TENSIÓN

Arabia Saudí recupera la producción y baja el crudo

Irán mantiene la tensión descartando diálogo con EE.UU.

Alí Jamenei. Foto: AFP
Ayatolá Alí Jamenei: “La política de Estados Unidos de máxima presión contra Irán es inútil”. Foto: AFP

El suministro de petróleo de Arabia Saudita se recuperó completamente ayer martes, después de que los ataques del fin de semana redujeron a la mitad la producción. La tensión en el Golfo Pérsico, sin embargo, está lejos de desaparecer.

El príncipe Abdulaziz bin Salman, ministro de Energía saudí, anunció que la producción de petróleo en octubre será de 9,89 millones de barriles por día (bpd) y que Arabia Saudí, el principal exportador mundial, mantendría el suministro completo a los clientes.

Los rebeldes hutíes de Yemen, que tienen el apoyo de Irán, reivindicaron el ataque a las instalaciones sauditas de Abqaiq -la mayor planta de tratamiento de petróleo del mundo- y al campo petrolero de Jurais, en este del país.

Según el ministro de Energía, Aramco, la estatal petrolera saudí, ha logrado “controlar los daños” y compensar la disminución de la producción en esas dos plantas aumentando la de otras instalaciones.

Este anuncio hizo bajar el precio del barril de petróleo. En Nueva York cayó 5,7%, un día después de haber subido más de 14% tras los ataques del fin de semana. El barril de WTI para entrega en octubre cayó 3,56 dólares y cerró en 59,34. Y en Londres, el barril Brent bajó un 6,14% a 64,78 dólares.

“Máxima presión”.

Más temprano, el guía supremo iraní, el ayatolá Alí Jamenei, había descartado cualquier tipo de negociación con Estados Unidos, que acusa a Irán de suministrarle armas a los rebeldes hutíes de Yemen. “La política de ‘máxima presión’ contra la nación iraní es inútil y todos los responsables de la República Islámica de Irán creen unánimemente que no habrá negociaciones con Estados Unidos a ningún nivel”, dijo Jamenei citado en su web oficial.

Bajo anonimato, un funcionario de Estados Unidos dijo ayer martes a la AFP que su país está seguro de que el ataque contra las instalaciones petroleras se realizó desde suelo iraní y que se usaron misiles de crucero. El gobierno de Donald Trump, agregó, está preparando un documento para probar sus afirmaciones y convencer a la comunidad internacional, incluidos los europeos, en la Asamblea General de Naciones Unidas, que empezará el 24 de septiembre en Nueva York.

El domingo la Casa Blanca dijo que Trump podría reunirse con su homólogo iraní Hasan Rohani en Nueva York la semana que viene, en el marco de la Asamblea General de la ONU.

Pero Jamenei dijo que cualquier tipo de negociación con Irán llevaría a Estados Unidos a “imponer sus demandas a Irán” y significaría el éxito de su política de “máxima presión”

Ambos países están enfrentados desde mayo del año pasado, cuando Estados Unidos se retiró del acuerdo de 2015 sobre el programa nuclear iraní y volvió a aplicar duras sanciones económicas a Irán. Irán respondió dejando de cumplir varios de sus compromisos de ese acuerdo, que consistía en renunciar a su programa nuclear a cambio del levantamiento de las sanciones.

El guía supremo Alí Jamenei dijo ayer que si Estados Unidos “se arrepiente” y vuelve al Joint Comprehensive Plan of Action (el nombre oficial del acuerdo de 2015) luego podrá hablar con Irán. “De lo contrario no puede haber negociaciones, a ningún nivel, ni en Nueva York ni en otro lugar”, afirmó.

Estados Unidos “niega” la realidad cuando acusa a Irán, afirmó por su parte en Twitter el ministro de Relaciones Exteriores iraní, Mohamad Javad Zarif. “Estados Unidos niega la realidad si piensa que las víctimas yemenitas de los peores crímenes de guerra durante cuatro años y medio no harían todo para responder”, escribió Zarif, aludiendo a las víctimas de los ataques de la coalición liderada por Arabia Saudita en Yemen.

“Cargados y listos”.

En tanto, el secretario de Estado, Mike Pompeo, viajó ayer martes a Arabia Saudí para coordinar la respuesta de Estados Unidos a los ataques contra refinerías saudíes. El vicepresidente Mike Pence informó del viaje de Pompeo y destacó que los servicios de inteligencia estadounidenses siguen “trabajando diligentemente para revisar las pruebas” sobre si Irán estuvo detrás del ataque, y que Donald Trump “determinará en los próximos días las medidas adecuadas” que debe tomar su país.

“Estamos cargados y listos, y estamos preparados para defender nuestros intereses y a nuestros aliados en la región. Que nadie se confunda”, afirmó Pence. El vicepresidente volvía así a emplear la misma frase, “cargados y listos”, que Trump utilizó el domingo, lo que ha desatado especulaciones sobre una posible respuesta militar de Estados Unidos.

Hasta ahora, Trump ha evitado señalar definitivamente a Irán y se ha limitado a indicar que “parece que sí” fue el país persa el que estuvo detrás del ataque.

A la espera de conocerse los resultados de la investigación, medios de comunicación estadounidenses apuntaban este martes a Irán, citando fuentes anónimas.

La cadena de televisión CNN, que habló con una fuente “conocedora” de las pesquisas, señaló que los investigadores saudíes y de Estados Unidos han establecido “con una muy alta probabilidad” que el ataque fue efectuado desde una base en Irán próxima a la frontera con Irak.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error