EL AVANCE DE LA PANDEMIA

En Argentina superan los 9.000 muertos por COVID-19; Brasil parece mejorar sus cifras

La curva de casos en Argentina está en constante alza pese a que en el país rige una de las cuarentenas más largas del mundo.

Un hombre camina frente a un mural en Buenos Aires. Foto: EFE
Médicos argentinos advierten que están “perdiendo la batalla” contra el coronavirus. Foto: EFE

Según la Organización Panamericana de la Salud (OPS), la pandemia tiende a “estabilizarse” en países de la región que han sido más golpeados. Es el caso de Brasil, pese a que ayer miércoles superó los 4 millones de contagiados y registra casi 124.000 fallecidos por COVID-19. Sin embargo, el promedio de muertes diarias ha bajado.

En Argentina, en cambio, con cifras muy inferiores a las de Brasil por la cantidad de población, los últimos datos son preocupantes y no hay señales de que el virus afloje. Argentina, que hoy jueves cumple seis meses desde el primer contagio confirmado en el país, ayer superó los 9.000 muertos por COVID-19 y quedó a solo 14 fallecidos de Canadá, que se encuentra en el puesto 16 entre las naciones con más víctimas fatales por la pandemia en el mundo.

Según los datos difundidos por el Ministerio de Salud argentino, ayer se ingresaron al sistema 199 fallecidos y el total llegó a 9.118. Además, los nuevos contagios reportados fueron 10.992, por lo cual los afectados por el virus son 439.171. De ese total, 315.530 ya se recuperaron.

El Gobierno de Alberto Fernández reconoció ayer miércoles que el sistema de salud “ha llegado al límite”, luego que la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva (SATI) alertara que los médicos sienten que “están perdiendo la batalla” porque “los recursos para salvar a los pacientes con coronavirus se están agotando”.

“Los médicos, enfermeros, kinesiólogos y otros miembros de la comunidad de la terapia intensiva sentimos que estamos perdiendo la batalla. Sentimos que los recursos para salvar a los pacientes con coronavirus se están agotando”, advirtió el gremio médico.

El gobierno reconoció la gravedad de la situación. “Realmente la expansión del sistema de salud ha llegado al límite, estamos en el máximo de lo que podemos expandir, por eso es momento de volver a trabajar y reforzar el concepto de que cada caso que prevenimos hoy va a ser una internación menos y va a disminuir esta tensión en el sistema de salud”, subrayó la secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti, durante el reporte sanitario matutino en Buenos Aires.

La curva de casos en Argentina está en constante alza pese a que en el país rige una de las cuarentenas más largas del mundo y el área metropolitana de Buenos Aires, la región más afectada, se encuentra en confinamiento desde el 20 de marzo.

La tasa de mortalidad por coronavirus en Argentina, de 197 personas por cada millón de habitantes, “se mantiene relativamente baja por dos motivos fundamentales: porque nuestro sistema de salud ha podido dar respuesta hasta ahora y porque estamos trabajando desde el primer día en el resguardo de las personas que tienen más de 60 años”, indicó Vizzotti.

La situación en Brasil.

Es el país con más casos en la región. Con 48.632 nuevos contagios registrados ayer miércoles, Brasil alcanzó los 4.001.422 diagnósticos confirmados de COVID-19. También se reportaron 1.218 muertes, lo que eleva el total a 123.899 vidas perdidas por el nuevo coronavirus.

El hito se alcanza 189 días después de la primera aparición de la enfermedad en el país, en febrero, en San Pablo.

Para los expertos, la baja adherencia al aislamiento social y la falta de liderazgo gubernamental contribuyeron a la gran propagación de la enfermedad en el país.

Coronavirus. Foto: AFP
Coronavirus. Foto: AFP

Brasil tardó 114 días en llegar al primer millón, pero, 27 días después, ya había acumulado 2 millones de casos, el 16 de julio. La marca de los 3 millones ocurrió 23 días después, el 8 de agosto, lo que demuestra la velocidad de la enfermedad en Brasil. Los 4 millones alcanzados ahora, luego de 25 días, pueden ser una de las señales del inicio de la desaceleración de la enfermedad.

“Hemos vivido un período de gran expansión de la enfermedad en Brasil en los últimos meses. (…). Estamos llegando a una meseta máxima, y la tendencia para las próximas semanas y meses es comenzar a reducir esta propagación”, dijo Alberto Chebabo, infectólogo y profesor de la Universidad Federal de Río de Janeiro.

Según la encuesta semanal del Imperial College London, la tasa de transmisión promedio (Rt) del nuevo coronavirus en Brasil cayó de 1 a 0,94, la más baja desde abril. Esto significa que 100 personas infectadas con COVID-19 transmiten el virus a otras 94, lo que indica una caída en la propagación del nuevo coronavirus en territorio brasileño.

Sin embargo, esta tasa ya había caído a menos de 1 en agosto, solo para repuntar una semana después, según el Imperial College.

“Nuestra expectativa, ya que vivimos en un país con dimensiones continentales, desde un principio fue vivir un período de gran expansión de la enfermedad, hasta agosto y septiembre, y a partir de entonces comenzar a tener una reducción, porque coincide con el período estacional de reducción de transmisión de enfermedades respiratorias”, explicó Chebabo.

“Lo más triste de todo esto fue la dimensión de casos y muertes que hemos tenido hasta ahora. El plazo ya estaba previsto, pero tal vez se podrían haber evitado tantos casos y muertes si hubiéramos tomado medidas más restrictivas durante todo este tiempo”, agregó el infectólogo, en una crítica a la estrategia del presidente Jair Bolsonaro de minimizar la pandemia.

Prédica que mantiene hasta ahora. Ayer reiteró que “quien está bien de salud no tiene que preocuparse” por la pandemia. “Es como una lluvia. Si uno está con problemas, una lluvia causa una neumonía”, indicó.

Según la Universidad Johns Hopkins, hay 25,8 millones de casos confirmados de COVID-19 en el mundo. Solo Estados Unidos está por delante de Brasil, con 6,1 millones de infectados. Brasil ocupa el segundo lugar, seguido de India (3,7 millones) y Rusia (1 millón). (Con información de La Nación/GDA, OGlobo/GDA y Reuters)

Precauciones para el sexo

Theresa Tam, asesora médica jefe del Gobierno de Canadá, recomendó evitar los besos y usar mascarilla al tener relaciones sexuales para protegerse del coronavirus, agregando que la autosatisfacción sigue siendo la opción sexual de menor riesgo en una pandemia. Tam sostuvo en un comunicado que hay pocas posibilidades de contraer COVID-19 del semen o del fluido vaginal, pero la actividad sexual con nuevas parejas incrementa el riesgo de contraer el virus, particularmente si hay contacto cercano como besos.

Aprontan distribución de vacunas
Vacuna contra el COVID-19. Foto: Reuters

El gobierno de Estados Unidos instó a los gobernadores a prepararse para distribuir una potencial vacuna contra el COVID-19 para el 1° de noviembre. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) “solicitan con urgencia su ayuda para agilizar la puesta en marcha de estas instalaciones de distribución”, escribió el director de los CDC, Robert Redfield, en una carta enviada a los gobernadores la semana pasada.

En su misiva, también pidió, “de ser necesario, no aplicar los requisitos que pudieran impedir que estas instalaciones estén completamente operativas para el 1 de noviembre 2020”, dos días antes de las elecciones presidenciales. Se trata de una nueva señal de que la carrera por aplicar la vacuna se lanzó a toda velocidad en Estados Unidos, el país más afectado por la pandemia en el mundo. El presidente Donald Trump aseguró la semana pasada que su país tendría acceso a la vacuna “este año”.

Comienzan las pruebas en Perú

Una misión china arribó a Lima ayer miércoles trayendo un lote de vacunas contra el COVID-19 que en fase de prueba se inyectará a 6.000 voluntarios. Esta vacuna es laborada por el grupo chino Sinopharm. Los participantes serán divididos en tres grupos de 2.000 personas.

Uno recibirá la cepa de Wuhan, otro la de Pekín y el tercero, un placebo. Las pruebas se inician el 8 de septiembre. Se estima que el experimento en Perú podría acabar en diciembre. Con 33 millones de habitantes, Perú es el tercer país en América Latina en decesos por la pandemia, con más de 29.000, después de Brasil y México. Además, es el segundo en contagios superando los 657.000, detrás de Brasil. Pero en relación a su población, es el país más enlutado del mundo, con 90,48 muertes por cada 100.000 habitantes, según el ránking de la Universidad Johns Hopkins de Estados Unidos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados