EL AVANCE DEL COVID-19

Argentina testea en transporte público contra el coronavirus; esperan pico moderado

En una primera etapa, los análisis rápidos se realizarán a pasajeros del transporte público en las terminales Constitución, Retiro y Once de Buenos Aires.

En Argentina se han registrado unos 3.300 casos de COVID-19, con 159 fallecidos. Foto: AFP
En Argentina se han registrado unos 3.300 casos de COVID-19, con 159 fallecidos. Foto: AFP

En Argentina comenzará hoy viernes un testeo masivo en estaciones centrales del transporte público para evaluar cómo evoluciona la pandemia de COVID-19. El Ministerio de Salud cuenta con 170.000 tests serológicos, informó la secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti, quien aclaró que los resultados de estos kits “no tienen un rol en el diagnóstico de la portación del virus como sí lo tiene el de PCR, sino que permitirán definir qué proporción del país ha tenido contacto con el virus y ha generado anticuerpos”.

En una primera etapa, los análisis rápidos se realizarán a pasajeros del transporte público en las terminales Constitución, Retiro y Once de Buenos Aires.

Argentina registra 3.288 casos confirmados de coronavirus, de los cuales 159 fallecieron y otros 919 ya recibieron el alta médica, detalló ayer el subsecretario de Estrategias Sanitarias, Alejandro Costa, en el reporte matutino sobre la situación de la pandemia en medio de la cuarentena obligatoria que rige desde el 20 de marzo.

Hasta el momento se realizaron 41.786 tests de COVID-19 en el país, lo que arroja un promedio de 921 por cada millón de habitantes, con una tasa de positividad del 9,35%.

En tanto, el gobierno de la ciudad de Buenos Aires informó que iniciará su investigación epidemiológica con tests rápidos en el personal sanitario, y a que a diferencia del gobierno nacional, el transporte será lo último.

Pico moderado.

El presidente Alberto Fernández se reunió ayer jueves con el comité de expertos médicos y científicos que lo asesora durante la pandemia del coronavirus para estudiar las peticiones de apertura de diversos sectores de la economía. Aunque hay consenso sobre que se extenderá el período de aislamiento social obligatorio que comenzó el 20 de marzo y rige hasta el próximo domingo, en la reunión de ayer se analizaron las propuestas de diferentes provincias.

En Argentina algunas de las provincias presentan números bajos de casos de COVID-19 -las norteñas Formosa y Catamarca siguen sin registrar ninguno-, mientras que la realidad es bien diferente en otros grandes conglomerados, incluida la capital.

Además, hay varios sectores para los que se evalúa flexibilizar la cuarentena y que así puedan volver a la actividad, después de un mes de parón.

El Gobierno ha denominado a la nueva fase del aislamiento como “cuarentena administrada”.

Uno de los asesores del presidente Fernández, el infectólogo Eduardo López, fue optimista en cuanto al desarrollo de la pandemia en Argentina y aseguró que una prolongación de la cuarentena hasta el 10 de mayo correrá el pico de casos de coronavirus a junio y que el mismo será “un pico moderado”, por lo que el sistema de salud “no va a colapsar”.

Alberto Fernández, presidente de Argentina. Foto: AFP
Alberto Fernández, presidente de Argentina. Foto: AFP

“Yo soy cautamente optimista. Pienso que va a haber un pico por junio que no va a colapsar al sistema de salud. Va a ser un pico manejable, moderado. No vamos a tener un pico de los modelos de Estados Unidos, Italia, España o Francia”, dijo López en diálogo con Radio Rivadavia.

Al respecto, destacó: “Argentina va con una curva en ascenso suave, paulatina, donde no hay multiplicación de casos cada tres días como ocurrió en otros países, sino es una curva de duplicación de casos cada doce días”.

López es uno de los ocho expertos en epidemiología que asesora al Gobierno en momentos en los que se analiza la extensión del aislamiento preventivo y obligatorio. “La cuarentena se debe prolongar porque es así como hay que manejar las cuarentenas (...) Se está planteando la flexibilización por provincia o por municipio. No en el conurbano bonaerense ni en la Ciudad de Buenos Aires. Sí en municipios que no han tenido casos como en el interior de la provincia”, explicó.

López explicó que si la cuarentena se prolonga “el virus pierde transmisibilidad porque no hay circulación de gente, no tiene a quién contagiar”, por lo que si la cuarentena “se extiende hasta el 10 de mayo, el pico se va a correr hasta junio” y apuntó: “La clave es que no sea muy alto y que no se sostenga en el tiempo (...) Si el pico es leve o moderado no será necesario restringir al máximo las actividades”.

En cuanto a la flexibilización del aislamiento social, dijo: “Los ciclos lectivos, las escuelas, las actividades multitudinarias, las grandes reuniones de gente en espacios cerrados o semicerrados y los aeropuertos, así como a los mayores de 65 años habría que mantenerlos dentro de la cuarentena”.

¿70 días bastan?

López se mostró crítico del estudio del científico militar Isaac Ben-Israel, presidente de la Agencia Espacial Israelí y del Consejo Nacional de Investigación y Desarrollo, que indica que la propagación del coronavirus disminuye a cero luego de pasados 70 días, independientemente de las medidas preventivas que se tomen.

“Como una visión global, puede ser aceptable. Pero como una visión científica demostrable, puede ser discutible (...) España e Italia están cerca de los setenta días. Si bien vienen bajando los casos, no caen a cero. Toda curva descendente de una pandemia tiene una caída suave hasta desaparecer, pero nunca son abruptas como las gripes (...) Si no no aparecerían los pequeños focos de brotes como pasa ahora en Japón y Corea del Sur. Que esa residualidad no sea muy alta depende de la cantidad de individuos que sin darse cuenta se contagiaron de la enfermedad e hicieron anticuerpos”, argumentó el especialista argentino.

Referentes de Iberoamérica alertan sobre autoritarismo

Unas 150 personalidades, entre exmandatarios, intelectuales, empresarios, economistas y escritores iberoamericanos -entre ellos los expresidentes uruguayos Julio María Sanguinetti y Luis Alberto Lacalle- reclaman en un manifiesto que los estragos de la pandemia del COVID-19 no se conviertan en un “pretexto” para instaurar el autoritarismo. Encabeza la lista el escritor peruano Mario Vargas Llosa, premio Nobel de literatura y presidente de la Fundación Internacional para la Libertad (FIL), que divulgó el documento.

También figuran exgobernantes como el español José María Aznar, el argentino Mauricio Macri, el colombiano Álvaro Uribe y el mexicano Ernesto Zedillo, entre otros. También lo apoyan los filósofos españoles Fernando Savater y Antonio Escohotado; el escritor chileno Jorge Edwards y el cubano Carlos Montaner, así como el historiador mexicano Enrique Krauze y la opositora venezolana María Corina Machado. El manifiesto, publicado en la página oficial de la FIL, muestra “preocupación” por las medidas de algunos países que han “restringido indefinidamente libertades y derechos básicos” por medio del confinamiento de la población para contener la expansión de la enfermedad.

argentina
Foto: Archivo El País
Bienes de narcos contra el COVID-19

En Argentina destinarán a la lucha contra el coronavirus 70 inmuebles, 26 vehículos y 16.000 dólares incautados a una banda de narcotraficantes en 2019, según resolvió un tribunal de la provincia de Chaco.

ecuador
Foto: Archivo El País
Se duplicaron los casos de COVID-19

El número de casos de coronavirus en Ecuador se duplicó a 22.160 tras los resultados de miles de pruebas. En el informe de casos oficial confirmados de COVID-19 previo, el número ascendía a 11.183.

ciudad de méxico
Foto: Archivo El País
Carteles de alto contagio

En Ciudad de México colocarán letreros de alerta para avisar a los habitantes que están en una zona con riesgo de alto contagio del nuevo coronavirus, en particular en sitios de grandes aglomeraciones.

perú
Foto: Archivo El País
Extiende cuarentena y entrega bono de US$ 223

Perú extendió el confinamiento de la población en sus hogares hasta el 10 de mayo y anunció la entrega de un bono de 223 dólares a 6,8 millones de familias, para atender la emergencia por coronavirus.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados