CHILE

Amplia mayoría está a favor de cambiar la Constitución chilena

Las campañas por el Apruebo y el Rechazo al cambio constitucional cerraron en Santiago, tras unos meses marcados por la pandemia y los brotes de violencia callejera.

Partidarios de la reforma cerraron ayer su campaña. Foto: Reuters
Partidarios de la reforma cerraron ayer su campaña. Foto: Reuters

Este domingo 25 los chilenos decidirán en un plebiscito si inician un proceso para cambiar la Constitución heredara de la dictadura de Augusto Pinochet. Las encuestas adelantan un amplio apoyo a la reforma constitucional.

Las campañas por el Apruebo y el Rechazo al cambio constitucional cerraron en Santiago, tras unos meses marcados por la pandemia y los brotes de violencia callejera de grupos que en su mayoría no respaldan la consulta.

Acordar un plebiscito para cambiar la Constitución armada durante la dictadura de Pinochet (1973-1990), con reformas en democracia, fue un hito político alcanzado entre la mayoría de los partidos políticos -sin el apoyo del Partido Comunista- en noviembre pasado, cuando todavía humeaban las barricadas encendidas por las protestas del 18 de octubre de 2019.

La campaña por el Rechazo cerró el miércoles con un acto al que asistieron unas 200 personas en la zona El Golf del barrio de Las Condes de Santiago. Allí los partidarios de mantener la Constitución de Pinochet se convocaron los sábados desde hace un mes.

La otra opción, que llama a votar Apruebo a la redacción de una nueva Constitución para reemplazar la vigente desde 1980, cerró su campaña ayer jueves con un frente al palacio presidencial de La Moneda.

Fijada inicialmente para el 26 de abril de 2020, la pandemia obligó postergar la consulta. Ocho meses después, Chile suma más de 13.700 muertos y ronda los 496.000 infectados por coronavirus, tras un pico en mayo y junio que lo ubicó entre los cuatro países más afectados del mundo.

“Para votar tenemos que llegar sanos”, fue un lema que corrió por redes sociales en los últimos meses, en los que efectivamente se ha logrado mantener a raya los casos de COVID-19, con un promedio de 1.500 contagios diarios en las últimas semanas y menos de 50 fallecidos en la media diaria.

El plebiscito del domingo es la consulta popular más importante desde la recuperación de la democracia en 1990. La encuestadora Criteria dio que 74% apoya la opción Apruebo y 17% opta por el Rechazo, entre un electorado de unos 14,3 millones de personas.

El domingo quizás el dato más importante será el porcentaje de participación electoral, en un país donde el voto es voluntario desde 2013 y en 2017 menos del 50% del padrón electoral fue a votar cuando resultó electo el presidente Sebastián Piñera.

De ganar la aprobación, se abre un periodo electoral de dos años y el voto para ratificar la nueva Constitución será obligatorio.

“Apruebo hasta que la dignidad se haga costumbre”, rezan pancartas y grafitis escritos en las paredes de Santiago. En otro muro se lee: “Votemos contra el abuso de los monopolios”.

“Rechazo porque no quiero violencia”. “Mi Chile no será Venezuela”, afirman otros.

En los alrededores de la Plaza Italia, el centro de las celebraciones chilenas que desde octubre pasado es la sede de una rebelión social sin líderes ni partidos identificables, volvieron en las dos últimas semanas los grafitis, la protesta violenta y los enfrentamientos entre Carabineros y encapuchados.

“Yo no voto, yo me organizo”, rayan en estatuas o escriben en una vitrina de la céntrica avenida Alameda, del centro de Santiago: “Apruebo y Rechazo, da lo mismo”. Son reflejo de grupos más radicales, algunos vinculados con las barras bravas del fútbol, que protagonizan batallas urbanas que han dejado graves daños a la infraestructura pública del centro de Santiago.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados