LA PANDEMIA EN LA REGIÓN

Argentina ampliará el cupo de ingresos de viajeros hasta los mil diarios

En el caso de los pasajeros que lleguen a Argentina por barcos desde Uruguay, el Gobierno fijó como cupo semanal hasta dos buques, con aforo de hasta el 50%.

Pasajeros con tapabocas en un aeropuerto en Argentina. Foto: La Nación (GDA)
Pasajeros con tapabocas en un aeropuerto en Argentina. Foto: La Nación (GDA)

Desde hoy sábado, Argentina ampliará gradualmente el cupo de ingresos diarios de viajeros al país, de los 600 permitidos actuales hasta llegar a los 1.000 el próximo 6 de agosto.

En el caso de los pasajeros que lleguen a Argentina por barcos desde Uruguay, el Gobierno fijó como cupo semanal hasta dos buques, con aforo de hasta el 50%.

La resolución establece que 5.200 personas podrán entrar por vía aérea a Argentina en la semana del 10 al 16 de julio; cifra que se eleva a 6.300 entre los días 17 y 23 del mismo mes y a 7.000 en la semana del 24 al 30 de julio y la del 31 de julio al 6 de agosto.

Señala además que las fronteras seguirán cerradas al turismo, es decir, a quienes no sean argentinos o residentes y continuarán suspendidos los vuelos provenientes de Reino Unido, Chile, Brasil, India y países africanos.

También continúan suspendidos los viajes internacionales grupales.

Argentina había dispuesto hace dos semanas una restricción en el cupo de ingreso a 600 pasajeros internacionales diarios por el aeropuerto de Ezeiza. El argumento oficial de la medida, que generó fuertes rechazos, fue para evitar o retrasar el arribo al país de la nueva variante Delta del COVID-19.

Migración argentina informó que quienes regresen desde el exterior “están obligados a aislarse en los lugares que determinen los gobiernos provinciales y de la Ciudad de Buenos Aires, durante 10 días, contados desde el testeo realizado en el país de origen”. La estadía en los lugares de aislamiento estará a cargo de cada pasajero, salvo en el caso de la ciudad de Buenos Aires, que decidió que se hará cargo de los costos.

También indicaron las autoridades que se continuará con los controles para que quienes regresen de viaje estén cumpliendo el aislamiento en sus domicilios. En caso de detectar irregularidades, se radicarán denuncias penales por violación a medidas contra epidemias y desobediencia a autoridad pública, sancionadas con prisión de seis meses a dos años y con prisión de 15 días a un año, respectivamente. Las violaciones de la cuarentena se redujeron a la mitad en el último mes, tras los mayores controles y el revuelo que se generó en torno a que el 40% de los que regresaban no respetaban los siete días de aislamiento.

Argentina reportó ayer viernes 14.518 nuevos casos de COVID-19, mientras que los fallecimientos se elevaron a 98.148, tras ser notificadas 244 muertes en la última jornada.

Las cifras revelan un descenso respecto a los positivos registrados el jueves, cuando se notificaron 19.256 casos.

En cuanto a la vacunación, un total de 19,1 millones de personas -de alrededor de 45 millones de habitantes que tiene Argentina- recibió la primera dosis, mientras que 4,8 millones fueron inoculadas ya con la segunda dosis.

Ayer, en los actos por el Día de la Independencia, el presidente Alberto Fernández afirmó que “los argentinos vamos a estar inmunizados antes del próximo 9 de Julio”.

Vacunados en Argentina

En Argentina, más de 1,5 millones de personas ya lograron completar la vacunación con ambos componentes de la Sputnik V. Sin embargo, entre ellos, hay quienes al momento de la segunda aplicación recibieron una dosis distinta a la que estaba indicada. Aparecen 11.781 casos en los que se volvió a utilizar el primer componente (Ad26) de la Sputnik V en lugar del segundo (Ad5) o alguna de las otras dos vacunas contra el virus disponibles en el país, informó La Nación.

La pandemia en Brasil.

En tanto Brasil registró ayer 57.737 nuevos casos y 1.509 muertes asociadas al COVID, con lo cual los fallecidos llegan a 531688.

La cifra móvil de los últimos 7 días se sitúa ahora en 47.576 nuevos casos y 1.391 muertes por día, ratificando una moderada pero firme reducción que ha sido alcanzada por los avances de la vacunación.

De acuerdo con el total de la población, Brasil ha conseguido inmunizar con dos dosis o aplicación única a un 14% de sus habitantes.

COVID-19 en Chile.

Del otro lado de la cordillera de los Andes, Chile reportó ayer viernes una tasa nacional de positividad de COVID-19 del 4,2%, que es la más baja en lo que va del año y revela que la segunda ola que duró casi tres meses cede en la mayor parte del país.

Personas con tapabocas caminando por una calle de Santiago, en Chile. Foto: EFE
Personas con tapabocas caminando por una calle de Santiago, en Chile. Foto: EFE

El índice -número de casos positivos por casa 100 pruebas PCR realizadas- lleva desde el domingo por debajo del 5%, la cifra que establece la Organización Mundial de la Salud (OMS) para dar por controlada la pandemia.

El número de infectados en las últimas 24 horas fue de 2.906 y se reportaron 122 fallecidos, con lo que el balance total desde el inicio de la pandemia queda en 33.636 decesos.

La cifra de casos activos subió ligeramente hasta 18.027 personas, y la cantidad de pacientes ingresados en unidades de cuidados intensivos bajó hasta 2.525, aunque la ocupación hospitalaria a nivel nacional sigue por encima del 90%.

Tras la drástica mejora de la situación, se levantó la cuarentena en decenas de municipios, incluida la mayor parte de barrios de Santiago, y a partir de la semana que viene habrá más facilidades para las personas que han completado su esquema de vacunación contra el covid. El jueves se anunció además un plan de apertura de la economía más flexible y menos restrictivo.

Chile ha desplegado uno de los procesos de vacunación más exitosos del mundo, que a día de hoy alcanza a más del 81% de la población objetivo con una dosis y a un 73% con dos dosis, la mayor parte con Coronavac, y en menor medida con Pfizer, AstraZeneca y Cansino. (Con información de La Nación/GDA, EFE y AFP)

EE.UU. libera el barbijo en escuelas

Los alumnos y profesores vacunados contra el COVID-19 ya no necesitarán usar mascarillas en clase en Estados Unidos.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) habían anunciado en mayo que los estadounidenses vacunados podrían dejar de usar barbijos, y ahora lo hace para los centros de enseñanza.

“En el interior, se recomienda el uso de mascarillas para personas que no hayan sido vacunadas completamente”, señalan las nuevas recomendaciones. “Ello incluye a estudiantes, profesores y personal”, escriben los CDC, que constituyen la principal agencia federal de salud pública de Estados Unidos.

Sin embargo, los establecimientos siguen siendo libres de seguir estas instrucciones o no. “Dependiendo de las necesidades de los habitantes, los funcionarios escolares pueden decidir que el uso de la mascarilla sea un requisito universal (es decir, obligatorio independientemente del estado de vacunación)”, especifican los CDC.

Las autoridades sanitarias destacan que la reapertura de las escuelas para las clases “presenciales” es “una prioridad” y enfatizan la necesidad de generalizar en lo posible la vacunación, “una de las estrategias más importantes para ayudar a reanudar la actividad escolar de manera segura”

El estado de California continuará exigiendo mascarillas en escuelas para alumnos y profesores, independientemente de si están vacunados o no, a pesar a la directiva de la CDC.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados