ARGENTINA

Arrojaron explosivo en la casa del juez que investiga los cuadernos de las coimas

Un artefacto fue arrojado en la casa del magistrado y otro dejado en la tumba del exjefe de Policía Ramón Falcón, donde una mujer resultó herida al manipular la bomba.

La casa del juez Claudio Bonadio. Foto: La Nación.
La casa del juez Claudio Bonadio. Foto: La Nación.

Dos intentos de atentados explosivos que, en principio, son asignados a grupos anarquistas aún no identificados, sacudieron a Buenos Aires. Ayer de tarde estalló una bomba de fabricación casera en el cementerio de la Recoleta. Y por la noche la conmoción fue mayor al ser arrojado un explosivo en la casa del juez Claudio Bonadio, que investiga la causa conocida como "Los cuadernos de las coimas".

Ese aparato, que contaba con un gran poder de daño, según peritajes de la policía, no estalló y el agresor fue atrapado por la custodia del magistrado, en el barrio porteño de Belgrano.

En el caso registrado en Recoleta, una mujer resultó gravemente herida al manipular el explosivo que intentó colocar frente al mausoleo que resguarda los restos de Ramón L. Falcón, jefe policial asesinado el 14 de noviembre de 1909. La sospechosa quedó internada en el hospital Fernández y fue detenido el hombre que la acompañaba en el cementerio.

Las autoridades de seguridad ya estaban preocupadas con el primer hecho y visualizaron una coordinación de ataques cuando conocieron la situación ocurrida en el domicilio del juez que tiene algunas de las causas más importantes de corrupción. Confían en poder avanzar con las investigaciones al quedar detenido el hombre de 26 años que atacó la casa de Bonadio.

Ese joven se acercó al domicilio y arrojó por encima de la reja una bolsa de plástico que contenía tubos y cables. Intentó fugarse, pero fue reducido por los custodios que lo persiguieron. Tras la intervención de los peritos de explosivos de la Policía de la Ciudad de Buenos Aires se determinó que ese aparato estaba compuesto por un caño lleno de pólvora, adherido a dos tubos de gas butano y un desodorante, con un sistema de encendido con mecha.

"En estos casos nada es causalidad o coincidencia en la víspera del G-20. Sin lugar a duda tiene vinculación con eso", dijo el secretario de Seguridad porteño, Marcelo D'Alessandro, que está a cargo de la Policía de la Ciudad.

El ministro de Justicia argentino, Germán Garavano, en tanto, tuvo un visión diferente. "Creo que tiene que ver con el debate del presupuesto más que con el G-20", aseguró antes de enviar un mensaje de apoyo al atacado juez Bonadio.

El primer estallido sacudió la tarde en el cementerio de la Recoleta. Un grupo vinculado con sectores del anarquismo intentó colocar un artefacto explosivo en el mausoleo de Ramón L. Falcón, jefe de la policía de la Capital Federal asesinado con una bomba el 14 de noviembre de 1909. La mujer, de 34 años, que manipuló el explosivo resultó seriamente herida, al detonarse en sus manos el caño relleno con pólvora que buscó conectar con otros cuatro aparatos similares que había llevado con su pareja, un hombre de 38 años. Fuentes de la Policía de la Ciudad confirmaron que ambos sospechosos fueron detenidos. La mujer quedó internada en grave estado en el Hospital Fernández.

Las autoridades analizaban la situación provocada por este ataque explosivo, que fuentes policiales vincularon con la inminente cumbre del G 20. "Fue un entrenamiento y una prueba de fuerza para exhibir ante quienes financian en el exterior a estos grupos locales", se analizó en despachos de seguridad.

El gobierno argentino prepara una megadispositivo de protección para recibir la visita de los principales jefes de Estado, con el norteamericano Donald Trump y el ruso Vladimir Putin, entre ellos. Para esa reunión que se realizará en la ciudad entre el 30 del actual y el 1° de diciembre se dispondrá de más de 15.000 agentes y un frente de calles bloqueadas en más de 12 kilómetros. Una de las amenazas que está en la mira es, justamente, la actividad de anarquistas. Varias comisarías del conurbano fueron atacadas este año con explosivos similares al que dañó a la presunta atacante.

Antes de ser herida por la explosión, la mujer y su acompañante habían realizado en el lugar pintadas de símbolos anarquistas. Tenía un cartel con la leyenda "Simón vive", en referencia a Simón Radowitzky, el asesino de Ramón L. Falcón.

Fiscal cree que atentado está vinculado a los cuadernos

El fiscal federal Carlos Stornelli vinculó hoy el frustrado atentado con explosivos contra Bonadio con la causa de los cuadernos de las coimas. En una entrevista que concedió a radio La Red, Stornelli contó que habló con el magistrado después del episodio.

"No tengo ninguna duda", respondió al ser consultado sobre la posible conexión entre el ataque y el caso. "No vería quién quisiera hacer eso si no estuviera [en la causa]", agregó. De todos modos, aclaró que estaba hablando de su opinión personal, ya que la causa del atentado está a cargo de otro fiscal.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)