El oxígeno del FMI a Argentina

Argentina obtiene ayuda extra del Fondo Monetario

El acuerdo amplía la asistencia en US$ 7.100 millones.

Acuerdo: el ministro Nicolás Dujovne y la directora del FMI, Christine Lagarde. Foto: EFE
Acuerdo: el ministro Nicolás Dujovne y la directora del FMI, Christine Lagarde. Foto: EFE

El gobierno de Mauricio Macri y el Fondo Monetario Internacional (FMI) cerraron ayer miércoles el acuerdo para ampliar en 7.100 millones de dólares la asisten-cia de 50.000 millones para que Argentina salga de la crisis cambiaria.

Además de los 7.100 millones de dólares adicionales, el nuevo pacto contempla un anticipo de 19.000 millones —8.000 para este año y 11.000 para 2019— de los desembolsos previstos para 2020 y 2021 en el programa acordado hace tres meses.

El ministro de Economía argentino, Nicolás Dujovne, anunció el acuerdo en Nueva York, junto con la directora gerente del FMI, Christine Lagarde. Se trata de una nueva señal de apoyo internacional a la gestión del presidente Macri.

El acuerdo contempla una nueva política monetaria y cambiaria: el esquema de "metas de inflación", diseñado por el expresidente del Banco Central Federico Sturzenegger, que no logró terminar de quebrar la suba de precios, será desterrado y reemplazado por un esquema que definirá los "agregados monetarios". El dólar flotará libremente dentro de una "banda" entre $ 34 y $ 44.

El acuerdo llega en el epílogo de otra semana agitada para el Gobierno, que comenzó con una maratón de reuniones en Nueva York de Macri y el ministro Dujovne, con inversores, analistas, ejecutivos y empresarios de Wall Street, siguió con la sorpresiva renuncia del presidente del Banco Central, Luis Caputo, y termina ahora con el nuevo paquete con el FMI, con el cual el Gobierno espera llegar al "déficit cero" y tejer un rebote de la economía.

Lagarde señaló que el Gobierno argentino "ha desarro-llado un plan económico fortalecido que apunta a reforzar la confianza y estabilizar la economía".

"En el centro del nuevo plan se encuentra una política fiscal destinada a fortalecer su posición fiscal y contar con un presupuesto sostenible y adecuadamente financiado, una política monetaria fuerte centrada en la reducción de la inflación y una política de tipo de cambio flotante sin intervención", apuntó la directora del FMI.

El Banco Central se abstendrá de intervenir en el mercado cambiario, pero fijará topes mínimos y máximos y mantendrá un "estricto control" del crecimiento de la base monetaria para disminuir la inflación, anunció ayer miércoles su nuevo presidente Guido Sandleris.

En un primer momento, se permitirá la libre flotación de la moneda en un rango de entre 34 y 44 pesos por dólar, sin ningún tipo de intervención del organismo emisor, explicó ayer Sandleris minutos después de que Dujovne y Lagarde anunciaron en Nueva York el acuerdo con el FMI.

"Se inicia una nueva etapa donde dejamos atrás las intervenciones bancarias y volvemos a enfocarnos en la política monetaria como ancla", aseguró el presidente del Banco Central Guido Sandleris.

La moneda argentina, que ha perdido la mitad de su valor en lo que va del año, cerró ayer a 39,45 por dólar tras bajar 1,19% respecto al martes.

Si el tipo de cambio supera los 44 pesos por dólar, el Banco Central intervendrá hasta con 150 millones de dólares diarios, dijo Sandleris. Si en cambio se ubica por debajo de los 34 pesos por dólar, el Banco Central comprará reservas internacionales.

Todo esto dentro de un "estricto control de crecimiento de la base monetaria para reducir la inflación", insistió Sandleris.

"Argentina necesita un ancla simple y contundente, un muy estricto control sobre la presencia de dinero en la economía. Tomaremos medidas para que la base monetaria crezca 0% de acá a junio del año próximo", dijo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º