vea la fotogalería

Así se vivió la multitudinaria misa del papa Francisco en Cuba

El Papa ofició hoy su primera misa en Cuba, a la que asistieron casi un millón de personas. Miles de cubanos lo esperaban desde primeras horas de la mañana y Francisco circuló entre ellos para saludarlos más de cerca a bordo de un papamóvil abierto de fabricación cubana.

El papa Francisco en Cuba. Foto: EFE
El papa Francisco en Cuba. Foto: EFE
El papa Francisco en Cuba. Foto: Reuters
El papa Francisco en Cuba. Foto: Reuters
Raúl Castro y Cristina Fernández en la misa del Papa en Cuba. Foto: Reuters
Raúl Castro y Cristina Fernández en la misa del Papa en Cuba. Foto: Reuters
El papa Francisco en Cuba. Foto: EFE
El papa Francisco en Cuba. Foto: EFE
El papa Francisco en Cuba. Foto: EFE
El papa Francisco en Cuba. Foto: EFE
El papa Francisco en Cuba. Foto: EFE
El papa Francisco en Cuba. Foto: EFE
El papa Francisco en Cuba. Foto: EFE
El papa Francisco en Cuba. Foto: EFE
El papa Francisco en Cuba. Foto: EFE
El papa Francisco en Cuba. Foto: EFE
El papa Francisco en Cuba. Foto: Reuters
El papa Francisco en Cuba. Foto: Reuters
El papa Francisco en Cuba. Foto: AFP
El papa Francisco en Cuba. Foto: AFP
El papa Francisco en Cuba. Foto: AFP
El papa Francisco en Cuba. Foto: AFP
El papa Francisco en Cuba. Foto: Reuters
El papa Francisco en Cuba. Foto: Reuters

El papa Francisco instó hoy a los cubanos a servir "a las personas" y no a las "ideas" e insistió en que la importancia de las naciones se mide en cómo atienden a las necesidades de los más desfavorecidos.

El pontífice dijo en su homilía en una multitudinaria misa en la Plaza de la Revolución de La Habana, ciudad adonde llegó el sábado, que el pueblo cubano tiene "vocación de grandeza" y afirmó que debe cuidarla, pero especialmente mediante el servicio a los más frágiles.

"La importancia de un pueblo, de una nación, la importancia de una persona siempre se basa en cómo sirve a la fragilidad de sus hermanos", continuó el papa, que dedicó su homilía a recordar a los cristianos que "todos estamos invitados (...) a hacernos cargo los unos de los otros por amor".

El papa defendió el concepto del "servicio" a los demás pero alertó contra la tentación de querer beneficiar "a los 'míos' en nombre de lo 'nuestro'", porque, señaló, eso puede generar una "dinámica de exclusión"

"El servicio nunca es ideológico, ya que no se sirve a ideas, sino que se sirve a las personas", continuó el pontífice en esta misa en la simbólica Plaza de la Revolución, donde también las oficiaron en sus precedentes visitas los papas Juan Pablo II (1998) y Benedicto XVI (2012).

Recordó que "el santo pueblo fiel de Dios que camina en Cuba es un pueblo que tiene gusto por la fiesta, por la amistad, por las cosas bellas" y agregó que también "tiene heridas (...) pero que sabe estar con los brazos abiertos.

"Hoy los invito a que cuiden esa vocación, a que cuiden estos dones que Dios les ha regalado, pero especialmente quiero invitarlos a que cuiden y sirvan, de modo especial, a la fragilidad de sus hermanos".

"No los descuiden por proyectos que puedan resultar seductores, pero que se desentienden del rostro del que está a su lado", advirtió el papa en la ceremonia, a la que asistió el presidente cubano, Raúl Castro, y la presidenta de Argentina, Cristina Fernández.

"Servir significa, en gran parte, cuidar la fragilidad. Cuidar a los frágiles de nuestras familias, de nuestra sociedad, de nuestro pueblo", dijo el papa.

El pontífice celebró la eucaristía ante miles de cubanos que lo esperaban desde primeras horas de la mañana y entre quienes circuló para saludarlos más de cerca a bordo de un papamóvil abierto de fabricación cubana.

Francisco habló también sobre Colombia.

El papa Francisco dijo también que no puede haber "otro fracaso" en lo que denominó el "camino de paz y reconciliación" en Colombia y se dijo "consciente de la importancia crucial del momento presente".

Francisco mostró su apoyo a "todos los esfuerzos que se están haciendo, incluso en esta bella isla, para una definitiva reconciliación", en alusión a las conversaciones de paz en La Habana entre el Gobierno colombiano y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

"Que la sangre vertida por miles de inocentes durante tantas décadas de conflicto armado, unida a aquella del Señor Jesucristo en la Cruz, sostenga todos los esfuerzos que se están haciendo", dijo el pontífice antes del tradicional rezo del Ángelus y después de la misa.

Abogó porque "con la voluntad de todos los colombianos", lo que denominó "la larga noche de dolor y de violencia (...) se pueda transformar en un día sin ocaso de concordia, justicia, fraternidad y amor en el respeto de la institucionalidad y del derecho nacional e internacional, para que la paz sea duradera".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados