BAÑO DE SANGRE

Apertura violenta de embajada

Soldados de Israel mataron a 55 palestinos durante los disturbios en la Franja de Gaza.

Cientos de palestinos intentaron cruzar la frontera con Israel y fueron reprimidos por los soldados. Foto: AFP
VEA EL VIDEO. Foto: AFP

La inauguración ayer lunes de la embajada de Estados Unidos en Jerusalén transcurrió en medio de un baño de sangre. Al menos 55 palestinos murieron en la frontera con la Franja de Gaza por disparos de soldado israelíes cuando intentaron cruzar a territorio de Israel en protesta por la inauguración de la embajada de Estados Unidos en Jerusalén. Esta fue la jornada más mortífera del conflicto israelí-palestino desde la guerra de 2014 en la Franja de Gaza.

El presidente palestino Mahmud Abás denunció "una masacre" mientras el primer ministro Benjamin Netanyahu reivindicó que "todo país tiene la obligación de defender su territorio". "La organización terrorista Hamás proclama su intención de destruir Israel, y envía con este fin a miles de personas para forzar la frontera", agregó Netanyahu.

El gobierno uruguayo condenó la violencia en la Franja de Gaza y consideró que Israel actuó con "falta de proporcionalidad" al reprimir las protestas palestinas.

Las protestas palestinas ocurrieron a pocos kilómetros de donde funcionarios de Estados Unidos e Israel inauguraron la nueva embajada en Jerusalén. Los más atrevidos, arriesgando sus vidas, enfrentaron los disparos de soldados israelíes arrojando piedras e intentando forzar el fuerte dispositivo de seguridad en la zona. Según el ministerio de Salud en Gaza, murieron 55 palestinos y cientos resultaron heridos.

Desde el 30 de marzo, cuando comenzó la "gran marcha del retorno", un movimiento de protesta masivo a lo largo de la frontera con Israel, han muerto 109 palestinos por disparos israelíes.

La Autoridad Palestina acusó a Israel de cometer una "horrible masacre" y pidió "una intervención internacional inmediata para frenar" esta ofensiva.

Turquía y Sudáfrica llamaron a consultas a sus embajadores en Israel. En tanto varios países, entre ellos Reino Unido, Francia y Rusia reprobaron la apertura de la embajada estadounidense en Jerusalén, cuyo traslado fue rechazado por 128 de los 193 países miembros de la ONU. El presidente francés Emmanuel Macron "condenó la violencia de las fuerzas armadas" de Israel contra los manifestantes palestinos en Gaza, en conversaciones telefónicas con el presidente palestino Abás y el rey de Jordania Abdalá II, según un comunicado del Elíseo.

Amnistía Internacional (AI) pidió a Israel terminar "inmediatamente" con la represión en la Franja de Gaza, que calificó como una "abominable violación" de los derechos humanos. Human Rights Watch denunció "un baño de sangre que cualquiera pudo advertir".

Netanyahu, en tanto, agradeció al presidente Trump porque "hizo historia" al trasladar la embajada de Tel Aviv a Jerusalén.

El secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, reafirmó el compromiso de su país con una "paz global y duradera entre Israel y palestinos", pero no mencionó a los muertos en un escueto comunicado divulgado en Washington.

Jerusalén se llenó de banderas israelíes y estadounidenses y de carteles que rezan "Trump make Israel great again" (Trump hace que Israel vuelva a ser grande) o "Trump is a friend of Zion" (Trump, amigo de Sion).

Las muertes de ayer provocaron llamados de Francia y Gran Bretaña para que Israel ejerza la mesura, mientras que el secretario general de la ONU, António Guterres, dijo que estaba "profundamente preocupado" por los eventos en Gaza. En tanto, Turquía calificó los hechos como "una masacre".

Ivanka: la hija del presidente Trump fue la encargada de descubrir el escudo de la embajada. Foto: AFP
Ivanka: la hija del presidente Trump fue la encargada de descubrir el escudo de la embajada. Foto: AFP

La Casa Blanca no se unió a los llamados para que Israel modere su accionar y culpó directamente al grupo Hamás, respaldando al primer ministro Netanyahu. En un mensaje grabado, Trump dijo que sigue comprometido con la paz entre Israel y los palestinos. En la ceremonia de ayer estuvo representado por su hija Ivanka y su yerno Jared Kushner.

El reconocimiento por parte de Trump de Jerusalén como capital de Israel en diciembre indignó a los palestinos, quienes dijeron que Estados Unidos ya no podría ser un mediador honesto en ningún proceso de paz con Israel.

Los palestinos pretenden que Jerusalén Oriental sea la capital del Estado que quieren fundar en Cisjordania y en la Franja de Gaza. Israel considera a toda la ciudad, incluyendo al sector oriental que anexó tras una guerra en 1967, como su "capital eterna e indivisible", posición que no cuenta con reconocimiento internacional.

La mayoría de los países dicen que el estatus de Jerusalén —una ciudad sagrada para judíos, musulmanes y cristianos— debería ser determinado en un acuerdo final de paz y que cambiar sus embajadas ahora perjudicaría esa posibilidad. Las negociaciones de paz para encontrar una solución al conflicto que considere dos estados han estado congeladas desde 2014.

Huelga y más protestas de palestinos

El presidente palestino, Mahmud Abás, convocó una huelga general para hoy martes. Wasel Abu Yusef, miembro de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), declaró que la huelga se organiza para oponerse "a la masacre contra el pueblo palestino en Gaza", ante lo que se prevén más protestas en territorio cisjordano, entre ellas una manifestación hoy que se dirigirá al puesto de control militar israelí de Beit El.

Por la tarde, habrá una marcha con velas por el 70º aniversario de la Nakba.

Historia y religión.

Los judíos consideran que Jerusalén es su capital desde hace más de 3.000 años. Los palestinos reivindican Jerusalén como la capital del Estado al que aspiran. La religión exacerba las sensibilidades: Jerusalén es santa para los cristianos, los judíos y los musulmanes y alberga lugares sagrados para las tres religiones.

Estatuto de Jerusalén.

Un plan aprobado por la ONU en 1947 preveía la partición de Palestina, por aquel entonces bajo mandato británico, en tres entidades: un Estado árabe, un Estado judío y Jerusalén bajo control internacional. El plan fue aceptado por los dirigentes sionistas pero rechazado por los árabes. Tras la partida de los británicos y la primera guerra árabe-israelí, en 1948 se creó el Estado de Israel, que un año más tarde designa Jerusalén Oeste como su capital. La parte oriental de la ciudad permanecía bajo el control de Jordania. Israel anexó Jerusalén Este durante la guerra de 1967. La ONU considera que Jerusalén Este está ocupada por Israel y que, por lo tanto, las embajadas no deben residir en la Ciudad Santa.

EE.UU.

El Congreso adoptó en 1995 una ley que establece que "Jerusalén debería ser reconocida como capital de Israel" y que la embajada debería ser trasladada a esta ciudad el 31 de mayo de 1999, a más tardar. Desde entonces, los presidentes estadounidenses postergaron dos veces al año la mudanza cada seis meses hasta la decisión de Trump.

Convocan al Consejo de Seguridad

El Consejo de Seguridad de la ONU abordará hoy martes la violencia en la frontera de Gaza. La sesión, solicitada de urgencia por Kuwait en nombre de los países árabes, tendrá lugar a partir de las 10.00 hora de Nueva York (11.00 de Uruguay) y en formato abierto. Ayer, tanto Palestina como Israel se dirigieron al Consejo de Seguridad para pedirle que se pronuncie sobre la situación. El secretario general de la ONU, António Guterres, se declaró "profundamente alarmado" por la escalada de la violencia.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)