LA LUCHA CONTRA LA PANDEMIA

Argentina comenzó el operativo para la vacunación masiva contra el COVID-19

El ministro de Salud, Ginés González García, no quiso confirmar cuándo comenzará la campaña, y brindó solo una estimación: “La primera quincena de enero”.

Buenos Aires poco a poco ha comenzado a retomar sus actividades. Foto: La Nación (GDA)
Buenos Aires poco a poco ha comenzado a retomar sus actividades. Foto: La Nación (GDA)

Coincidiendo con los anuncios de que al menos cuatro de las vacunas en desarrollo contra el COVID-19 han demostrado una efectividad superior al 90%, varios gobiernos empiezan a definir sus planes de vacunación, algunos a partir de fin de años, otros en enero.

Aquí en la región, Argentina puso en marcha ayer martes el operativo nacional de vacunación. Con la intención de inocular a más de 12 millones de personas -en un operativo que, según calificó el presidente Alberto Fernández, será una “epopeya”- el Gobierno realizó la primera reunión interministerial para poner en marcha la logística de la vacuna contra el coronavirus. El ministro de Salud, Ginés González García, no quiso confirmar cuándo comenzará la campaña, y brindó solo una estimación: “La primera quincena de enero”.

El jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, había adelantado que los primeros en recibir la vacunación serán los “pacientes de riesgo”, a quienes se sumarán los mayores de 60 años, personal de salud y de seguridad.

Desde el Gobierno aseguran que la “campaña de vacunación más grande de la historia” tendrá carácter federal. En el caso de las fuerzas de Seguridad, tendrán un doble objetivo: por un lado, vacunarse ellos mismos y por otro colaborar con la logística y el despliegue territorial, que guarda puntos de comparación con los operativos electorales.

El Ministerio del Interior argentino, en tanto, avanzó en el relevamiento de toda la población mayor de 60 años.

Desde el Gobierno argentino afirman que no habrá “discriminación ideológica” y que se usarán todas las vacunas autorizadas, sin importar de dónde vengan.

De todos modos, Cafiero dijo que el Gobierno tiene la “expectativa de estar firmando el contrato la semana que viene” con Rusia para la provisión de 25 millones de dosis de la vacuna Sputnik V.

Además de la vacuna rusa, la empresa AstraZeneca también comenzó a presentar la documentación en Argentina para el registro de su vacuna.

Argentina y México serán los que producirán la vacuna de AstraZeneca y la Universidad de Oxford para América Latina, excepto Brasil que tendrá su propia producción.

Vacunación en Brasil.

También este país se está preparando, en especial a partir del avance de la vacuna china Sinovac, cuyo desarrollo está en la fase final y esperan aplicarla a partir de enero.

“Estamos muy cerca de tener una vacuna disponible”, resaltó el lunes Dimas Covas, director del Instituto Butantan de San Pablo, responsable por los estudios de la también llamada “Coronavac”.

Vacuna experimental para el COVID-19 de Sinovac Biotech en Beijing. Foto: AFP.
Vacuna experimental para el COVID-19 de Sinovac Biotech en Beijing. Foto: AFP.

Las autoridades sanitarias de San Pablo informaron que el estudio de la fase 3 de la vacuna alcanzó ya el número mínimo de voluntarios infectados para poder obtener un análisis de su eficacia.

El gobernador paulista, João Doria, mantiene un enfrentamiento con el presidente Jair Bolsonaro, que menosprecia cada vez que puede las informaciones sobre el desarrollo llevado a cabo en San Pablo con esta vacuna china.

La situación en Estados Unidos.

En tanto, la logística para distribuir en Estados Unidos la vacuna contra el COVID-19 de Pfizer/BioNTech está lista para repartir 6,4 millones de dosis en cuanto la Administración de Medicamentos (FDA) dé la autorización esperada en menos de tres semanas.

Y “40 millones antes de fin de año”, añadió el general Gus Perna, jefe de operaciones de “Warp Speed”, la iniciativa del gobierno saliente de Donald Trump para apoyar el desarrollo y la distribución de las vacunas.

Esos 40 millones de dosis incluyen también las de la vacuna desarrollada por Moderna, cuya autorización se espera también para diciembre.

La vacuna de Pfizer podría ser autorizada por la FDA poco después del 10 de diciembre, cuando se reúna el comité consultivo de la agencia sobre las vacunas.

El gobierno federal pagará tanto por las dosis fabricadas por Pfizer como por Moderna.

En Estados Unidos estiman que la vacunación podría comenzar el 12 de diciembre. (Con informacion de La Nación/GDA, EFE y AFP)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados