LA MARCHA DE LA PANDEMIA

La aparición de la variante Delta obliga a endurecer restricciones

Hay casos en Argentina y Paraguay; alerta en China por brotes en Pekín y otras ciudades que se han visto obligadas a tomar medidas sanitarias más duras.

Una mujer usando una mascarilla en las calles de Nueva York. Foto: AFP
Una mujer usando una mascarilla en las calles de Nueva York. Foto: AFP

En Argentina están analizando la transmisión comunitaria de la variante Delta, cepa que ha pasado a ser la principal preocupación en el mundo en la lucha contra la pandemia del COVID-19, y que ha obligado en algunos países a retomar los confinamientos.

La alarma creció ayer viernes cuando en Estados Unidos se conoció un informe de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), que estimó que la variante Delta es tan contagiosa como la varicela y que provoca consecuencias más graves en los pacientes.

Esta variante también está en Uruguay. El pasado miércoles la dirección de Salud de Rivera informó de dos casos en residentes en la ciudad brasileña de Livramento pero detectados del lado uruguayo. Estos casos se suman a los 28 confirmados en Uruguay desde mediados de julio.

En Argentina, tras el anuncio de 13 contagios en la provincia de Córdoba con la variante Delta, a raíz de una persona que llegó de Perú y no respetó el aislamiento de siete días, la ciudad de Buenos Aires investiga dos casos de personas infectadas con la cepa que se identificó por primera vez en India.

Según pudo confirmar La Nación de fuentes sanitarias, se trata de dos casos positivos con la variante Delta de personas que no salieron de Argentina.

El primer caso es una menor de edad que comenzó con síntomas el día 20 de julio, dijo el Ministerio de Salud. Sobre el otro caso, se trata de una persona de 32 años que fue diagnosticada el 4 de julio.

El Ministerio de Salud argentino informó hace una semana que ya eran 29 los casos de COVID identificados en el país con la variante Delta y que uno de ellos era “no importado”.

Paraguay también confirmó ayer viernes la transmisión comunitaria de la variante Delta en Asunción y en el departamento Central, las zonas más pobladas del país, tras la detección la pasada semana de seis casos autóctonos.

En Bolivia, el municipio de Santa Cruz, el más poblado de Bolivia y el más golpeado por el COVID-19, declaró este viernes alerta sanitaria, tras registrar un aumento de casos con síntomas de la variante delta, altamente contagiosa.

El número promedio de nuevos casos diarios a nivel mundial aumentó un 10% la última semana, según un recuento de la agencia francesa AFP, en gran parte debido a la variante Delta.

Analizan test de coronavirus en laboratorio. Foto: Leonardo Mainé.
Analizan test de coronavirus en laboratorio. Foto: Leonardo Mainé.

Si bien la región de Asia y el Pacífico se ha visto muy afectada, con un aumento de los casos diarios de 61% en Vietnam y Japón, los países occidentales también se enfrentan a aumentos repentinos, y Estados Unidos y Canadá experimentan un 57% más de infecciones.

El mundo se cubre.

La variante Delta ha obligado a endurecer las restricciones sanitarias en varios países, desde confinamientos en China, soldados en las calles en Australia para hacer respetar las medidas, hasta la prolongación del estado de emergencia en Japón en plenos Juegos Olímpicos.

En China, donde surgió la pandemia a fines de 2019, un nuevo brote amenaza la política de cero covid, con casos que se propagan en varias regiones por primera vez en seis meses.

Cientos de miles de personas vuelven a estar confinadas en las ciudades de Nanjing y en Pekín.

Una mujer sostiene en su mano dosis de la vacuna contra el nuevo coronavirus. Foto: AFP
Una mujer sostiene en su mano dosis de la vacuna contra el nuevo coronavirus. Foto: AFP

Este último rebrote de COVID-19 en China es “el más amplio” desde el registrado en la ciudad de Wuhan a finales de diciembre de 2019, según el diario oficial Global Times.

El actual rebrote en China comenzó en el aeropuerto internacional de la ciudad oriental de Nanjing, capital de la provincia de Jiangsu, y se ha propagado ya a otras cinco provincias y a la municipalidad capitalina de Pekín.

Tras investigar los contagios, las autoridades chinas llegaron a la conclusión de que su origen es un trabajador que, el pasado 10 de julio, limpió sin la protección adecuada un avión de Air China procedente de Rusia en el que viajaba una persona infectada.

Expertos citados por Global Times apuntan a que la rápida propagación se debe a la alta capacidad de contagio de la variante Delta.

En Australia, la policía de Sídney contará con la ayuda de 300 soldados para hacer cumplir las restricciones en la ciudad más grande del país (5 millones de habitantes), donde el número de contagios batió un récord el jueves.

El confinamiento, que se encuentra en su quinta semana, se ha prolongado un mes, hasta el 28 de agosto, pero muchos lo incumplen yendo a las playas o a los parques. El gobierno advirtió que no suavizará restricciones ni abrirá fronteras hasta que el 80% de la población no se haya vacunado totalmente.

Una semana después del comienzo de los Juegos Olímpicos, Japón prolongó el estado de emergencia hasta finales de agosto en Tokio y lo extendió a otros cuatro departamentos. “La infección se propaga a una velocidad nunca vista”, declaró el viernes el gobierno, con un récord de más de 10.000 casos diarios. Los organizadores de los Juegos Olímpicos también han detectado 27 nuevos casos.

En Estados Unidos, incluso los vacunados, deben volver a usar mascarilla en zonas donde el virus circule mucho. Y para impulsar la vacunación que parece estancarse el presidente Joe Biden instó a las autoridades locales a pagar 100 dólares a quienes se vacunen por primera vez.

Israel, que creía que su población estaba inmunizada, reinstauró el jueves el pase sanitario en lugares con más de 100 personas. Y lanzó una campaña con una tercera dosis para los mayores de 60 años. Ayer viernes el presidente israelí, Isaac Herzog, recibió la suya.

En Europa, donde muchos países se enfrentan a una cuarta ola, también hay cambios. En España, el toque de queda se prolongó en Barcelona y parte de Cataluña.

A partir de mañana domingo, Alemania generalizará la obligación de que los turistas no vacunados presenten una prueba anticovid al entrar al país. (Con información de AFP, EFE y La Nación)

Vacunación

La Casa Blanca negó ayer viernes que esté estudiando, de momento, la posibilidad de imponer un mandato nacional para exigir que los estadounidenses se vacunen contra el coronavirus, a pesar del aumento de casos de la variante Delta. “Un mandato nacional de vacunación no está bajo consideración en este momento”, dijo ayer la portavoz adjunta de la Casa Blanca, Karine Jean-Pierre.

“La guerra cambió”, dice EE.UU.
Test serológico. Foto: AFP

La variante Delta del coronavirus es tan contagiosa como la varicela, probablemente genera una enfermedad peor que las anteriores y los casos entre vacunados pueden ser tan transmisibles como entre los no vacunados, según documentos de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) revelados por The Washington Post y The New York Times.

“La guerra cambió” a causa de la delta, dice uno de los documentos.

“La variante Delta es más transmisible que los virus que causan MERS (síndrome respiratorio de oriente medio), SARS (síndrome respiratorio agudo grave), Ébola, el resfriado común, la gripe estacional y la viruela, y es tan contagiosa como la varicela”, publicó el NYT en base al documento de los CDC.

El informe refleja, además, la alarma existente entre los científicos de los CDC sobre la propagación de esta variante en Estados Unidos. “El CDC está muy preocupado con los datos que llegan de que Delta es una amenaza muy seria que requiere acción ahora”, dijo un funcionario de los CDC a NYT.

Algunos científicos explican que la transmisión en personas vacunadas es “poco común”, pero otros sostienen que “puede ser más común de lo que se pensaba”.

Por eso, el documento de los CDC hace especial énfasis en que el uso de tapabocas debe darse a nivel mundial y no solo en espacios cerrados o con alta transmisibilidad del virus. “El enmascaramiento universal es esencial”, dice el informe.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados