Los argentinos podrán comprar dólares “libremente” sin declararlo al fisco

Argentina elimina desde hoy el "cepo cambiario"

El Gobierno de Argentina anunció ayer el fin de las restricciones cambiarias impuestas a finales de 2011, cuando Cristina Fernández era la presidenta, y adelantó que también va a implantar un tipo de cambio único, que no especificó.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
A partir de hoy los argentinos podrán comprar dólares sin la necesidad de pedir permiso al Fisco.

"Estamos muy contentos de poder anunciar el final del cepo cambiario en Argentina", indicó ayer en una rueda de prensa el ministro de Hacienda, Alfonso Prat-Gay.

El ministro dijo que a partir de hoy se podrán acceder a divisas extranjeras sin ninguna restricción respecto a los montos ni tener que contar con una autorización previa del Fisco.

Prat-Gay sostuvo que a partir de ahora se podrá "exportar e importar libremente", habrá un tipo de cambio único, que no concretó, y se volverá al límite de 2 millones de dólares por mes por persona que existía para la compra de divisas hasta la creación del "cepo cambiario", a finales del mes de octubre de 2011.

Además, para incentivar el ingreso de capitales, se elimina el encaje del 30 % para el ingreso de divisas al país.

Prat-Gay dijo que el levantamiento de las restricciones cambiarias es posible gracias a ciertas "condiciones" concretadas en los últimos días, como la eliminación de los impuestos a las exportaciones, la asunción de nuevas autoridades en el Banco Central y la "certeza" de contar con fondos suficientes para reforzar las reservas monetarias, que suman unos 24.282 millones de dólares.

En este sentido, aseguró que para las cuatro próximas semanas se espera contar con fondos adicionales que suman entre 15.000 y unos 20.000 millones de dólares.

Esos recursos vendrán, según explicó, por el compromiso de empresas de adelantar inversiones, una mayor liquidación de divisas por la exportación de cereales (unos 2.000 millones de dólares por semana), financiación de bancos internacionales y un acuerdo con el Banco Central de China para convertir a dólares parte de las reservas en yuanes del Banco Central argentino.

"Con esta tranquilidad nos animamos a levantar las restricciones", aseguró Prat-Gay.

El ministro argentino dijo que se trató de "un problema que duró cuatro años", que fue "solucionado en dos días hábiles". "Desde que se instauró, cayeron a la mitad las reservas del Banco Central y se estancó prácticamente por completo la economía (...) Hace cuatro años que Argentina no crece", dijo.

"No queremos un Estado que le diga qué puede hacer y qué no puede hacer, el que quiera comprar dólares lo va a poder hacer, nadie lo va a perseguir", subrayó el ministro.

El tipo de cambio en el mercado oficial, sobrevaluado según consultores financieros, cerró ayer en 9,84 pesos por dólar. En el mercado paralelo (conocidó como dólar blue), creado desde las restricciones del 2011, se cotizó en torno a los 14,55 pesos por dólar, monto por el que analistas consideran que debería girar el precio oficial.

La medida se aplica en una economía que luce estancada o con un bajo crecimiento, y una inflación que las consultoras privadas calcularon en más de 25% para este año y una cifra superior al 35% para 2016 en caso de devaluación.

Reacción.

Axel Kicillof y Edgardo Depetri, diputados nacionales por el Frente para la Victoria (FPV) —partido al que pertenece la expresidenta Crisitna Fernández de Kirchner— cuestionaron la medida del Gobierno de Mauricio Macri.

Kicillof, quien fue ministro de Economía en la administración finalizada hace una semana, consideró que la medida adoptada ayer "es una devaluación". "Estamos analizando el programa económico que de alguna manera se había preanunciado, absolutamente ortodoxo y en consonancia con lo que planteó siempre el Fondo Monetario Internacional (FMI)", señaló.

"No es mucha sorpresa pero lo están llevando adelante de una manera prácticamente atolondrada. Lo que golpee al bolsillo de los trabajadores nos va a encontrar a nosotros del lado de la mayoría", agregó.

"No se trata del fin del cepo sino de una brutal devaluación que va a triplicar las ganancias de los exportadores mientras se licúan los salarios de los trabajadores", agregó el diputado nacional por el Frente para la Victoria, Edgardo Depetri.

Por qué.

De acuerdo a analistas financieros, el nuevo Gobierno se vio obligado a tomar esta medida porque cada día que pasaba con el control cambiario se estaban perdiendo un promedio de 200 millones de dólares diarios.

Según economistas del entorno de Macri, sumado a la caída de las reservas del Banco Central, el "cepo" ahuyentó muchas inversiones de la tercera mayor economía de Latinoamérica. En el 2014, la inversión extranjera directa se desplomó un 41 % a nivel anual, según cifras de Naciones Unidas.

La medida también llegaba hasta aquellas personas que querían usar sus tarjetas de crédito en el exterior: tenían un recargo del 35 por ciento y quienes viajaran al extranjero estaban autorizados a comprar una cantidad limitada de divisas, dependiendo del destino. En los últimos meses el Gobierno otorgó menos de 100 dólares al día por turista.Gobierno, Argentina, cepo cambiari

EN URUGUAY HAY EXPECTATIVA

En Uruguay la medida despertó fuertes expectativas. El economista Pablo Moya de la consultora Oikos dijo que el nuevo gobierno argentino "debía generar un shock" con el anuncio del levantamiento del cepo cambiario, pero advirtió que los capitales deben confiar en la medida y "no correr a buscar dólares" porque sino la inyección inicial de US$ 10.000 millones no será suficiente. Auguró que existirá "una sobrerreacción del mercado para luego situarse en un nivel sustancialmente mayor que el dólar oficial". Por su parte, la economista de PWC, Mercedes Comas, indicó que Uruguay debería acompañar el fortalecimiento del dólar regional, como consecuencia de la medida argentina y otros factores globales, aunque sostuvo que "la gran limitante es el tema de los niveles de inflación".

El kirchnerismo convoca una manifestación contra Macri

El Frente para la Victoria (FPV), partido de Cristina Fernández de Kirchner, dio ayer una fuerte muestra de unidad en la Cámara de Diputados y se puso al frente de una ofensiva contra Mauricio Macri por designaciones de jueces en la Corte Suprema.

El presidente argentino tuvo su primer escándalo político al nombrar por decreto a dos jueces del más alto tribunal, una fórmula que no se utilizaba en democracia en Argentina desde el siglo XIX.

En una conferencia de prensa encabezada por el presidente de bloque, Héctor Recalde , y de la que participaron todos los sectores de la bancada, el FPV se sumó a la convocatoria de una marcha programa para hoy, a las 17, en el Parlamento argentino.

"Ganaron las elecciones con el voto popular, pero tienen la obligación de adecuarse a los preceptos constitucionales", dijo Recalde, acompañado por 80 diputados que estuvieron en la conferencia.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)