevar adelante nuevos ataques informáticos en elecciones en Estados Unidos, dijeron los funcionarios de inteligencia, alertando sobre las legislativas de noviembre.

En una audiencia en el Senado, el director de Inteligencia Nacional, Dan Coats, dijo que Rusia y otras entidades extranjeras "podrían intentar" nuevos ataques en elecciones en Estados Unidos y Europa.

"Las operaciones cibernéticas continuarán contra Estados Unidos y nuestros aliados europeos, usando las elecciones como una oportunidad para atentar contra la democracia", sostuvo.

FECHAS CLAVE DE LA BATALLA JUDICIAL.

26 de julio 2010

WikiLeaks publica 70.000 documentos militares. A finales de octubre saca a la luz otros 400.000 documentos relativos a la guerra de Irak.

18 de noviembre

Suecia emite una orden de detención europea contra Assange, por presuntas agresiones sexuales, incluida una violación, a dos mujeres suecas.

24 de febrero 2011

Un tribunal londinense autoriza la extradición de Assange a Suecia. Assange teme ser extraditado además a Estados Unidos, donde según él podría ser condenado a la pena de muerte por la filtración de documentos secretos.

19 de junio de 2012

Assange se refugia en la embajada de Ecuador en Londres y pide asilo político.

16 de agosto.

Ecuador le concede el asilo político. El Reino Unido afirma que denegará el salvoconducto para que pueda salir del país.

13 de agosto de 2015.

Prescriben tres de los presuntos delitos sexuales, pero Assange enfrenta todavía una investigación por una supuesta violación.

12 de enero de 2017.

Assange se dice dispuesto a ser extraditado a Estados Unidos si liberan a Chelsea Manning, condenada por haber transmitido más de 700.000 documentos confidenciales a WikiLeaks. El 17 de mayo Manning sale tras ser indultada por Obama.

19 de mayo.

La Fiscalía sueca archiva el caso contra Assange. La policía británica anuncia que lo detendrá igualmente por haber violado su libertad condicional.

11 de enero 2018.

Londres rechaza darle el estatuto diplomático, solicitado por Quito. Ecuador anuncia la naturalización de Assange.

13 de febrero.

Juez británica ratifica la orden de detención de Assange por ser "de interés público".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)