ARGENTINA

Así es la vida en la cárcel de los acusados de matar a Báez Sosa en Villa Gesell

Ducha de madrugada, mate, juegos de cartas, libros y música por radio. No tienen contacto con otros detenidos y comparten una celda que tiene cinco camas cuchetas dobles y un baño.

Unidad 6 de Dolores donde se encuentran los acusados del asesinato de Fernando Báez Sosa. Foto: La Nación/GDA.
Unidad 6 de Dolores donde se encuentran los acusados del asesinato de Fernando Báez Sosa. Foto: La Nación/GDA.

Solo salen de la celda para ducharse, siempre a la misma hora, las 6.30, y para hablar por teléfono con sus familiares. El resto del día en prisión lo pasan jugando a las cartas, escuchando música en una radio y leyendo libros que sacaron de la biblioteca.

Sus desayunos y meriendas son a base de mate, te y galletitas. El menú de los almuerzos y cenas se reparte entre pastas, carnes y ensaladas.

Así viven cada día en la Unidad 6 de Dolores los ocho detenidos por el homicidio de Fernando Báez Sosa, ocurrido hace un mes en Villa Gesell.

Lucas Pertossi y sus primos Ciro y Luciano, Máximo Thomsen, Matías Benicelli, Enzo Comelli, Blas Cinalli y Ayrton Viollaz están alojados en la cárcel del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB) desde el 29 de enero pasado.

Mañana están citados para prestar declaración indagatoria ante la fiscal de Villa Gesell Verónica Zamboni, que les amplió la acusación, ahora como coautores del homicidio doblemente agravado por alevosía y la participación premeditada de dos o más personas. Se sabe que se les informará cuál es la nueva imputación. No obstante, el abogado que los defiende, Hugo Tomei, dijo este martes que aún no está definido que efectivamente hagan declaraciones relativas a los hechos de los que los acusan.

Los sospechosos están alojados en el sistema de alcaldías de la U6 y no tienen contacto con otros detenidos. Comparten una celda que tiene cinco camas cuchetas dobles y un baño sin ducha.

"No están obligados a levantarse temprano, pero si no lo hacen tienen que esperar al otro día para ducharse", explicaron fuentes al tanto de cómo pasan sus días los detenidos.

Entre la celda de la Alcaidía están los pabellones 8 y 9, ocupados por internos que profesan el culto evangélico.

"Fueron los presos evangelistas los que les ofrecieron ropa cuando llegaron a la cárcel. Habían llegado al penal solo con lo puesto", dijeron las fuentes consultadas.

Tienen una hora por día para hablar con sus familiares desde el teléfono público de la cárcel, por medio del sistema de tarjetas. Son 60 minutos diarios entre los ocho detenidos.

En la celda no tienen televisión, pero escuchan música desde una radio y juegan a las cartas. Las visitas las reciben los jueves, de 18.30 a 19.30. Por otra parte tienen asistencia psicológica y espiritual de manera periódica.

"La asistencia espiritual la brinda un pastor que visita el penal todas las semanas y consiste de charlas reflexivas y lecturas bíblicas", agregaron las fuentes consultadas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)