MEDIDAS EXCEPCIONALES

Argentina amplía los sectores que pueden volver a la actividad

A partir de hoy se agregan servicios médicos, de cobranzas y servicios.

La ciudad de Buenos Aires sigue bajo cuarentena, si bien el gobierno argentina está flexibilizando la medida y habilitando más actividades. Foto: EFE
La ciudad de Buenos Aires sigue bajo cuarentena, si bien el gobierno argentina está flexibilizando la medida y habilitando más actividades. Foto: EFE

Argentina excluirá a partir de hoy lunes algunas actividades del aislamiento obligatorio que rige en el país para intentar frenar los contagios de COVID-19.

Las nuevas excepciones incluyen a establecimientos que desarrollen actividades de cobranza de servicios e impuestos, la venta de mercadería de comercios minoristas a través de plataformas de comercio electrónico y con envío a domicilio, la atención médica y odontológica programada, los laboratorios de análisis clínicos y las ópticas.

La resolución también alcanza a los establecimientos para la atención de personas víctimas de violencia de género.

Por otra parte, se permite la producción para la exportación y los procesos industriales específicos, en ambos casos con previa autorización del Ministerio de Desarrollo Productivo.

El aislamiento preventivo social obligatorio rige en Argentina desde el 20 de marzo, pero desde la semana pasada el Gobierno de Alberto Fernández dispuso que la cuarentena ingrese en una fase de “aislamiento administrado”, con la incorporación paulatina de algunas excepciones.

“A partir de mañana (por hoy lunes), se empieza a habilitar a algunas excepciones muy puntuales y estratégicas para la reactivación progresiva de la producción y la industria”, dijo ayer domingo, en su comparecencia matutina diaria, la secretaria de Acceso de Salud de Argentina, Carla Vizzotti.

La funcionaria dijo que cada una de las actividades exceptuadas debe reiniciar “con la menor cantidad de gente posible” y “con las medidas de prevención”.

De acuerdo a los últimos datos oficiales, el número de casos de COVID-19 confirmados en Argentina asciende a 2.839, con un total de 132 fallecimientos.

Desde el inicio del brote, se realizaron 32.712 pruebas diagnósticas para esta enfermedad en Argentina, lo que equivale a 720,9 muestras por cada millón de habitantes.

Un total de 123 pacientes permanecen ingresados en unidades de cuidados intensivos, mientras que 709 contagiados ya fueron dados de alta. “El momento de redoblar los esfuerzos es ahora para que podamos como país achatar la curva (de contagios)”, afirmó Vizzotti.

Hasta el momento los comercios habilitados eran supermercados, farmacias, ferreterías, veterinarias y la provisión de garrafas de gas. Personal de salud y de fuerzas de seguridad, y trabajadores vinculados a servicios y el transporte públicos, y el transporte de mercadería también estaban exceptuados, entre otras actividades.

Mayores de 70

Por su parte, el jefe de gobierno de la ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, analizan anoche una polémica medida que busca que los mayores de 70 años permanezcan dentro de sus casas lo más posible para evitar que se expongan al nuevo coronavirus. Según fuentes oficiales citadas por el diario La Nación, podría haber cierta flexibilización. Si bien se preveía que ese segmento iba a estar obligado a llamar al servicio 147 antes de salir a realizar compras o pagar servicios, finalmente podría ser solo una sugerencia, es decir, que si no lo hicieran tampoco serán penalizados y ni siquiera conminados a volver a su domicilio en caso de ser interceptados por un policía que detecte que constate que no llamaron.

“La redacción de la resolución irá más por la necesidad de realizar ese llamado, que por el lado de ‘deberán’ realizarlo. El objetivo es generar la mayor cantidad de instancias de conversación y concientización con los adultos mayores sobre el riesgo de contraer COVID-19, porque son los que desarrollan formas más graves de la enfermedad, necesitan internación e incluso asistencia respiratoria mecánica”, dijo un funcionario con alta jerarquía en el gabinete porteño.

“Hay que bajarle el tono a la palabra permiso. La intención es tratar de convencer de que no salgan”, describió el funcionario, según La Nación.

América Latina llegó a 100.000 infectados

América Latina alcanzó ayer domingo los 100.952 contagios de COVID-19, mientras el número de muertos se ubicó en 4.924, de acuerdo con un balance de la agencia AFP elaborado con datos oficiales.

Brasil, con 210 millones de habitantes, es el que registra más casos, con 38.654 contagios y 2.462 muertos, aunque los especialistas calculan un número de casos mucho mayor debido a los escasos tests que se realizan.

Le siguen Perú, que cuenta con 32 millones de habitantes, con 15.628 casos y 400 fallecidos; Chile (18,7 millones de habitantes), con 10.088 contagios y 133 muertos; Ecuador (17 millones) con 9.468 infectados y 474 decesos y México (126 millones), con 7.497 casos y 650 muertos.

En Uruguay iban hasta ayer domingo 528 casos y 10 fallecidos.

Las muertes declaradas en el mundo por esta pandemia surgida en China a finales de 2019 ascienden a unos 165.000 entre los 2,3 millones de casos registrados globalmente.

Esa cifra de casos solo refleja una parte de la totalidad de contagios debido a las políticas dispares de los diferentes países para realizar sus diagnósticos. Algunos, por ejemplo, solo lo hacen con aquellas personas que necesitan una hospitalización.

Pandemia mental

El aislamiento social en que viven los colombianos desde hace casi un mes por el coronavirus puede acentuar la depresión y otras dificultades emocionales de una sociedad golpeada por la violencia cotidiana y dar lugar a una pandemia de problemas mentales, advirtieron este domingo expertos en salud.

“Ya hay muchos estudios de este tipo que indican que luego de una emergencia como esta que estamos viviendo, en las sociedades se viene una segunda pandemia, que es la pandemia de la salud mental”, manifestó a EFE la presidenta de la Asociación Colombiana de Psiquiatría, Astrid Arrieta Molinares. Para Arrieta, el 40% de la población tiene mayor probabilidad de padecer algún tipo de problemas relacionados con salud mental.

Jair Bolsonaro sigue manifestando
Jair Bolsonaro sobre una camioneta arengó a manifestantes. Foto: Reuters.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, volvió una vez más a ignorar las recomendaciones sanitarias de distanciamiento social en medio de la pandemia del coronavirus y participó ayer domingo de una de las varias manifestaciones que se realizaron a su favor.

“Estoy aquí porque creo en ustedes. Ustedes están aquí porque creen en Brasil”, manifestó el mandatario sobre una camioneta, en un repetitivo discurso en el que volvió a insistir sobre la lucha contra “la vieja política” y en el espíritu “patriótico” de los brasileños.

Bolsonaro se pronunció en Brasilia ante centenas de simpatizantes que después de participar de una caravana de automóviles se congregaron en las afueras del Cuartel General del Ejército para manifestarse a favor de una intervención militar, encabezada por el mandatario, en los poderes Legislativo y Judicial.

Sin usar mascarilla ni guantes, pero evitando un contacto físico directo, Bolsonaro no hizo nada por dispersar la aglomeración y, al contrario, los incitó.

El presidente, quien ya tuvo sospechas descartadas de coronavirus, tosió en reiteradas veces este domingo sin tomar cuidado y muy cerca de las personas que lo acompañaban, como asesores, diputados y escoltas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados