LAS POLÍTICAS DE SHOCK

Argentina limita la compra de dólares para sostener al peso

El gobierno argentino tomó varias medidas de control cambiario para lograr una “mayor estabilidad y proteger al ahorrista”.

Casa de cambio en Buenos Aires. Foto: AFP
Expectativa por cómo reaccionarán hoy lunes los mercados a las medidas anunciadas por el gobierno para frenar al caída del peso. Foto: AFP

El gobierno de Mauricio Macri no tira la toalla y se juega a que podrá frenar la caída del peso argentino frente al dólar, en medio de una gran incertidumbre política y económica a menos de dos meses de las elecciones del 27 de octubre. Ayer domingo el gobierno anunció restricciones para la compra y la transferencia de divisas.

El decreto hace hincapié en que las medida son para lograr una “mayor estabilidad cambiaria y proteger al ahorrista”, y que ninguna persona o empresa estará limitada para sacar dólares de sus cuentas bancarias, no habrá impedimentos para las operaciones de comercio exterior ni tampoco restricciones para los viajes o compras en el extranjero. De esta forma busca ahuyentar el fantasma del “corralito” que bloqueó depósitos en crisis de 2001.

El gobierno no decretó feriado bancario ni cambiario para hoy lunes. En su lugar, por septiembre, amplió de 10 a 17 el horario de atención al público para “atender completamente las necesidades de sus clientes”, dijo el Banco Central.

Según el decreto divulgado ayer, hasta el 31 de diciembre los argentinos podrán comprar hasta 10.000 dólares por mes, al tiempo que ciertas adquisiciones de divisas de las empresas deberán ser aprobadas por el Banco Central, quedando prohibida la compra para “atesoramiento”. Para montos mayores, deberán pedir permiso a la autoridad monetaria.

Según cálculos oficiales, esta medida deja afuera al 90% de los argentinos que compran dólares.

Las restricciones también abarcan a las transferencias de divisas desde Argentina hacia el exterior, los giros de utilidades y dividendos, y la adquisición con liquidación en moneda extranjera de títulos.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) evalúa las medidas anunciadas y sigue en comunicación con las autoridades argentinas, dijo ayer un portavoz del organismo. “El personal del FMI está analizando los detalles de las medidas. (…) El Fondo seguirá al lado de la Argentina durante estos tiempos desafiantes”, sostuvo.

Las medidas se presentan una semana después de que el gobierno anunciara una reperfilamiento de los pagos de la deuda.

En la primarias del 11 de agosto, la fórmula Alberto Fernández-Cristina Kirchner votó más de 15 puntos por encima de la oficialista Macri-Pichetto, lo que colocó a la oposición en inmejorable posición para ganar en primera vuelta en las elecciones del 27 de octubre. En caso de un balotaje, está previsto para el 24 de noviembre.

Dólar, Argentina
Foto: Archivo El País.

Desde esas primarias, el Banco Central argentino tuvo que desprenderse de más de 2.000 millones de dólares para sostener la moneda local.

El decreto de ayer domingo establece que los exportadores de bienes y servicios deberán liquidar los dólares como máximo cinco días hábiles después del cobro o 180 días después del permiso de embarque. Para los egresos, no hay restricciones de divisas del comercio exterior.

Asimismo, se autoriza el pago de determinados impuestos con títulos de la deuda pública de corto plazo que fueron reestructurados la semana pasada, una de las medidas que lanzó el gobierno en su afán por calmar a los mercados.

Los no residentes podrán comprar hasta mil dólares por mes y no podrán realizar transferencias de fondos de cuentas al exterior.

¿Qué opinan los economistas?

En recesión desde el año pasado y con una inflación de 25% entre enero y julio y de 55% anualizada desde julio de 2018, el desempleo alcanzó 10,1% y la pobreza se situó en 32%, según datos oficiales.

La semana pasada, el peso se depreció 7,05% y cerró el viernes en 61,55 por dólar. En la semana, las reservas internacionales cayeron 4.169 millones de dólares, desde los 58.267 millones del 23 de agosto.

“Son medidas de crisis en un contexto de crisis. Son poco felices, pero la contracara era que el dólar siguiera subiendo y la dinámica fuera más peligrosa. Son medidas extremas, en las antípodas de lo que este gobierno piensa, pero que el tipo de cambio siguiera subiendo era peor. El efecto es negativo por definición, pero el tema era atenuar impactos aún más negativos”, consideró Matías Rajnerman, economista jefe de Ecolatina.

Por su parte, el director del estudio Eco Go, Federico Furiase, dijo que el objetivo de las medidas es moderar el ritmo al que viene perdiendo reservas el Banco Central. “Se trata de evitar que se acelere el drenaje de reservas en un contexto de inestabilidad política y financiera. Este ritmo de pérdida de reservas era insostenible. Hay una desconexión entre Macri, Fernández y el FMI que se ve en el riesgo país y el mercado de bonos y el mercado de cambios. La inestabilidad financiera aumentó la demanda de dólares y después está la gente que va y saca depósitos del sistema financiero”, afirmó Furiase.

Por último, el economista de la consultora Ledesma Gabriel Caamaño dijo que las medidas buscan reducir presiones cambiarias y sacrificar las menos reservas posibles. “El gobierno ya había hecho algo en este sentido con la medida que limitaba el crédito a exportadores, pero no había hecho nada por el lado de la demanda y ahora sí. En principio, solo está afectada la demanda privada para atesoramiento y no el turismo, ni las importaciones. (...) Son manotazos de ahogado, porque en realidad no solucionarán nada: no solucionará la inestabilidad que influye en la demanda”, concluyó. (La Nación, Reuters y AFP)

Cristina Kirchner: "Dejé un país encaminado"

Cristina Kirchner reapareció el sábado tras las primarias del 11 de agosto y responsabilizó a Mauricio Macri por la crisis en Argentina. “Sabíamos que íbamos a ganar pero no por la diferencia de votos que lo hicimos”, dijo la ex mandataria en un acto en la ciudad de La Plata para presentar su libro Sinceramente. Cristina afirmó que, al dejar la Presidencia en diciembre de 2015, Argentina tenía problemas, como el de la inflación, “pero era un país que estaba encaminado”, mientras que ahora el cuadro es “infinitamente peor y casi inmanejable”. Dijo que durante los doce años de kirchnerismo se pagaron las deudas contraídas en gobiernos anteriores, incluyendo 9.000 millones de dólares que en 2005 el entonces presidente Néstor Kirchner canceló en un sólo pago al FMI.

“Ahora, en menos de cuatro años, estamos de vuelta con el FMI y con 57.000 millones de dólares de deuda”, señaló.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)