EL AVANCE DE LA PANDEMIA

Argentina supera los 50.000 muertos y apura la vacunación contra el COVID-19

La campaña de vacunación en Argentina viene a ritmo lento; esta semana llevó a Buenos Aires una nueva partida de la Sputnik V desde Rusia.

Vista aérea de un cementerio en Buenos Aires. Foto: AFP
Vista aérea de un cementerio en Buenos Aires. Foto: AFP

Argentina superó las 50.000 muertes por COVID-19, mientras avanza con lentitud la vacunación de la población con la rusa Sputnik V. Ayer viernes se informó de 155 nuevas muertes que elevaron la cifra de víctimas fatales a 50.029, según el ministerio de Salud. El último reporte oficial reveló además 7.151 nuevas infecciones, con lo que los casos positivos suman ahora 2.015.496 en un país de 45 millones de habitantes.

Con estas cifras, Argentina está en el decimosegundo lugar por número total de contagiados y en el decimotercero en fallecidos, según la Universidad Johns Hopkins.

Con las fronteras solo abiertas para nacionales o residentes y con la incertidumbre sobre cómo se comportará el virus cuando bajen las temperaturas, las camas de cuidados intensivos están al 54,6% de su capacidad en el ámbito nacional, cifra que sube al 59,8% en el área metropolitana de Buenos Aires, la más poblada del país.

Un avión de Aerolíneas Argentinas llegó en las últimas horas a Buenos Aires, procedente de Moscú, con una nueva partida de dosis de la Sputnik V. Este avión trajo 400.000 dosis. En vuelos anteriores, los aviones habían transportado desde Rusia 820.000 dosis.

Argentina aún está lejos de los 5 millones de dosis que, según el contrato firmado con el Fondo Ruso de Inversión Directa, se preveía recibir en enero y los 14,7 millones previstos en febrero. Una demora que el Gobierno de Alberto Fernández atribuye al problema que se da en todo el mundo con la producción de vacunas.

No obstante, a principios de este mes el mandatario habló con su homólogo ruso, Vladimir Putin, y le pidió que quede garantizado el suministro en su país y América Latina.

Putin, según informó la Presidencia argentina, le dijo a Fernández que se está aumentando la producción para que el país reciba el volumen acordado (30 millones, según expresó la semana pasada el ministro de Salud, Ginés González García) y aseguró que Rusia “aprecia la manera cómo Argentina valora a Sputnik V, a la que calificó como segura y efectiva”.

La demora de las vacunas y la desconfianza que generaba la Sputnik V antes de que la revista The Lancet publicara que tiene una eficacia del 91,6%, había generado fuertes críticas por parte de la oposición, contra las que el propio Fernández se mostró irónico este martes. “Hasta hace 20 días atrás yo era un envenenador serial. Había comprado unas vacunas para envenenar a la gente. Y ahora, no sé cómo pasó, pero me piden por favor que consiga veneno para todos los argentinos”, sentenció.

Vacuna Sputnik V. Foto: AFP
Vacuna Sputnik V. Foto: AFP

Según datos oficiales, desde el 29 de diciembre, cuando inició el plan de vacunación voluntaria, 367.665 personas han sido inoculadas con la primera dosis en Argentina -que tiene 45 millones de habitantes- y 222.185 obtuvieron también la segunda, que ha de aplicarse a partir de 21 días de la primera.

Por el momento se sigue vacunando a personal sanitario (que en total son unos 763.000 trabajadores) y, por orden, los siguientes serán los adultos mayores de 70 años, los de 60, personal de Fuerzas Armadas y seguridad, adultos de 18 a 59 años de grupos en riesgo y otras poblaciones estratégicas.

Además de la vacuna rusa, y mientras avanzan conversaciones con otros laboratorios, Argentina ha cerrado hasta ahora contratos para recibir vacunas próximamente con la británica AstraZeneca (más de 22 millones de dosis) y con la alianza Covax de la ONU (2,2 millones).

A la polémica por la vacunación se suma otra: el retorno a las clases presenciales, a partir de la semana próxima, tras casi un año sin apenas actividades en las escuelas.

Chile, el ejemplo.

En estos días donde todos los gobiernos de la región están buscando apurar o iniciar sus campañas de vacunación, Chile sobresale como un buen ejemplo a seguir. Ayer vienes el presidente Sebastián Piñera recibió la primera dosis, en el marco del proceso de inmunización que ya supera los 1,5 millones de inoculados.

Piñera, de 71 años, fue vacunado en la localidad de Futrono, en el sur del país, donde pasa sus vacaciones. El mandatario recibió la primera dosis siguiendo el calendario oficial de vacunación, que para este viernes consideraba a las personas de entre 71 y 72 años.

“Creo que Chile está entre los países que más ha vacunado y vamos a seguir con esto”, dijo el mandatario.

La vacunación comenzó en Chile el 24 de diciembre con el personal de salud. El 3 de febrero, comenzó la inoculación masiva de la población, siguiendo un calendario de acuerdo a la edad y funciones críticas.

La meta es que el grueso del grupo de mayor riesgo, aproximadamente 5 millones de personas, esté vacunado antes del 30 de marzo, y que otros 10 millones se vacunen durante el primer semestre, para completar 15 millones de vacunados entre los 19 millones de habitantes del país, de acuerdo a las últimas proyecciones oficiales.

Una dosis si ya tuvieron COVID-19
Una mujer se da una dosis de la vacuna contra el coronavirus desarrollada por Pfizer y BioNTech. Foto: AFP

Las autoridades sanitarias francesas aconsejaron ayer viernes una sola dosis de la vacuna contra el COVID-19 a las personas que ya contrajeron la enfermedad, convirtiéndose en el primer país que formula esta recomendación.

Las personas que tuvieron COVID-19 “desarrollaron una memoria inmunológica tras la infección” y “la dosis única de la vacuna desempeñará así un papel recordatorio”, explicó la Alta Autoridad de Salud francesa (HAS), en una recomendación que aún debe recibir el aval del gobierno. La HAS recomienda también que estas personas esperen “más allá de tres meses” después de haber tenido el covid, “y preferiblemente seis meses”, antes de inyectarse esta dosis única.

“Hasta la fecha, ningún país ha adoptado una posición clara sobre la vacunación con una sola dosis para las personas que ya contrajeron COVID-19”, apuntan.

Además de los motivos de salud, la administración de una única inyección a estas personas podría ahorrar dosis en un contexto de escaso suministro.

La recomendación de una dosis única no se aplica a las personas inmunodeprimidas, como los receptores de trasplantes en tratamiento inmunosupresor.

Las tres vacunas contra el COVID-19 autorizadas actualmente en la Unión Europea (Pfizer/BioNTech, Moderna y AstraZeneca/Oxford) requieren dos dosis para ser plenamente eficaces en personas que nunca han estado en contacto con el virus.

La de Johnson & Johnson, que actualmente está siendo examinada por la Agencia Europea de Medicamentos, requiere una única inyección. (Ver nota en esta página)

El gobierno francés suele seguir los consejos de este organismo. Sin embargo, a finales de enero, optó por no aumentar el tiempo entre las dos dosis de la vacuna Pfizer, en contra de la recomendación emitida unos días antes por la HAS. El organismo basa su recomendación, en particular, en el análisis de estudios científicos relativos a la respuesta inmunitaria de las personas curadas de covid y su tolerancia a las vacunas.

Tres futuras vacunas en la agenda de la Unión Europea.

Las vacunas belga Janssen, la alemán CureVac y la estadounidense Novavax están en un proceso de revisión en la Agencia Europea del Medicamento (EMA), aunque ninguna tiene fecha para el estudio de una licencia de uso en la Unión Europea (UE).

La de Janssen, filial belga de la estadounidense Johnson & Johnson, entró en un análisis de datos en tiempo real el 1 de diciembre. Ofrece al menos un 66% de protección contra el COVID-19, un porcentaje considerablemente más bajo que el de Pfizer/BioNTech o el de Moderna (más del 90%), pero cercano al de AstraZeneca (70%), las tres que tienen licencia en la UE. Según Janssen, su vacuna proporciona un 85% de protección en casos graves pero, en ensayos en Sudáfrica, el nivel de eficacia fue del 57%. La UE cerró un contrato con Janssen para comprar 200 millones de dosis, con posibilidad de solicitar otras 200 millones si se demuestra segura y eficaz y obtiene licencia europea. Se administra en una sola dosis y podría estar disponible a mediados de marzo.

En el caso de Novavax, el pasado 3 de febrero la EMA comenzó a evaluar los datos de esta vacuna. La UE no tiene aún un contrato cerrado con Novavax. Los ensayos en marcha en Sudáfrica muestran una eficacia del 50%. La mayoría de los voluntarios habían contraído la variante sudafricana, lo que pone en duda su futuro.

Finalmente, la EMA inició ayer viernes un análisis en tiempo real de la vacuna alemana CureVac. Esta vacuna, que ha firmado acuerdos con Bayer y GSK para la producción, se encuentra en la fase de prueba final. El 19 de noviembre, la UE aprobó un contrato con CureVac que prevé la compra de 225 millones de dosis, con opción a solicitar hasta 180 millones adicionales cuando se apruebe.

Brasil

Brasil superó ayer viernes las 237.000 muertes por COVID-19 tras agregar 1.288 fallecidos. Según el último informe del Ministerio de Salud, el país registró 51.456 casos en el último día y el total de contagios asciende ya a 9.765.455, aunque los expertos temen que las cifras se disparen la próxima semana coincidiendo con el festivo de Carnaval.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados