AVANCE DEL CORONAVIRUS

América del Sur, el nuevo epicentro de la pandemia del COVID-19

Brasil, en plena crisis política, es el segundo con más casos de coronavirus en el mundo.

Manaos: pacientes de COVID-19 internados en un hospital en la capital del estado de Amazonas, la zona que más preocupa por la expansión de la pandemia. Foto: AFP
Manaos: pacientes de COVID-19 internados en un hospital en la capital del estado de Amazonas, la zona que más preocupa por la expansión de la pandemia. Foto: AFP

América del Sur no solo es desde ayer viernes el nuevo epicentro de la pandemia del coronavirus, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), sino que además tiene al segundo país con más casos en el planeta: Brasil, que con sus 330.890 infectados de COVID-19 superó a Rusia y ahora solo es superado por Estados Unidos, despegado en el primer lugar con más de 1,5 millones de contagios.

Este segundo puesto en el podio de los más infectados le llega a Brasil en momentos en que el gobierno de Jair Bolsonaro ve agravarse la crisis política con la divulgación, también ayer, de un video de una reunión de gabinete en la que el mandatario se despacha contra los gobernadores de San Pablo y Río de Janeiro, y admite que quiere intervenir en la Policía Federal para proteger a su familia. 

En el video de la reunión del consejo de ministros del 22 de abril pasado, liberado por un juez federal, el presidente dice que no esperaría “para que jodan a toda mi familia o amigos” para cambiar al superintendente de la Policía Federal en Río de Janeiro, llamado por Bolsonaro “nuestra gente de seguridad en Río”. En la evaluación de los investigadores, que vieron el video la semana pasada, la frase de Bolsonaro se refiere claramente a la Policía Federal en Río y sería indicativa del intento de interferir en ese organismo. Cuando se queja de la falta de información, Bolsonaro cita que tiene un sistema de inteligencia paralelo, sin dar detalles sobre cómo funcionaría, informó anoche el diario OGlobo.

Así, con el mismo vértigo que la crisis política, el virus avanza en Brasil.

El Ministerio de Salud informó de 1.001 muertos ayer en Brasil, para sumar un total de 21.048 fallecidos. Pero es probable que el número real de casos y muertes sea mayor de lo que sugieren las cifras oficiales, ya que Brasil ha tardado en hacer más pruebas.

Diversos estudios manejan que la cifra real de casos podría ser hasta 15 veces mayor debido a la elevada subnotificación en el país.

El lunes, Brasil superó a Gran Bretaña para convertirse en el país con el tercer mayor número de infecciones. Ahora superó a Rusia, pero es poco probable que pase a Estados Unidos ya que ese país tiene más de 1,5 millones de casos.

El estado más afectado hasta el momento es San Pablo, de 46 millones de habitantes y que ha registrado 76.871 casos y 5.773 muertes, lo que supone casi el 30% del total de óbitos en el país. Le sigue Río de Janeiro (3.657), cuya capital tiene una tasa de letalidad por COVID-19 del 12,7 %, casi el doble del promedio nacional del 6,5%.

Pese a que la mayoría de casos se concentran en San Pablo y Río, la OMS expresó ayer su preocupación por la situación en la vasta región amazónica

El agravamiento de la crisis en Brasil ha contribuido precisamente para que Suramérica “se esté convirtiendo en el nuevo epicentro mundial de la pandemia”, dijo el director del Programa de Emergencias de la OMS, Mike Ryan. “Vemos muchos países suramericanos que tienen una cantidad de casos en aumento y hay gran preocupación en estos países, pero el más afectado es Brasil”, apuntó.

Según Ryan, en términos relativos los índices más elevados se hallan en la Amazonia, con unas 450 personas infectadas por cada 100.000 habitantes.

A diferencia de lo que ocurre en países como España o Italia, en Brasil el coronavirus mata a muchos más jóvenes. En Brasil, solo el 69% de los fallecidos tienen más de 60 años mientras que en España e Italia el 95% de los decesos se registraron en personas mayores de esa edad.

Ryan sostuvo que la OMS no respalda la decisión del Gobierno brasileño de utilizar la cloroquina y la hidroxicloroquina para el tratamiento del COVID-19 debido a que no hay pruebas científicas que establezcan que es un medicamento seguro y eficaz contra esta enfermedad.

El Ministerio de Salud de Brasil publicó el miércoles, por indicación del presidente Bolsonaro, un protocolo para el tratamiento de pacientes con coronavirus, que ampara el uso de la cloroquina y de la hidroxicloroquina en casos leves.

La cloroquina es un medicamento ampliamente conocido como antipalúdico y para tratar enfermedades reumáticas, y la hidroxicloroquina es su derivado (tienen los mismos componentes), pero se considera que es mejor tolerado. Ambos forman parte del grupo de fármacos que se están investigando en numerosos países como posibles curas para la COVID-19.

En Perú, segundo país de la región en número de contagios y tercero en fallecidos, se registraron unos 110.000 casos y más de 3.100 decesos.

En Chile, un país de 18 millones de habitantes con más de 57.000 casos, los fallecimientos aumentaron un 29% en las últimas 24 horas, hasta alcanzar 589. “Se trata de una batalla descomunal de la cual nadie puede desmarcarse”, dijo el ministro de Salud chileno, Jaime Mañalich.

En Argentina, el Ministerio de Salud reportó ayer 718 nuevos casos, elevando la cifra de infectados a 10.649. Además, hubo 17 muertes, con lo cual el total de fallecidos llegó a 433. En el extremo opuesto, 3.062 las personas se curaron.

Brasil
330.000 casos, 21.000 muertos
Entierros de personas con COVID-19 en Brasil. Foto: Reuters

Brasil superó ayer viernes a Rusia como el segundo país del mundo con mayor cantidad de casos de COVID-19 tras reportar un total de 330.890 casos. Ayer se registraron además 1.001 muertos para sumar un total de 21.048 fallecidos.

Chile
62.000 casos, 630 muertos
COVID-19 en Chile. Foto: AFP

Chile contabilizó ayer viernes 4.276 nuevos casos de coronavirus, lo que elevó la cifra total a 61.857, y 41 decesos, por lo que el cómputo total de fallecidos alcanzó los 630. De los nuevos casos, 3.863 correspondieron a pacientes con síntomas.

Ecuador
36.000 casos, 3.000 muertos
COVID-19 en Ecuador. Foto: AFP

Ecuador superó ayer viernes las 3.000 muertes por coronavirus. La cifra es de 3.056, en tanto hay 35.828 casos de la COVID-19. El gobierno reporta, además, otros 1.892 fallecidos probables por el virus, y de 3.536 personas que se han recuperado. 

Colombia
19.100 casos, 682 muertos
COVID-19 en Colombia. Foto: AFP

En su peor día desde que se confirmó el primer caso de coronavirus en el país el pasado 6 de marzo, Colombia alcanzó ayer viernes un récord diario de contagios, con 801 nuevos, y de muertes, con 30. El país llegó a 19.131 enfermos y 682 muertes.

Perú
112.000 casos, 3.200 muertos
COVID-19 en Perú. Foto: AFP

Perú extendió ayer la cuarentena hasta el 30 de junio para cumplir tres meses y medio de aislamiento. La medida se da en momentos que el número de contagios ascendió a 111.698 ayer viernes, en tanto los fallecidos subieron a 3.244, desde 3.148.

"Bosta" en San Pablo y "estiércol" en Río de Janeiro

Un juez de la corte suprema de Brasil liberó ayer viernes la difusión del video de una reunión ministerial dirigida por el presidente Jair Bolsonaro en la cual se evocan en términos poco amenos los principales temas del momento, como la pandemia de coronavirus.

Bolsonaro califica de “bosta” al gobernador de San Pablo, Joao Doria, y de “estiércol” al de Río de Janeiro, Wilson Wietzel, por impulsar medidas de confinamiento social que a ojos del mandatario limitan las libertades y arruina la economía.

El mismo juez del Supremo Tribunal Federal (STF), Celso de Mello, generó por otro lado una virulenta reacción del gobierno al transmitir un pedido de aprehensión del celular de Bolsonaro. Una decisión que, de ser aceptada por el fiscal general, tendría “consecuencias imprevisibles” y comprometería la “estabilidad”, según el jefe del Gabinete de Seguridad Nacional (GSI), el general Augusto Heleno.

Tanto el pedido de aprehensión del celular, presentado por partidos de la oposición, como la liberación del video de la reunión ministerial del 22 de abril se inscriben en la investigación abierta después que el ministro de Justicia Sergio Moro renunciara al cargo, alegando que el mandatario había tratado de interferir en investigaciones policiales para proteger a familiares y amigos.

Bolsonaro asegura que la grabación no lo incrimina. A pesar de admitir que en la reunión se refirió a amigos y familiares, alega que estaba hablando de su seguridad personal y no de blindarlos ante investigaciones de la Policía Federal.

En el video se le oye decir: “¡Ya traté de cambiar a personas de nuestra seguridad en Río de Janeiro, oficialmente, y no lo conseguí! No voy a esperar a que jodan a toda mi familia, a mis amigos, porque no puedo cambiar a alguien de la seguridad”.

En la reunión se discute la estrategia ante la COVID-19, que estaba ya en plena expansión en Brasil

El ministro de Salud, Nelson Teich, que renunció el 15 de mayo por discrepancias con Bolsonaro, insiste en la necesidad de tranquilizar a la población para dominar el factor “miedo”. “Mientras no le mostremos a la sociedad que controlamos la enfermedad, cualquier tentativa económica será mala, porque el miedo impedirá considerar a la economía como una prioridad”, sostiene.

El video, del que solo se excluyeron pasajes con referencias a “determinados Estados extranjeros”, Bolsonaro ataca con virulencia a los gobernadores Doria y Witzel.

“¡Esos tipos quieren nuestras hemorroides! ¡Nuestra libertad! Eso es una verdad. Es lo que esos tipos hicieron con el virus, esa bosta de gobernador de San Pablo, ese estiércol del de Río de Janeiro”, exclama.

El ministro de Medio Ambiente, Ricardo Salles, instó a sus colegas a aprovechar que la atención mundial está centrada en la pandemia para avanzar en la legalización de actividades agropecuarias y extractivas en áreas protegidas de la Amazonía.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados