ARGENTINA

En un año electoral, Macri en la mira de los sindicatos

Reclaman un cambio de rumbo económico y frenar aumento de tarifas.

Sindicatos. Miles de personas manifestaron ayer en Buenos Aires contra el gobierno de Macri y el aumento de tarifas públicas. Foto: Reuters.
Sindicatos. Miles de personas manifestaron ayer en Buenos Aires contra el gobierno de Macri y el aumento de tarifas públicas. Foto: Reuters.

A poco más de seis meses para las elecciones del 27 de octubre, los sindicatos argentinos están decididos a aumentar la presión sobre el presidente Mauricio Macri para que cambie el rumbo de la política económica, al tiempo que algunos dirigentes gremiales comienzan a promover la candidatura de la exmandataria Cristina Fernández de Kirchner.

En este marco, miles de personas se movilizaron ayer jueves en el centro de Buenos Aires contra “las políticas de ajuste” del gobierno.

Pero Macri está seguro del rumbo que le está dando a su país, y ayer mismo en un acto en la ciudad de Gualeguaychú, Entre Ríos, lo ratificó: “Estamos en el camino correcto, estamos construyendo una Argentina en serio”, dijo.

La protesta se enmarca en un clima social conflictivo, con un gobierno decidido a hacer los ajustes necesarios para lograr este año el déficit cero prometido al Fondo Monetario Internacional (FMI) para recibir un auxilio financiero de 56.000 millones de dólares hasta 2020.

Sindicatos y organizaciones sociales se sumaron a la movilización convocada por la Confederación General del Trabajo (CGT), la mayor central obrera del país, a la que varias organizaciones “combativas” le reclaman convocar al cuarto paro general contra Macri.

“Esta movilización es más fuerte que diez paros y puede ser el puntapié para otras medidas. Este gobierno logró que a nadie le vaya bien... ¿Quién dijo que no vamos a ir adelante?", dijo Héctor Daer, uno de los líderes del sector mayoritario y dialoguista de la CGT.

En cambio, Sergio Palazzo, uno de los líderes del sector combativo de la CGT, dijo que han planteado “la necesidad de una huelga para que Macri cambie su política de hambre”.

En tres años de gobierno, Macri fracasó en bajar la inflación, que solo en 2018 fue de 47,6%, la segunda mayor de América Latina y entre las 10 más altas del mundo y que acumuló 6,7% en el primer bimestre del año. Argentina registró una fuerte caída del consumo y un derrumbe de la industria que sufre una de la peores crisis de la última década al operar con la mitad de su capacidad instalada.

A eso se suma una incesante alza de tarifas de servicios públicos, con aumento del desempleo (9,1% en el último trimestre de 2018) y la pobreza, que el año pasado subió de 25,7% a 32%.

Macri pidió más tiempo al FMI para entregar algunos datos sobre la situación fiscal. Foto: AFP
Mauricio Macri, presidente de Argentina. Foto: AFP.

En Argentina hay “una combinación letal y perversa de tarifas impagables, mercado interno destruido producto de salarios que pierden día a día por la inflación, despidos masivos que sacan personas del mercado como sujetos consumidores, apertura indiscriminada de importaciones, tasas de interés desquiciadas y presión impositiva inviable”, consideró la Conferencia Argentina de la Mediana Empresa (CAME).

Mirando a octubre

En este año, tanto en Argentina como en Uruguay, todo se tiñe de electoral. Así, dirigentes sindicales aprovecharon la movilización de ayer jueves para promover una candidatura única de la oposición peronista, surgiendo de inmediato el nombre de la expresidenta y actual senadora Cristina Fernández de Kirchner.

El secretario de Acción Social de la CGT, José Luis Lingeri, dijo que “el peronismo dividido no tiene expectativas para poder lograr” la victoria ante Macri, por lo que solicitó “unidad”.

La expresidenta es una de las que suena como posible candidata pero afronta varias causas judiciales por corrupción que podrían definirse este año, mientras que el exministro de Economía Roberto Lavagna es otro candidato fuerte de la oposición peronista, aunque del ala más moderada.

Ayer, en paralelo con la manifestación, las diversas facciones de la oposición -mayormente peronista- discutían en el Congreso una serie de proyectos de ley para subir las jubilaciones y frenar el alza de las tarifas de servicios públicos.

“Han generado unas ganancias absolutamente escandalosas para toda la cadena de ese sector, que no se ha traducido en mayores inversiones, que no se ha traducido en una mejora del servicio (...) simplemente se ha traducido en un excedente gigantesco”, señaló durante el debate el diputado Axel Kicillof, quien fue ministro de Economía durante la gestión de Cristina Kirchner.

Desde Gualeguaychú, Macri defendió las subidas en las tarifas energéticas. “Con la verdad sobre la mesa, la energía en todas partes del mundo cuesta, es algo que todos los ciudadanos del planeta tratan de consumir con mucho cuidado”, destacó.

El presidente valoró la labor realizada durante los últimos años, cuando el Gobierno se encontró una situación en la que “la energía era prácticamente gratis”, lo que definió como una de las “mentiras centrales” del kirchnerismo, hasta llegar a un presente en el que los argentinos pagan “la energía en lo que vale”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)