CASO MONTAÑITA

A 4 años del crimen de las jóvenes argentinas en Ecuador la investigación está estancada

Uno de los tres detenidos por el caso comenzó a publicar fotos en sus redes sociales, si bien se prohíbe el uso de celulares en las cárceles.

Las jóvenes fueron encontradas sin vida en Ecuador. Foto: La Nación
Las jóvenes fueron encontradas sin vida en Ecuador. Foto: La Nación | archivo.

Ya pasaron cuatro años del trágico final de las jóvenes mendocinas en Montañita, Ecuador . Desde que ocurrió el doble crimen de María José Coni (21) y Marina Menegazzo (22), a fines de febrero del 2016, se logró que tres hombres fueran enviados a prisión y fueran condenados en diferentes juicios a la pena máxima del país: 40 años de cárcel.

Sin embargo, durante ese proceso, se detectaron dos perfiles más de ADN, pero todavía no se sabe a quiénes pertenecen, por lo que se espera desde el año pasado el inicio de una tercera investigación. Hasta ahora, según pudo saber La Nación, la pesquisa está frenada en Ecuador.

En tanto, el último de los sentenciados, José Luis Pérez Castro (35), volvió a mostrarse días atrás en las redes sociales, bajo otro perfil, evidenciando que tiene acceso a celulares. Para la Justicia ecuatoriana este accionar está prohibido por ley, por lo que el hombre recibiría un nuevo castigo.

En diálogo con La Nación, desde Ecuador, John Camposano, miembro de la Fiscalía Especializada en Delincuencia Organizada Transnacional e Internacional, FEDOTI y uno de los fiscales que llevó a juicio a Pérez Castro, junto con la fiscal María Dolores Coloma Pazmiño, confirmó que la pesquisa está estancada. "Las muestras de ADN están ahí pero hay un obstáculo, porque no pueden ser comparadas en razón de que no hay sospechosos. Habría que ver si de pronto se archiva provisionalmente hasta que haya algún indicio nuevo", comentó el funcionario judicial.

"Los presos no pueden usar celular; es delito. Pero muchos clandestinamente lo hacen, aunque el Código Orgánico Integral Penal del Ecuador contempla penas", comentó otro funcionario judicial de la provincia de Guayas, quien se encargó de alertar a la Policía sobre los movimientos del condenado en las redes para que realizara los procedimientos necesarios.

En el resonante homicidio de las mendocinas participaron cinco personas, según surgió luego de que se hallaran dos perfiles genéticos más en la escena del crimen. Pero resta saber a quiénes corresponden. Todo indica que difícilmente se logre saber algún día. Salvo que alguien hable, acotan los funcionarios judiciales.

Durante el proceso, ambas familias consideraron que hay personas de "más arriba" que participaron del hecho. A cuatro años del resonante asesinato, el dolor y el recuerdo siguen latentes. Cristina Menegazzo, mamá de Marina, escribió este sábado una sentida carta para recordar a su hija.

"4 AÑOS... en los que fuimos atravesando heridas sin cerrar, luchas, reclamos de justicia, juicios, y ahora... un tiempo de sanación que pone nuestra mirada adelante, más alto, seguramente más cerca de nuestra Marina", expresa Cristina en el escrito, y agrega: "Sentimos a nuestra hija viva, activa, operante, amorosa, animándonos a avanzar con fuerza, esperanza y sembrando vida!".

La tarde del 22 de febrero de 2016, Majo y Marina, dos estudiantes universitarias, fueron vistas por última vez en la localidad balnearia de Montañita, antes de regresar a la Argentina. Habían realizado un largo viaje junto a un grupo de amigas que volvieron días antes al país.

La investigación determinó que fueron drogadas y golpeadas hasta morir en la vivienda de uno de los condenados, en una zona retirada del mar. Coni fue abusada sexualmente y recibió un fuerte impacto en la cabeza. En tanto, Menegazzo recibió una serie de puñaladas. Los cadáveres fueron hallados, con 48 horas de diferencia, en bolsas plásticas negras en un descampado, alejado de la reconocida playa, donde las drogas y las fiestas son moneda corriente.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error