Crisis diplomática franco-italiana

Apoyo italiano a los “chalecos” provoca crisis con Francia

Macron retiró a su embajador en Roma en medio de un cruce “sin precedentes desde el fin de la guerra”.

París: desde hace semanas los "chalecos" vienen manifestando en contra del gobierno de Macron. Foto: EFE
París: desde hace semanas los "chalecos" vienen manifestando en contra del gobierno de Macron. Foto: EFE

El apoyo del gobierno de Italia a los “chalecos amarillos” ha provocado una crisis diplomática con Francia. La tensión se agudizó ayer jueves después de que el gobierno francés llamara a consultas a su embajador en Roma, Christian Masset, tras una serie de “ataques sin precedentes” por parte de dirigentes italianos contra el presidente Emmanuel Macron.

“Francia ha sido, desde hace varios meses, objeto de acusaciones reiteradas, de ataques sin fundamento, de declaraciones desmedidas que cada uno conoce y puede tener en mente”, declaró la portavoz del ministerio de Relaciones Exteriores francés, Agnès von der Mühll, en un comunicado. “Esto no tiene precedentes, desde el final de la guerra (...) Las últimas injerencias constituyen una provocación adicional e inaceptable”, agregó.

El encuentro el martes de Luigi Di Maio, vice primer ministro italiano y jefe del antisistema Movimiento 5 Estrellas (M5E), con miembros de los “chalecos amarillos”, movilizados desde hace varias semanas contra Macron, fue la gota que colmó el vaso.

Di Maio anunció ese día en las redes sociales: “El viento del cambio cruzó los Alpes”.

De esa reunión participó el portavoz de los “chalecos amarillos”, Christophe Chalençon, e Ingrid Levavasseur, promoto- ra de una de sus listas para las elecciones europeas de ma- yo, Reunión de Iniciativa Ciudadana.

“Esta nueva provocación es inaceptable entre países vecinos y socios dentro de la Unión Europea”, comentó un portavoz de la cancillería francesa.

A principios de enero, Di Maio ya había dado su apoyo a los “chalecos amarillos”. “¡No cedan!”, les dijo en el blog del M5E, movimiento antisistema nacido en 2009 en rechazo a los políticos tradicionales.

“Tener desacuerdos es una cosa, instrumentalizar la relación con fines electorales es otra”, apuntó el jueves la cancillería francesa.

El ministro del Interior italiano y líder de la Liga, Matteo Salvini, intenta organizar un frente europeo de extrema derecha contra los proeuropeos, entre los cuales figura Macron, en vista de las elecciones europeas del 26 de mayo.

“No queremos pelearnos con nadie”, dijo Salvini ayer jueves. “No nos interesan las controversias: somos gente seria y defendemos los intereses ita-lianos”, escribió. Hizo un llamamiento a los dos países para que encuentren una solución a sus problemas, incluyendo los controles franceses en la frontera italiana y las demandas de Roma para la extradición de militantes italianos de extrema izquierda que viven en Francia.

La guerra de palabras entre las dos capitales europeas comenzó poco después de que el Movimiento 5 Estrellas y la extrema derecha de la Liga ganaran las elecciones italianas y formaran un gobierno de coalición el pasado mes de marzo.

Macron, un centrista, esperaba ver emerger un gobierno que apoyara sus proyectos de reforma de la Unión Europea. Pero en su lugar ganaron los euroescépticos, los antisistema y los ultraderechistas.

En junio de 2018 Macron criticó el “cinismo e irresponsabilidad” del nuevo gobierno italiano después de que este se negara a permitir que los botes de rescate con migrantes a bordo atracaran en puertos italianos y comparara el ascenso del nacionalismo de extrema derecha con la “lepra”.

Francia “quizás se olvida de cuando su presidente, (Emmanuel) Macron, hablando de nuestro Gobierno, nos comparó con la lepra”, recordó Di Maio ayer en la red social Facebook.

Mientras que Salvini dijo recientemente que espera que el pueblo francés se libere muy pronto de Macron, al que tachó de “pésimo presidente”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)