LAS TRINCHERAS COMERCIALES

Área Asia-Pacífico desafía a Trump y libera su comercio

Sin EE.UU., once países crean el mayor pacto contra el proteccionismo.

Trump muestra el decreto con los nuevos aranceles sobre el acero y el aluminio. Foto: AFP
Trump muestra el decreto con los nuevos aranceles sobre el acero (25%) y el aluminio (10%) rodeado de trabajadores. Foto: AFP

Once naciones de la región Asia-Pacífico firmaron ayer jueves en Santiago de Chile el mayor pacto de libre comercio actualmente en curso, con la ausencia de Estados Unidos.

Este histórico acuerdo llega justo cuando la administración del presidente Donald Trump se alista para anunciar una serie de medidas proteccionistas.

En una ceremonia encabezada por la saliente presidenta Michelle Bachelet, representantes de algunas de las economías de más rápido crecimiento de la zona Asia-Pacífico sellaron el Acuerdo Global y Progresivo para la Asociación Transpacífico (CP TPP, por su sigla en inglés). El acuerdo también se conoce como TPP11.

El TPP original, firmado en febrero de 2016, incluía a Estados Unidos pero Trump decidió en enero de 2017 retirarse.

"Es un tratado ambicioso, moderno y con visión de futuro, y que con creatividad incorpora las nuevas temáticas del comercio internacional que exigen que los beneficios de la globalización alcancen a todos", manifestó Bachelet, la mandataria socialista que el domingo entregará el gobierno a Sebastián Piñera.

"Además de ser una fuerte señal en contra de las presiones proteccionistas, es en favor de un mundo abierto al comercio, sin sanciones unilaterales y sin la amenaza de guerras comerciales", dijo por su parte el canciller chileno, Heraldo Muñoz, en respuesta a Estados Unidos.

Muchos países han mostrado interés por sumarse al acuerdo una vez que entre en vigencia, afirmó.

El CP TPP, que incluye a Australia, Brunei, Canadá, Chile, Malasia, México, Japón, Nueva Zelanda, Perú, Singapur y Vietnam, establece mecanismos para eliminar aranceles sobre productos industriales y agrícolas en una zona con un intercambio comercial que supera los 3,84 billones de dólares.

"Estamos orgullosos (...) de mostrar al mundo que el comercio progresivo es la forma de avanzar", destacó por su parte el ministro de Comercio Exterior de Canadá, Francois-Phillippe Champagne.

El CP TPP abarca un mercado de 498 millones de personas, con un PIB per cápita de 28.090 dólares, y representa el 13% de la economía global. Con Estados Unidos alcanzaba el 40%.

Pese a su oposición original, Trump dijo en enero que podría considerar la suscripción del acuerdo. Australia también mencionó hace unas semanas que está abierta a la idea de que Reino Unido se sume al bloque después de que abandone la Unión Europea.

El CP TPP entraría probablemente en vigor a fines de este año o en la primera mitad del 2019, cuando sea ratificado por el 50% de los firmantes; entonces eliminará entre 65% y 100% del universo arancelario de los países miembros.

El nuevo acuerdo excluye 20 disposiciones del pacto original, en su mayoría relacionadas con la propiedad intelectual que impuso Estados Unidos y que habían generado un fuerte rechazo en la sociedad civil.

El CP TPP va a tener "una consecuencia grande para Estados Unidos. Es una suerte de suicidio de este país", comentó Fernando Estenssoro, director del Instituto de Estudios Avanzados de la Universidad de Santiago de Chile.

China.

La ausencia de Estados Unidos deja la vía libre a China, el otro gigante del comercio mundial que no participa en este pacto, pero que negocia su propio acuerdo comercial en la región Asia-Pacífico con un buen número de países asiáticos, además de Nueva Zelanda.

"Once países, todos unidos y trabajando en conjunto, negocian mucho mejor con China que un solo país", dice Estenssoro. "Y si Estados Unidos quiere negociar con este grupo, es este grupo el que va a tener las principales cartas bajo la manga", agregó aludiendo a las declaraciones de la administración de Trump sobre un posible reingreso al TPP.

Ayer China dio la bienvenida a la firma del CP TPP, aunque expresó su esperanza en que se integre a la Asociación Económica Regional Integral (RCEP) de la que forma parte.

"China no es parte del TPP, pero apoyamos con fuerza la liberalización comercial y hemos sido un actor clave en la cooperación económica en Asia-Pacífico", destacó el ministro de Asuntos Exteriores chino, Wang Yi, en rueda de prensa.

"Vemos de forma positiva cualquier acuerdo abierto, transparente e inclusivo que refuerce la integración económica regional siguiendo los principios de la Organización Mundial del Comercio, sea el TPP o el RCEP", destacó el ministro.

El propuesto RCEP integraría a los 10 países de la Asociación de Naciones del Sureste Asiático (Asean), China, Japón, Corea del Sur, Australia, Nueva Zelanda e India.

"Esperamos ver una mejor comunicación y coordinación entre las distintas iniciativas de libre comercio", concluyó el canciller chino.

Latinos.

Los tres países latinoamericanos del acuerdo CP TPP —Chile, Perú y México— que ya cuentan con múltiples TLC con las naciones del Asia-Pacífico, incrementarán con este acuerdo aún más sus ventajas comerciales en esos mercados.

Chile, que destina el 17% del total de sus exportaciones a las economías del CP TPP, mejorará especialmente su acceso a Japón, Canadá, Malasia y Vietnam. México y Perú incrementarán por su parte el acceso a países como Vietnam y Malasia.

"El que México tenga más opciones para diversificar su comercio sin duda es bueno. Se abren otras puertas a su ya de por sí amplia red de tratados", dijo Hugo Perezcano, investigador del Centro para la Innovación en Gobernabilidad Internacional en Canadá.

México, que destina a Estados Unidos el 80% de sus exportaciones, renegocia en estos momentos con dificultades el Tratado de Libre Comercio de América del Norte.

A nivel general, el CP TPP contempla un mayor acceso a mercados, ventajas en áreas como servicios e inversiones, ambientales y laborales, comercio electrónico y compras públicas. Incorpora, además, nuevas temáticas en materia de pymes, género, anticorrupción, competitividad, empresas del Estado, desarrollo y coherencia regulatoria.

Aranceles al acero y aluminio

Donald Trump oficializó ayer la imposición de aranceles de un 25% a las importaciones de acero y de un 10% a las de aluminio, pero eximió a México y Canadá. Los detalles del plan se conocieron tras una reunión con funcionarios del gobierno antes del anuncio oficial. Al explicar las prácticas comerciales en los mercados del acero y aluminio, Trump lo describió como "un asalto a nuestro país", durante una conferencia de prensa, en la que dijo que lo mejor sería que las empresas se mudaran a Estados Unidos. "Si no quieren pagar impuestos, traigan su planta a Estados Unidos", dijo. Trump ofreció exenciones a los aranceles al acero y el aluminio a los países "que nos traten con justicia al comerciar", un gesto que pone presión sobre Canadá y México con los que renegocia el Tratado de Libre Comercio de América del Norte.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)