EL PROCESO ELECTORAL EN EL VECINO PAÍS

Argentina vota mañana pero con la mira puesta en octubre

Las PASO serán un termómetro de cómo partirán el presidente Mauricio Macri y el kirchnerismo.

Mauricio Macri. Foto: AFP
Mauricio Macri, presidente argentino que busca la reelección. Foto: AFP

Argentina ingresó ayer viernes en el período de reflexión previo a las elecciones primarias de mañana domingo, en las que se definirán los candidatos para las presidenciales de octubre.

Unos 33,8 millones de argentinos están llamados a votar en las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO), para definir quiénes quedan habilitados para competir en los comicios del 27 de octubre, en los que, además de elegir presidente y vice, estarán en juego 130 bancas en la Cámara de Diputados y 24 del Senado.

Estas serán las quintas PASO que celebra Argentina desde la aprobación de este sistema en 2009, y las segundas elecciones que afronte el gobierno de Mauricio Macri, que buscará en octubre quedarse en la Casa Rosada por cuatro años más.

Argentina llega a estas elecciones con un electorado altamente polarizado entre Macri, que lleva como compañero de fórmula al peronista Miguel Angel Pichetto (Juntos por el Cambio), y la oposición kirchnerista, que lleva la fórmula Alberto Fernández-Cristina Kirchner (Frente de Todos).

A la puja política se suma un escenario complicado desde el punto de vista económico, con recesión desde abril de 2018 y alta inflación, un asunto que ha estado en el centro de la campaña electoral.

Para competir en octubre, los candidatos presidenciales que participan en estas primarias deben obtener un piso mínimo del 1,5% de los sufragios.

En la práctica, dado que cada partido político no presenta más de un candidato presidencial, en realidad no habrá verdaderas internas, pero los resultados servirán para sondear qué grado de apoyo popular tienen los postulantes para el 27 de octubre.

Alberto Fernández encabezará la fórmula presidencial del kirchnerismo en las PASO. Foto: La Nación (GDA)
Alberto Fernández encabezará la fórmula presidencial del kirchnerismo en las PASO. Foto: La Nación (GDA). Archivo

Todo indica que la elección de octubre se definirá entre Macri y Fernández. Para llegar a la presidencia, el ganador de octubre debe lograr al menos el 45% de los votos positivos o el 40% y una diferencia de 10 puntos porcentuales sobre el segundo. En caso de no alcanzar esas cifras, el nuevo gobierno se decidirá en un balotaje el 24 de noviembre.

Los sondeos coinciden en anticipar que la fórmula de Fernández-Kirchner será la más votada en las PASO de mañana.

“Va a ser un ensayo de la acción real y arrojará datos claves para las campañas, los ciudadanos y los inversores”, señaló el analista político Sergio Berensztein. “Para los mercados es importante. Si la elección es pareja, habrá un alza de bonos soberanos, etcétera. Si Fernández gana por un amplio margen, podría haber liquidaciones”, añadió.

“La verdadera incógnita es la distancia entre uno y otro”, coincidió el analista político Carlos Fara.

Las mesas de votación cerraron a las 18:00 horas. Foto: AFP
Los argentinos se preparan para una jornada electoral. Foto: AFP (Archivo).

“Como no hay primarias para los (candidatos) presidenciales, a veces se toma la idea de que no sirven para nada, pero son fundamentales por dos razones: la tendencia y el mercado”, señaló Fara.

Los mercados financieros “ya han fijado una vara teórica para la derrota (en las primarias) de Macri: por 3 puntos es aceptable, entre 3 y 5 genera dudas sobre si puede ganar en octubre y más de 5 puntos demasiados interrogantes y esto, al día siguiente, puede volverse un boomerang contra las posibilidades concretas del gobierno”, explicó Fara.

En las primarias de 2015, Macri quedó 8 puntos por debajo del candidato oficialista Daniel Scioli (kirchnerismo). En la primera vuelta también fue segundo con 3 puntos de distancia, pero ganó el balotaje.

La tercera fórmula en intención de voto es la del exministro de Economía Roberto Lavagna y el gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey (Consenso Federal), pero sin posibilidades de ganar en octubre.

La empresa encargada del sistema informático que será utilizado para la transmisión de datos y el escrutinio provisional será Smartmatic, con sede en Londres, cuestionada por la oposición que ha puesto en duda los antecedentes de la firma y la fiabilidad del software.

Cristina eligió uno de sus feudos (la localidad de Merlo, Buenos Aires) para el lanzamiento de su campaña electoral. Foto: EFE
Cristina Fernández y Alberto Fernández en acto político. Foto: EFE

El gobierno argentino, a través de la Dirección Nacional Electoral (DINE), presentó ante la Cámara Nacional Electoral (CNE) el “software de escrutinio provisional”.

Además, el organismo gubernamental puso a disposición de las agrupaciones políticas el programa informático que se empleará para la transmisión de datos desde los colegios electorales a las mesas de escrutinio, ubicadas en el Correo Argentino.

Esta situación se da después de que la Justicia electoral ordenara al gobierno de Macri entregar el software.

El pasado sábado, la fundación Vía Libre alertó sobre posibles “vulnerabilidades” en el proceso de transmisión, debido principalmente al cambio de formato que experimenta el archivo durante el envío.

Según advierten, los “componentes de software usados en la conversión de formato de los telegramas transmitidos desde los centros de votación tienen al menos 46 vulnerabilidades conocidas por la comunidad técnica y ya reportadas, que pueden ser potencialmente explotadas para dañar la integridad del proceso de escrutinio provisorio”.

El gobierno, sin embargo, prometió que el proceso será más ágil y acusó a la oposición de querer embarrar la elección.

El ministro del Interior, Rogelio Frigerio, informó ayer que los resultados provisorios se conocerán el domingo a las 21, tal como lo indica la Justicia. Los porcentajes parciales se mostrarán en vivo en el sitio web www.resultados2019.gob.ar.

Sin embargo, los resultados finales pueden tardar. La carga de los datos de la provincia de Buenos Aires y la Ciudad -que abarcan el 45% del padrón- será más lenta debido a que allí también eligen cargos locales.

La campaña sucia en las redes sociales.

El jueves, el día que el gobierno había elegido para que sus seguidores hicieran pública su decisión de votar al presidente en las redes sociales, aparecieron mensajes que contenían textos incoherentes de apoyo a Mauricio Macri.

Boleta verdadera de apoyo a Macri. Foto: El País
Boleta verdadera de apoyo a Macri. Foto: El País

Desde el kirchnerismo comenzaron a difundir y retuitear los mensajes de esas cuentas. “Satisface a Mauricio” se viralizó y se convirtió en trending topic. De inmediato, el oficialismo salió a despegarse. La cuenta verificada de Juntos por el Cambio sostuvo que esos mensajes fueron “publicados por bots sin seguidores” que replican el hashtag del oficialismo #YoVotoMM.

Boleta falsa de Mauricio Macri. Foto: El País
Boleta falsa de Mauricio Macri. Foto: El País

“No los publicamos nosotros y no sabemos quién fue. Pero seguro fue alguien a quien le molesta el apoyo genuino de los argentinos a Mauricio”, remarcaron.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)