ENCUESTA

Argentina: 8 de cada 10 no confía en la Justicia

Casi nueve de cada diez tienen una imagen negativa de los jueces, a quienes les reclaman principalmente, honestidad, ser veloces y transparentes.

Lo que más le pide la gente a la Corte argentina es honestidad, velocidad y transparencia. Foto: La Nación (GDA)
Lo que más le pide la gente a la Corte argentina es honestidad, velocidad y transparencia. Foto: La Nación (GDA)

El descreimiento de los argentinos en la Justicia va en aumento. El 79% tiene poco o nada de confianza en la Justicia y el 71% no cree en la independencia de la Justicia del gobierno de turno. Casi nueve de cada diez tienen una imagen negativa de los jueces, a quienes les reclaman principalmente, honestidad, ser veloces y transparentes, y que no hagan diferencias entre los ciudadanos.

Esas son las principales conclusiones de una encuesta que realizó la consultora Isonomía y la agrupación Abogados de Pie, entre 2.000 personas de todo el país, entrevistadas de manera telefónica a fin de noviembre pasado. El trabajo tiene un margen de error de +/-2%.

Esta encuesta se conoce en medio de una nueva embestida del Gobierno contra los jueces, que basado en el mismo argumento de los déficits del Poder Judicial, encabezó el propio presidente Alberto Fernández, y al que se sumó incluso su ministra de Justicia, Marcela Losardo.

Siete de cada diez encuestados cree que la Corte funciona mal y el 58% no sabe qué es y para qué sirve el Consejo de la Magistratura, organismo que se encarga de nombrar y remover magistrados. La mitad dice que funciona mal.

Este mismo trabajo se efectuó hace cincos años y la desconfianza aumentó en un 6%. Y la mala imagen de los jueces creció en un 9%. Solo un 26% cree que el Poder Judicial es independiente del gobierno de turno, mientras que el 71% dice que no lo es.

Dentro de aquellos que dicen que el sistema judicial es independiente del gobierno de turno, un 42% dice que a su situación personal no le afecta. Pero seis de cada diez dicen que eso lo afecta personalmente de manera negativa.

En cuanto a la desconfianza en la Justicia creció y hoy solo dos de cada diez tienen mucha o algo de confianza. Un dato impactante es la imagen que tiene la población sobre los jueces: un 86% de los encuestados contestó que tenía una imagen entre mala y regular. Este factor respecto de la medición anterior creció un 9%.

La experiencia para la mayoría de los que acudió a la justicia (1 de cada 10) fue entre mala y muy mala. Esta evaluación aumentó 8% en comparación a la última medición. Las evaluaciones positivas cayeron un 21%.

Según la encuesta, los ciudadanos le pedirían a los jueces y a la Justicia en general para mejorar su funcionamiento los siguientes valores: honestidad; velocidad y transparencia; independencia; no hacer diferencias entre los ciudadanos; y cambiar leyes y códigos.

Es significativo que la velocidad y la transparencia, que en la medición anterior ocupaban el primer lugar, ahora es la honestidad la que más cuenta.

Otros datos importantes del trabajo es que un 58% de los encuestados manifiesta no saber para qué sirve el Consejo de la Magistratura. A su vez, un 52% considera que funciona mal y un 40% no puede responder a la pregunta. En comparación, una gran mayoría sabe la utilidad de la Corte Suprema de Justicia (82%), aunque, de todas formas, el 72% cree que funciona mal.

Agustín Pesce, titular de Abogados de Pie, sostuvo: “Es natural la tendencia del poder político de inmiscuirse en los otros poderes del Estado. Sin embargo, entendió que hay que recurrir a límites institucionales para volver a recuperar esa justicia verdaderamente independiente que hizo grande a nuestro país”.

Los resultados de la encuesta de Isonomía son coincidentes con los datos que difundió el sábado pasado la ministra Losardo, cuando publicó un hilo de Tweets con fuertes críticas a algunos jueces y los denunció por encubrir delitos del macrismo. En la encuesta oficial no está identificado quién hizo el relevamiento.

Pesce, entiende que el agravamiento de la imagen de la confianza en la Justicia y de la imagen de los jueces se debe a que “hay una falta de representatividad de las instituciones en la Argentina (la Iglesia, las organizaciones sociales, los gremios) y en ello cae la Justicia, porque la política no le da a la gente soluciones desde hace décadas”. Pesce dice que no es un asunto aislado, sino general que se da hace tiempo.

“Además está a la orden del día por el proceso que se vive de judicialización de la política, como nunca se vio antes. Eso lleva a un nivel de exposición a la Justicia federal ante la opinión pública muy relevante y queda en evidencia el desempeño de los jueces federales en relación a la política”, sostiene el representante de los abogados. “Eso es lo que percibe la gente, no hablamos de los otros juzgados civiles, o laborales. Por eso cuando en la encuesta se le pregunta a la gente sobre cómo le fue al recurrir a la Justicia, aumenta la confianza. El asunto es la justicia federal que resuelve los temas de la política y se confunde con toda la Justicia”, completa.

Senador K critica a jueces de la Corte

El senador kirchnerista Oscar Parrilli (Frente de Todos) volvió ayer martes a arremeter contra los jueces de la Corte Suprema de Justicia, quienes confirmaron la condena por amenazas a Milagro Sala, y reforzó la presión para que el Gobierno impulse cambios en el Poder Judicial.

Luego de que la Cámara de Casación resolviera que la investigación por espionaje ilegal durante el gobierno de Mauricio Macri se siga tramitando en los juzgados federales de Comodoro Py, Parrilli dijo que los jueces buscan “garantizar la impunidad” de los investigados.

En ese marco, el legislador oficialista, estrecho colaborador de la vicepresidenta Cristina Kirchner, apuntó contra los integrantes de la Corte Suprema.

“No tengo dudas de que los jueces de la Corte están midiendo los plazos y los tiempos para extorsionar al Gobierno en algún momento”, sostuvo Parrilli, en diálogo con el Destape Radio

Además, Parrilli acusó a “algunos aliados” de la coalición oficialista en la Cámara de Diputados de ser “cómplices del macrismo”, por su rechazo a tratar la reforma judicial que impulsa el presidente Alberto Fernández y el proyecto que establece modificaciones en la ley orgánica del Ministerio Público.

Ambas iniciativas recibieron la media sanción en el Senado.

“Hay algunos aliados nuestros que no apoyan y con esto, consciente o inconscientemente, están siendo cómplices del macrismo”, sostuvo Parrilli.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados