INTERRUPCIÓN VOLUNTARIA

En Argentina evalúan un referéndum sobre aborto

Congreso comienza a debatir el proyecto para despenalizar.

MIlitantes: pañuelos verdes, el símbolo de los abortistas. Foto: La Nación/GDA
MIlitantes: pañuelos verdes, el símbolo de los abortistas. Foto: La Nación/GDA

El Gobierno de Mauricio Macri no descartó ayer martes convocar a una consulta popular para saber si la sociedad argentina ve necesario despenalizar por ley la interrupción voluntaria del embarazo.

"No sé. Es una cosa más que está sobre la mesa. Hay muchas aristas en este debate, hay muchos proyectos e iniciativas. En la medida que el Congreso construya ese consenso se podrá analizar", remarcó el jefe del Gabinete de Ministros, Marcos Peña, en una entrevista con Radio La Red.

Estas declaraciones se dieron al mismo tiempo que la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito en Argentina presentaba, por séptima vez, un nuevo proyecto de ley sobre esta materia, después de que el presidente Macri, abiertamente contrario al aborto, instase oficialmente a que se debata en el Congreso, para lo que incluso dio libertad de acción a los legisladores oficialistas.

La iniciativa lleva la firma de 71 diputados de distinto signo político, incluidos miembros del gobernante Cambiemos.

"Hoy por hoy la primera prioridad es que sea el propio Congreso el que debata, y si se construye o no una consulta (popular) se podrá analizar", señaló Peña.

El texto legal presentado establece que toda mujer tiene derecho a interrumpir voluntariamente su embarazo durante las primeras catorce semanas de gestación y, después de ese plazo, estaría permitido en los dos casos que contempla actualmente el Código Penal (evitar peligro para la salud de la mujer o cuando el embarazo es fruto de una violación) y, además, si existen malformaciones fetales graves.

El jefe de Gabinete fue consultado por si el presidente Macri vetará la ley en el caso de que sea aprobada.

"Hoy no se analiza eso porque ni siquiera hubo debate. La intención nuestra es que haya debate, que se puedan respetar las distintas posiciones, dejar trabajar al Congreso tranquilo y apostar a construir un consenso positivo, sea cual fuere la postura", agregó. No obstante, matizó que "si el espíritu" del Gobierno está siendo "que haya debate", "no parecería muy natural que haya un espíritu después de rechazar ese debate".

Según Amnistía Internacional, el aborto es la principal causa de muerte materna en 17 de las 24 provincias argentinas.

Según cifras oficiales, en 2015 hubo 2.787 nacimientos de madres menores de 15 años, lo que representa un 15% de los nacidos vivos. Según la ley, las relaciones sexuales a esa edad se consideran no consentidas y por lo tanto resultado de una violación.

"Hace 35 años que venimos postergando un debate muy sensible que como sociedad nos debemos. El aborto. Como dije más de una vez, estoy a favor de la vida pero también a favor de los debates maduros y responsables que como argentinos tenemos que darnos", dijo Macri en el Congreso el pasado 1 de marzo, durante la inauguración del año legislativo.

Peña, que es uno de los miembros del Gobierno que se ha mostrado contrario al aborto, reiteró no obstante la necesidad de que el tema sea tratado. "Lo que yo siempre he planteado desde mi lugar es que es un tema súper complejo y no soy de la idea del blanco y negro. Eso empobrece el debate", continuó, convencido de que "hay que tratar de cuidar a la mujer en las distintas circunstancias".

El proyecto comenzará a ser debatido el 20 de marzo en el plenario de comisiones, y se estima que en 60 días podría llegar al recinto, donde el apoyo entre los 257 diputados es incierto. Según analistas, el Senado es aún más resistente al tema que la Cámara baja.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)