ACERCAMIENTO

Argentina se suma a la "Nueva Ruta de la Seda"

El país sudamericano se incorporará a un proyecto chino que financiará inversiones y obras por más de US$ 23.700 millones en el país.

Alberto Fernández en China. Foto: Presidencia Argentina
Alberto Fernández en China. Foto: Presidencia Argentina

Argentina se sumó ayer a la iniciativa china de las Nuevas Rutas de la Seda, centrada en inversiones e infraestructuras, tras la reunión entre el presidente chino, Xi Jinping, y su homólogo Alberto Fernández.

El encuentro entre Xi y Fernández se celebró en Pekín, adonde el mandatario argentino se trasladó para asistir a la ceremonia de inauguración de los Juegos Olímpicos de Invierno 2022 como parte de una gira internacional que le llevó a Rusia y finalizará en Barbados.

Lo cierto es que Argentina se incorporará a la Nueva Ruta de la Seda, un proyecto chino que financiará inversiones y obras por más de US$ 23.700 millones en el país.

El Ministerio de Asuntos Exteriores de China confirmó la firma por parte de ambos países de un ‘Memorándum de Entendimiento’, la máxima forma de adhesión a la conocida oficialmente como Iniciativa de la Franja y la Ruta.

Asimismo Buenos Aires planeaba abrir una nueva sucursal diplomática en la ciudad de Chengdu este año, algo que se confirmó en un comunicado conjunto.

Comercio

El documento, de 22 puntos, trata asuntos como el comercio bilateral, en el que se comprometieron a “seguir ampliando el volumen comercial, promover el apoyo financiero para el pago de las exportaciones chinas a Argentina e incentivar activamente la diversificación”, así como a agilizar la “conclusión” de las negociaciones sanitarias y fitosanitaria.

La prensa argentina destaca la consecución de más de US$ 23.700 millones para financiar obras e inversiones, y “se identificaron áreas prioritarias para promover la cooperación de inversiones con el objeto de incrementar la oferta exportable argentina”.

Concretamente, China y Argentina firmaron un plan de acción para la cooperación agrícola 2022-2027, y también valoraron “la cooperación estratégica en el ámbito de los usos pacíficos de la energía nuclear”, un campo en el que ambos países recientemente firmaron un contrato para la construcción de la cuarta central nuclear de Argentina, Atucha III.

En otro de los puntos del documento, se señala que Pekín y Buenos Aires “seguirán estrechando la cooperación” en materia de permuta de divisas (’swap’), que “desempeñó un papel importante para mantener la estabilidad financiera de Argentina”. Este renovado apoyo al ‘swap’, prosigue el comunicado, “incentivará un mayor uso de las monedas nacionales en el comercio y las inversiones, y facilitará a las empresas de ambos países la rebaja de los costos y la reducción del riesgo cambiario”.

Aparte, China mostró su disposición a “estudiar” con Argentina y otras partes implicadas “proyectos de canalización de derechos especiales de giro (DEG) del FMI y de expansión de uso de DEG, para fortalecer la estabilidad financiera y el comercio bilateral”.

Inversión china

En otro comunicado, el líder chino mencionó el comercio, la agricultura, la energía, la minería, la infraestructura, la inversión, la financiación y la lucha contra la pandemia como campos en los que reforzar la cooperación, y se refirió específicamente a “proyectos importantes” en materia de energía hidroeléctrica, transporte ferroviario o exploración espacial y oceánica.

Según la Cancillería china, Fernández agradeció los envíos de vacunas anticovid efectuados por China, mostrando su esperanza de aumentar la cooperación en la producción farmacéutica. También dio la bienvenida a la inversión de más empresas chinas en su país, agrega Exteriores.

China fue en 2021 el segundo socio comercial de Argentina, solo por detrás de Brasil, batiendo el récord histórico de intercambios al alcanzar los US$ 19.685 millones.

Sobre la Ruta de la Seda

Con la adhesión argentina, son 145 los países (40 % del PIB global) que firmaron el memorándum para adherir a la Iniciativa de la Franja y la Ruta (llamada también Nueva Ruta de la Seda); la estrategia de China para expandirse como potencia.

Argentina es el vigésimo país de América Latina en adherirse a este gigantesco proyecto de inversión internacional con el que China pretende facilitar el comercio y proyectar su influencia global.

La Nueva Ruta de la Seda fue presentada en 2013 por el presidente Xi Jinping, como una propuesta para impulsar corredores económicos, políticos y sociales entre distintos países.

La iniciativa supone la modernización de aquella mítica ruta de la seda que entre los siglos IX y XV unió a Europa y Asia, ahora con trenes de alta velocidad donde hubo camellos, y tecnología de punta en lugar de porcelana.

El objetivo explícito es contemplar acuerdos de financiamiento, donde el centro lo ocuparán las grandes compañías chinas en los sectores de energía, construcción o telecomunicaciones, a la par de la consolidación de una arquitectura con una mayor interconexión entre las economías emergentes y en desarrollo. Como destacan en el país asiático, así se lograría garantizar un intercambio más fluido, profundizando patrones de relación Sur-Sur.

Voces a favor y en contra

Otras potencias 

Alemania, Francia, el Reino Unido no son parte de la Nueva Ruta de la Seda, como tampoco lo es Estados Unidos, que califica al proyecto como una estrategia de China para generar dependencia en los países necesitados.

Justicia bajo la mira.

Según especialistas, no es injusto que China pretenda la porción más grande de la torta porque es suya la idea y el ímpetu, al soportar el grueso de la factura y de los riesgos, mientras que otros críticos insisten en la “trampa de la deuda” en la que “caen” los países al aceptar alegremente las infraestructuras levantadas con dinero chino.

Oposición a Fernández

El diputado argentino José Luis Espert no se mostró de acuerdo con que Argentina se adhiera a la Nueva Ruta de la Seda. Dijo que la administración de Fernández “se baja los lienzos” y tildó a la nación conducida por Xi Jinping como “corrupta y fascista”.

“A la ruta del dinero K ahora la llaman la Ruta de la Seda”, ironizó Espert -con referencia a la causa que investiga una presunta corrupción del kirchnerismo.

Paradojas

Llamó la atención que Fernández estrechara lazos con China y Rusia en su gira, inmediatamente después de haber conversado con EE.UU. y negociado la deuda de su país con el FMI.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados