ELECCIONES PRESIDENCIALES 

Argentina vota en plena crisis

Alberto Fernández lidera encuestas para ganar sin balotaje sobre Macri que confía sorprender.

Militantes de Mauricio Macri sostienen sus teléfonos móviles en el aire durante el acto de cierre de su campaña en Córdoba, Argentina. Foto: AFP
Militantes de Mauricio Macri sostienen sus teléfonos móviles en el aire durante el acto de cierre de su campaña en Córdoba, Argentina. Foto: AFP

Los argentinos eligen hoy domingo presidente entre modelos antagónicos para enfrentar su peor crisis económica en 17 años, con un mercado crispado que provocó la semana pasada una nueva depreciación monetaria.

Hay 33.841.837 habilitados para votar, en un país que tiene 45 millones de habitantes.

El presidente liberal Mauricio Macri, un ingeniero de 60 años, aspira a ser reelecto, para lo cual debe revertir el resultado de las primarias del 11 de agosto, en las que quedó a casi 17 puntos del opositor Alberto Fernández, un abogado y profesor universitario de 60 años, peronista de centro-izquierda cuya compañera de fórmula es la expresidenta Cristina Kirchner (2007-2015).

La diferencia a favor de Fernández se fue ampliando desde las primarias, según indican las encuestas.

De confirmarse en las urnas los pronósticos, Fernández podría ganar en primera vuelta, ya que le alcanza con obtener más del 45% de los votos o más del 40% y superar en más de 10 puntos al segundo más votado, de acuerdo con el sistema electoral establecido a partir de la reforma constitucional de 1994 (antes no existía la segunda vuelta). Si un candidato supera el 45%, no importa cuál es la diferencia con el segundo candidato. Podría ganar por solo un voto de diferencia.

Si no se llega a ninguno de esos porcentajes, el balotaje será el 24 de noviembre.

En las primarias, Alberto Fernández obtuvo el 49,49% de los votos, mientras que Mauricio Macri logró el 32,93%. Para forzar una segunda vuelta, Macri necesitaría superar el 35% y que Fernández baje al 45%.

Debido a que el voto es obligatorio en las primarias, de hecho se establece una competencia entre los partidos y se compara lo que obtuvo cada candidato como perspectiva de lo que puede ocurrir en la elección presidencial que se realiza hoy.

La gran apuesta del Gobierno para tratar de llegar al balotaje es que aumente la participación respecto de las primarias, un incremento que históricamente se da.

Aunque todas las encuestas están en su contra, Macri no se da por vencido y confía en una épica remontada que le permitar pasar a la segunda vuelta. Tiene renovado optimismo a raíz de los mulitudinarios actos que realizó en su campaña #SiSePuede, que le llevó en el último mes a recorrer más de 30 ciudades en todo el país.

El presidente y candidato Mauricio Macri y su compañero de fórmula, Miguel Ángel Pichetto, en el acto de cierre, este jueves en Córdoba. Foto: AFP
El presidente y candidato Mauricio Macri y su compañero de fórmula, Miguel Ángel Pichetto, en el acto de cierre, este jueves en Córdoba. Foto: AFP

Macri centró su campaña en denunciar que los gobiernos K quisieron quitarles las libertades a los argentinos, así como en exponer la mala conducción económica que dejó un enorme déficit en las finanzas públicas, y los casos de corrupción que estremecieron al gobierno de Cristina Fernández de Kirchner.

Mientras Alberto Fernández, que lidera todas las encuestas de intención de voto para ganar en la primera vuelta, se centró en responsabilizar a Macri por la crisis económica que se tradujo en un aumento de la pobreza. Da por descontado que tiene ganadas las elecciones con su promesa de volver a poner a la Argentina de pie.

También hay batalla por Buenos Aires

Horacio Rodríguez Larreta, actual gobernante de la ciudad de Buenos Aires, tiene como meta lograr la reelección sin la segunda vuelta. El rival del candidato de Juntos por el Cambio es Matías Lammens (Frente de Todos). En las primarias, Rodríguez Larreta sumó 46,23% de los votos, mientras Lammens, quien es el presidente de San Lorenzo, llegó al 31,8%. Fue de los pocos resultados buenos que tuvo Mauricio Macri el 11 de agosto. Laens realizó intensa movilización para la elección de hoy y confía en ir al balotaje.

Promesa.

El jueves, en Mar del Plata, la ciudad con mayor desempleo del país, Fernández, acompañado por Cristina, celebró la unidad del peronismo y aseguró que este movimiento es “la esencia misma de lo que el pueblo quiere”.

Asimismo, ratificando la seguridad de su triunfo, Fernández declaró: “Que los argentinos estén tranquilos, vamos a respetar sus depósitos en dólares”. Aludió al fantasma del “corralito” durante la crisis del año 2001, cuando se retuvieron depósitos bancarios y se pesificaron los que eran en dólares.

Además de la crisis económica, la otra clave que marca estos comicios es que, después de años de divisiones, el peronismo ha dejado de lado sus diferencias y se presenta unido.

La estrategia que siguió la fórmula del Frente de Todos, determinó muy pocas apariciones de Cristina, quien afronta varias causas judiciales, debido a que su figura despierta amor y odio por igual entre el electorado. La mayoría de sus apariciones fue para presentar su nuevo libro. En esos actos lanzó duras críticas al gobierno de Macri por la situación económica.

La analista política Mariel Fornoni (directora de la consultora M&F) considera que la campaña que han hecho ambos candidatos es la que podían hacer, teniendo en cuenta el resultado de las elecciones primarias de agosto. Así, “Macri hizo una campaña para el milagro” y Fernández ha tratado de no hacer nada que pueda perjudicar su ventaja y no arriesgar, explicó a EFE Fornoni.

En la cuenta regresiva hacia las elecciones, la incertidumbre en los mercados, que dan por descontada una victoria de Fernández, se ha profundizado por el rumbo que tomará la economía a partir de esta semana.

En los últimos días, el dólar volvió a subir y el ritmo de descenso de las reservas se agudizó con inversores que optan por la moneda estadounidense ante evntuales nuevos sobresaltos financieros y por temor a que los controles cambiarios decretados en septiembre por Macri se profundicen después de los comicios.

En la visión de Jorge Arias (consultora Polilat) hay incertidumbre porque los “mercados no se rinden a sus propios mandatos de qué es lo más cómodo para el capital”.

En declaraciones a EFE, Arias señaló que los mercados votaron por Macri antes de las elecciones primarias y ahora han decidido acelerar la incertidumbre, lo que ha provocado en estos días la fuga de dólares y las filas de clientes en las instituciones bancarias.

El candidato presidencial argentino Alberto Fernández y su compañero de fórmula, la ex presidenta Cristina Fernández, se abrazan durante un acto de cierre de campaña en Mar del Plata. Foto: Reuters
Alberto Fernández y su compañero de fórmula, la expresidenta Cristina Fernández, se abrazan durante un acto de cierre de campaña en Mar del Plata. Foto: Reuters

Refugio.

Quienquiera que resulte electo gobernará, a partir del 10 de diciembre, un país dividido y con panorama económico desolador.

Con décadas de inflación y devaluaciones cíclicas, los argentinos están acostumbrados a refugiarse en el dólar como forma de ahorro por lo que los controles de cambio y de capitales los ponen en alerta.

La moneda argentina se depreció un 70% desde enero de 2018. En la semana previa a los comicios, se recalentaron los mercados y el tipo de cambio, que el viernes 18 era de 60,73 pesos por dólar, se ubicó este viernes en 64,51 pesos, una depreciación de 5,86% al cierre del horario bancario.

“Vine a cambiar dólares porque como se vienen las votaciones sabemos que todo se va a ir para arriba (encarecer)”, dijo a la AFP Cristian Golán, un chofer de 23 años, a las puertas de una casa de cambio.

En medio del nerviosismo de la gente que se agolpó a comprar dólares para cubrirse, corren rumores de un feriado bancario y cambiario.

“Está muy difícil comprar dólares. Hay un par de lugares donde ya no hay y está explotado (lleno) de gente, hay lugares donde el dólar blue (mercado negro) está como en 71 pesos”, comentó Bárbara, una estudiante de 29 años.

A mediados de 2018, en medio de una corrida cambiaria, Macri acudió al Fondo Monetario Internacional (FMI) que le otorgó un auxilio financiero de 57.000 millones de dólares a tres años, a cambio de un programa de fuerte ajuste fiscal, que le jugó en contra al presidente a la hora de la votación en las primarias.

Aún falta la liberación de 13.000 millones, pero el FMI espera el resultado electoral.

Uno de los retos más urgentes es renegociar la deuda externa, que a fin de septiembre ascendía a 315.000 millones de dólares (equivalentes al 68% del PIB), de los cuales 126.000 millones están en manos de acreedores privados y 75.000 millones corresponden a deudas con organismos internacionales. (Con información de AFP, EFE y La Nación-GDA)

Provincia decisiva con 37% de los votantes

La Provincia de Buenos Aires, con el 37% del padrón electoral, es un territorio decisivo para las elecciones.

En los comicios anteriores se impuso María Eugenia Vidal, una de las figuras nuevas de la política argentina y la que tiene la mejor imagen para los ciudadanos.

Sin embargo, en las elecciones primarias de agosto, Vidal sufrió dura derrota ante el candidato del Frente de Todos, Axel Kicillof, ex ministro de Economía en el segundo gobierno de Cristina Fernández de Kirchner y actual diputado.

El resultado fue contundente. Kicillof logró el 49,30% de los votos, en tanto Vidal llegó al 32,56%.

En gran medida, se atribuye el mal resultado a las repercusiones de la crisis económica que determinaron un deterioro de la imagen del gobierno nacional encabezado por Mauricio Macri.

Vidal sostiene que está en condiciones de revertir la adversidad, pero vista la diferencia de votos con Kicillof en las primarias, es una misión muy difícil.

Las encuestas muestran a Kicillof en primer lugar.

Renuevan parte del Senado y Diputados

Si bien las elecciones tienen como protagonistas a Mauricio Macri y Alberto Fernández -entre los dos está el ganador- hay otros cuatro candidatos a la Presidencia de Argentina, de distintas vertentes ideológicas.

De acuerdo con lo que surge de las encuestas de intención de voto y de los resultados de las primarias, ninguno de ellos tiene chance.

-Roberto Lavagna y Juan Manuel Urtubey integran la fórmula de Consenso Federal. En las primarias sumaron 8,4%.

-Nicolás del Caño-Romina del Plá son los candidatos del Frente de Izquierda y de Trabajadores-Unidad. En las primarias tuvieron 2,9%.

-Juan J. Gómez Centurión y Cynthia Hotton se postulan por el Frente Nos. En las primarias llegaron al 2,7%.

-José L. Espert-Luis Rosales es la fórmula del Frente Despertar. Su votación en las primerias fue de 2,2%.

Hoy, los argentinos también tienen la posibilidad de elegir cuatro gobernadores, 24 senadores (un tercio de ese cuerpo legislativo), 130 diputados (la mitad de esa cámara), así como alcaldes y concejales.

Mauricio Macri
Un ingeniero y político que busca el milagro
El presidente de Argentina y actual candidato presidencial, Mauricio Macri, en un acto de cierre de campaña electoral. Foto: Reuters

Mauricio Macri no está acostumbrado a los fracasos. Pero sus desaciertos económicos lo dejaron a la espera de un milagro para lograr su reelección. El mandatario, un ingeniero de 60 años de una familia millonaria, entró a la política en la década de 1990 después de dejar su puesto en el poderoso grupo empresarial de su padre, Franco Macri, con quien tuvo una tensa relación. Después que fue un exitoso presidente de Boca Juniors, en 2015, y tras un ajustado balotaje, logró el sueño de llegar a la presidencia. Macri no logró cumplir sus objetivos de reducir la pobreza, generar un crecimiento sostenible de la economía ni bajar la inflación. Casado tres veces, tiene cuatro hijos. En 2010, se casó con Juliana Awada, una empresaria textil madre de su hija más pequeña, Antonia, de ocho años.

Alberto Fernández
Abogado, profesor y amante del rock
El candidato presidencial Alberto Fernández y su compañera de fórmula, Cristina Fernández de Kirchner, en el acto de cierre, este jueves en Mar del Plata. Foto: AFP

Alberto Fernández demostró en pocos meses su habilidad para la negociación política. Desde que la carismática y también polémica expresidenta Cristina Fernández de Kirchner -estuvieron distanciados varios años- lo eligió para encabezar la fórmula presidencial opositora, Fernández unificó al fragmentado peronismo detrás de su candidatura y sumó el apoyo de partidos de centroizquierda y poderosos sindicatos. Abogado, de 60 años, profesor en universidades de Argentina y España, fue jefe de Gabinete de Néstor Kirchner y en el primer año del mandato de Cristina. Es músico que ama el rock y fanático de Argentinos Juniors. (Los dos perfiles tienen información de Reuters)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)