NO HUBO HERIDOS

Así fue el aterrizaje de emergencia del helicóptero que trasladaba a Evo Morales

El aeronave presentó una falla mecánica del rotor de cola y debió realizar una maniobra de emergencia segundos después de haber despegado en la ciudad de La Paz.

Protestas en Bolivia por la sombra de fraude electoral. Foto: AFP
Agentes policiales usan gas lacrimógeno para dispersar una manifestación que se realizó ayer en La Paz contra la reelección de Evo Morales. Foto: AFP

Mientras las protestas contra el resultado electoral en Bolivia ingresaron ayer en su tercera semana, el presidente Evo Morales, anunció que será “debidamente investigado” el incidente ocurrido con el helicóptero de la Fuerza Aérea Boliviana (FAB) que le trasladaba y que tuvo que aterrizar de emergencia por una falla mecánica, sin dejar heridos.

“Gracias a Dios, la Pachamama (Madre Tierra) y nuestros achachilas (deidades andinas) nos encontramos bien y nadie resultó lastimado. Agradecemos las numerosas muestras de solidaridad”, indicó Morales en un posteo en Twitter.

El suceso involucró a la aeronave EC-145 que iba a trasladar a Morales desde la localidad de Colquiri, en el departamento de La Paz, hacia la región vecina de Oruro, según un comunicado de la FAB. El helicóptero “presentó una falla mecánica del rotor de cola durante el despegue, motivo por el cual realizó un aterrizaje de emergencia” y “no se registraron daños personales”, indica la nota.

“La Fuerza Aérea Boliviana de acuerdo a las normas procederá a activar la Junta Investigadora de Accidentes”, señala el comunicado, y agrega que “mayores detalles referentes al hecho se los dará de acuerdo a los avances de la investigación”.

Morales llegó ayer a Colquiri para inaugurar una carretera que unirá ese distrito minero en el altiplano paceño con Oruro.

En un video que circula en redes sociales se ve cómo el helicóptero despega desde una cancha de fútbol y, metros más allá, ya fuera del escenario deportivo, vuelve a descender.

Tras el incidente, el mandatario retornó a La Paz donde continuó su agenda con reuniones en la casa de Gobierno.

Acción.

Los bloqueos de calles arreciaron este lunes en La Paz, mientras la región oriental de Santa Cruz, la más rica de Bolivia y bastión opositor, se mantenía en paro total en demanda de la renuncia de Morales, reelegido para un cuarto mandato en los cuestionados comicios del 20 de octubre.

El jefe del poderoso Comité Cívico de Santa Cruz (derecha), Luis Fernando Camacho, lanzó el sábado un ultimátum para que Morales renunciara anoche. “Vamos a sacarlo (a Morales) con un pueblo movilizado en las calles sin una sola bala”, declaró Camacho en un mitin multitudinario el domingo en la noche, en el que propuso que la jueza del Tribunal Supremo de Justicia María Cristina Díaz asuma como presidenta.

Camacho también lanzó un llamado a los militares bolivianos para se colocaran “al lado del pueblo” en esta crisis.

Las Fuerzas Armadas se han mantenido al margen de este conflicto político.

Varias rutas y puentes amanecieron bloqueados este lunes en la zona sur de La Paz, donde viven las familias de clase media alta y alta, mientras las clases en las escuelas estaban paralizadas en la ciudad.

En el centro de La Paz, la actividad se desarrollaba con normalidad, pero los alrededores de la casa de gobierno permanecían bloqueados por la policía, con el tránsito suspendido en las calles aledañas.

La Asociación Nacional de Supermercados explicó que muchos locales afiliados tenían algunas dificultades para abastecerse y atendían en horario parcial debido a los bloqueos.

Carlos Mesa, líder opositor boliviano. Foto: Reuters
El candidato opositor Carlos Mesa rechaza el resultado y también la auditoría de la OEA. Foto: Reuters

“Estamos trabajando el doble (para abastecer los supermercados) y asumiendo pérdidas”, dijo el presidente de la Asociación, Sergio Weisse, a un canal de TV local.

Desde que comenzaron las protestas, al día siguiente de la votación, se han registrado dos muertos y unos 140 heridos, según la Defensoría del Pueblo.

La oposición afirma que el mandatario ganó la reelección con fraude.

“La mejor solución a esta crisis, en las actuales circunstancias, es una nueva elección”, dirigida por un nuevo órgano electoral imparcial y con observación internacional, declaró el domingo el opositor centrista Carlos Mesa, segundo en los comicios del 20 de octubre, quien gobernó Bolivia en 2003-2005.

Los opositores afirman que Morales está empecinado en mantenerse en el poder a toda costa y recuerdan que desconoció un referéndum de 2016 en el que los bolivianos rechazaron la reelección indefinida. El polémico fallo en 2017 de un tribunal constitucional afín le permitió ser nuevamente candidato, argumentando que postularse es un derecho humano.

Avanza la auditoría de reelección

La misión de la Organización de Estados Americanos (OEA) continúa la auditoría de los comicios, cuyo resultado fue rechazado por la oposición por estimar que hubo fraude y suscitó manifestaciones de protesta. El escrutinio indica que Evo Morales logró su tercera reelección.

La oposición rechaza de plano la auditoría de la OEA, por considerar aque se trata de “una maniobra distraccionista para mantener a Morales en el poder”.

Denuncian en OEA un Golpe de Estado

“La agresión selectiva de la ciudadanía y a las fuerzas de seguridad, el llamado a levantarse a las Fuerzas Armadas y a la Policía Nacional, y la conminatoria bajo amenaza al presidente Evo Morales de dejar el gobierno en 48 horas, son claras evidencias de que hay un golpe de Estado en camino que pretende quebrantar la vida democrática llevándonos al caos y al enfrentamiento”, dijo el canciller de Bolivia, Diego Pary, ante la OEA.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)