Se acerca el final de default

Argentina llega a principio de acuerdo con los bonistas

El preacuerdo abarca a un 85% de los bonistas y el pago será el 14 de abril.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El ministro Prat-Gay detalló el acuerdo con los fondos. Foto: casarosada.gob.ar

El acuerdo fue firmado durante la noche del domingo 28 de febrero luego de tres meses de negociación con el nuevo gobierno argentino y podría cerrar 15 años de litigio entre las partes, que incluye medidas cautelares y la dificultad de solicitar financiamiento internacional por parte del vecino país, sus estados provinciales y sector privado por las altas tasas. Le implicará a la Argentina desembolsar US$ 4.653 millones e implica el 85% de los bonistas, los principales incluyendo a los llamados "holdouts más duros" como son NML y Aurelius Capital.

"El acuerdo no implicará el uso de reservas del Banco Central, porque el pago en efectivo se hará con la colocación de uno o dos bonos por US$ 15.000 millones", explicó más tarde el ministro de Hacienda argentino, Alfonso Prat-Gay. Expuso que con el mismo el vecino país se ahorra unos US$ 8.000 millones y destacó que se avanzó en solo tres meses en un acuerdo con bonistas que "tenían todo para ganar".

Prat-Gay agregó que desde el Ejecutivo se presentará ante las Cámaras legislativas "un proyecto de ley que permita ejecutar el acuerdo" y que el equipo económico "espera acordar con la mayor parte de los legisladores, para poder salir del estancamiento, volver a crecer y comenzar a andar el camino para salir de la pobreza". "Hasta acá llegamos nosotros, ahora tendrá que definir el Congreso", afirmó.

Todavía falta.

A pesar del acuerdo, el fin del "default de 2001" no "será un trámite"; el anuncio en conferencia de prensa se hizo el día que vencía el plazo que el juez estadounidense Thomas Griesa había determinado para la presentación conjunta de un acuerdo de pago. El gobierno de Mauricio Macri había presentado una propuesta el pasado 5 de febrero y días más tarde solicitó al juez Thomas Griesa que levante la orden del "pari passu" o tratamiento equitativo a favor de esos fondos para poder avanzar con la misma, a lo que el juez estadounidense accedería.

"La firma de este acuerdo implicó el punto de inflexión", dijo Dan Pollack, aunque evitó detallar la "letra chica" del mismo solicitada por los periodistas presentes en Nueva York.

Lo cierto es quedan muchas cuestiones para ajustar en lo que será un vertiginoso y sinuoso camino hasta el 14 de abril al mediodía (hora de Nueva York) que se fijó como límite para el pago. El mismo deberá realizarse a los bonistas que formen parte del acuerdo en efectivo y en dólares estadounidenses; aunque el documento permitiría otros "procedimientos de pago más complejos" y también, según explicó el mediador estadounidense, existe la posibilidad "de extender esa fecha límite para pagar si ambas partes así lo quisieran".

Para terminar con el litigio de 15 años, una de las claves está en el Congreso y la otra en las condiciones de emisión de nueva deuda que el vecino país deberá asumir para pagarle a los llamados "fondos buitre".

En ese sentido, el oficialista Cambiemos ya estaría arreglando con bancos internacionales, mientras afina su estrategia para lograr el apoyo de senadores y diputados de la oposición para ratificar lo acordado en Nueva York y derogar la leyes de Cerrojo y de Pago Soberano que impiden concretar el pago a aquellos bonistas que no se plegaron a la reestructuración y canje de deuda realizadas en 2005 y 2010, durante los gobiernos de Néstor Kirchner y Cristina Fernández. El oficialismo argentino, se tiene fe, dada la fractura de bloque del kirchnerismo y el apoyo del interbloque de Sergio Massa en Diputados; y a la influencia que los gobernadores, necesitados de financiamiento, tendrán sobre sus referentes en la Cámara Alta.

Llega hoy pedido a Griesa de bonistas.

Los inversores argentinos que ganaron el caso del "pari passu" contra el Estado en 2014 rechazaron el acuerdo alcanzado ayer entre el Gobierno y los fondos buitre y anticiparon que mañana le pedirán al juez federal de Nueva York, Thomas Griesa, que no levante la medida cautelar que le impedía al país regularizar la deuda reestructurada. Los bonistas, agrupados bajo el nombre "Pablo Varela", afirmaron sentirse discriminados por el mediador designado por Griesa, Dan Pollack.

Así lo precisó a La Nación el directivo de la Asociación de Damnificados por el Default y la Devaluación (Adapd), Horacio Vázquez, quien dijo que "el Gobierno no tuvo en cuenta a quienes compramos bonos antes del default". Vázquez sostuvo que "este acuerdo solo beneficia a los grandes fondos, que compraron sus bonos a 30 centavos y deja de lado a quienes en su momento confiaron en los gobiernos que pedían que compremos bonos argentinos".

"Mañana se le va a pedir a Griesa que no levante la medida cautelar", precisó. Los bonistas tienen una inversión de un millón y medio de dólares. LA NACIÓN/GDA

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)