CANCILLERÍA

Argentina rechaza que la oposición venezolana no vaya a elecciones 

“La no participación electoral profundizará la fractura político-social en Venezuela y marginará a importantes sectores de la ciudadanía que quedarán sin representación política”

Felipe Solá, canciller argentino. Foto: Leonardo Mainé
Felipe Solá, canciller argentino. Foto: Leonardo Mainé

La Cancillería de Argentina informó después de una videoconferencia mantenida con el Grupo de Lima que “no comparte” la decisión de parte de la oposición venezolana de no participar en las elecciones parlamentarias previstas para el 6 de diciembre.

En un comunicado, la Cancillería del gobierno de Alberto Fernández dijo que esa decisión “dejaría a muchos ciudadanos venezolanos sin el instrumento válido para defender sus derechos en la Asamblea Nacional”.

“La no participación electoral profundizará la fractura político-social en Venezuela y marginará a importantes sectores de la ciudadanía que quedarán sin representación política”.

Según Argentina, cuyo representante en la reunión del Grupo de Lima fue el vicecanciller, Pablo Tettamanti, la vía electoral “es el único modo de establecer un camino consensuado en la República Bolivariana de Venezuela”.

Asimismo, la Cancillería que dirige Felipe Solá reflejó que “ni el Grupo de Lima ni otros Estados o grupos de Estados pueden decirle desde el exterior a un venezolano, ya sea que se incline por votar a la oposición o se incline en favor del actual Gobierno, que el sufragio no vale”.

“Es contradictorio plantear que la única salida para Venezuela es un presunto Gobierno de transición y a la vez despreciar la importancia de que se cumpla con la Constitución venezolana”, consideraron.

En su exposición, Argentina apoyó la realización de las elecciones parlamentarias venezolanas, convocadas por el Gobierno de Nicolás Maduro, “con el criterio de que sean libres, justas e imparciales”.

Esas condiciones son las que parte de la oposición de Venezuela, al frente de la cual está el líder opositor Juan Guaidó, consideran que no se producen en los comicios planteados por el chavismo.

Venezuela está sumida en una crisis política desde enero de 2019, cuando Nicolás Maduro asumió un segundo mandato presidencial hasta 2025 desconocido por la oposición y por unas 60 naciones, que desde entonces reconocen como única autoridad legítima a Juan Guaidó, jefe de la Asamblea Nacional elegida en 2015.

Argentina, durante el anterior gobierno de Mauricio Macri (2015-19) reconoció a Guaidó como presidente interino de Venezuela. Pero con la llegada al poder del presidente Fernández, en diciembre pasado, cambió esa posición y lo desconoció.

El viernes, 31 países pidieron “elecciones libres” en Venezuela. En una declaración conjunta, llamaron “a todos los venezolanos” a comprometerse “de manera urgente” a apoyar un proceso para establecer “un gobierno de transición inclusivo que lleve al país a unas elecciones presidenciales libres y justas, lo más pronto posible”.

Reacción.

Desde Caracas, el canciller venezolano, Jorge Arreaza, consideró el comunicado “extravagante”, “absurdo” e “injerencista”, y acusó al jefe de la diplomacia estadounidense, Mike Pompeo, de ordenar a “un grupo de gobiernos satélites” a firmarlo.

“No creen en la democracia. ¡Farsantes!”, tuiteó, al rechazar el texto, que según dijo está redactado por el alto diplomático estadounidense Elliott Abrams, “con la intención de sabotear las elecciones parlamentarias en Venezuela” y en el “desespero electoral” de Pompeo por los comicios de noviembre en los que Trump busca renovar su mandato.

Estados Unidos informó que 31 países ya habían firmado el texto: Albania, Australia, Bahamas, Bolivia, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Corea del Sur, Costa Rica, República Dominicana, Ecuador, El Salvador, Estados Unidos, Estonia, Georgia, Guatemala, Guyana, Haití, Honduras, Hungría, Israel, Kosovo, Letonia, Lituania, Panamá, Paraguay, Perú, Santa Lucía, Ucrania y Reino Unido. 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error