LA MARCHA DE LA PANDEMIA

Argentina comienza a usar suero equino hiperinmune para tratamiento del COVID-19

El estudio clínico del suero había comenzado en septiembre pasado en pacientes de 18 hospitales que desarrollaron la enfermedad de moderada a severa.

Alberto Fernández. Foto: EFE
Alberto Fernández. Foto: EFE

El suero equino hiperinmune desarrollado por científicos argentinos para tratamiento del COVID-19 esta disponible desde ayer lunes para uso hospitalario en el país.

El presidente Alberto Fernández recorrió las instalaciones de la compañía biotecnológica Inmunova, en el campus de la Universidad de San Martín, donde se desarrolló el suero que será distribuido en hospitales, clínicas y sanatorios.

El estudio clínico del suero había comenzado en septiembre pasado en pacientes de 18 hospitales que desarrollaron la enfermedad de moderada a severa. A fines de diciembre fue registrado “en condiciones especiales” por la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica.

“En pacientes que están empeorando y no desarrollan propia respuesta inmune a tiempo, el suministro de anticuerpos en forma exógena por esta inmunoterapia pasiva permite evitar la proliferación viral y darle tiempo al paciente para desarrollar su propias defensas, evitando la inflamación respiratoria generalizada que provoca esta enfermedad”, explicó Fernando Goldbaum, director de la firma biotecnológica Inmunova a la agencia estatal Telam.

Es el primer tratamiento innovador aprobado contra el COVID-19 desarrollado en Argentina.

El tratamiento está basado en anticuerpos policlonales equinos, obtenidos mediante la inyección de una proteína recombinante del SARS-CoV-2 en estos animales, inocua para ellos, que hace que generen gran cantidad de anticuerpos neutralizantes.

El presidente Fernández “ponderó la importancia del proyecto que arrojó resultados positivos en la baja de la mortalidad (45%), el descenso en los días requeridos de terapia intensiva (24%), y la menor necesidad en el uso de respiradores (36%)”, según un comunicado oficial.

Goldbaum explicó que la hiperinmunización es una respuesta similar a la que produce la vacunación pero generada con muy altas dosis de la proteína que funciona como antígeno, inoculada en el equino, para que “produzca gran cantidad de anticuerpos que luego son procesados biotecnológicamente para obtener fragmentos muy seguros que no producen efectos adversos y conservan una muy alta capacidad neutralizante”. (AFP)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados