onu indicó que se deben reboblar esfuerzos en el acceso a tratamientos

En América Latina bajó 13% infección por el sida

La región América Latina y el Caribe logró frenar en 15 años la epidemia de sida, aunque a un ritmo menor que el promedio mundial, por lo que deberá "redoblar esfuerzos" en el acceso tratamientos y el combate a la discriminación, dijo el diretcor de Onusida para América Latina, César Núñez.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Naciones Unidas confía en los avances para desarrollar una vacuna. Foto: AFP

"América Latina logró hacer una detención de la epidemia. Ha frenado el avance que traía el VIH (virus de inmunodeficiencia humana, causante del sida), lo ha desacelerado. Evidentemente, la enfermedad continúa avanzando pero ya no a la velocidad que traía antes", indicó Núñez a la AFP.

Según el informe anual de Onusida presentado por el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, en la conferencia internacional sobre financiación para el desarrollo celebrada en Adís Abeba, en América Latina las nuevas infecciones por VIH/sida han decendido 13% entre 2000 y 2014.

En cambio en el Caribe, ese porcentaje es de 52%, por lo que esa región "ha logrado revertir la epidemia y están muy bien encaminados", dijo Núñez.

Latinoamérica pasó de 100.000 nuevas infecciones en 2000 a 87.000 en 2014, mientras el Caribe cayó de 27.000 a 13.000 en el período.

En 2014, 1,7 millones de personas vivían con el VIH en América Latina y 280.000 en el Caribe, mientras que 41.000 latinoamericanos y 8.800 caribeños (la mitad en Haití) murieron por enfermedades relacionadas con el sida.

Brasil, México, Venezuela, Colombia y Argentina representan el 75% de la población con VIH en América Latina, según Onusida.

De acuerdo con Núñez, el avance en la lucha contra la enfermedad se debe a la alta cobertura del tratamiento, ya que en promedio 47% de los infectados en América Latina y 44% en el Caribe accede a los medicamentos, tasas de las mayores del mundo.

Sin embargo, la disminución de 13% en el número de nuevas infecciones desde 2000 es menor al promedio mundial, que ostenta una rebaja de 35,5% entre 2000 y 2014.

Por ello, según Núñez, hay que "invertir el doble" en prevención y en acceso a los antirretrovirales para lograr un descenso significativo en nuevas infecciones.

"Nos sigue afectando el estigma y la discriminación como una barrera que nos impide llegar a una respuesta ante el sida de manera más efectiva", advirtió, ya que por miedo muchas personas no se hacen la prueba o no se tratan.

Según este funcionario, en algunos países habrá también que revisar si se están invirtiendo los recursos contra el sida de la manera más eficiente y en las comunidades que más lo necesitan.

"El virus quiere avanzar. Hay que redoblar los esfuerzos porque si no, se nos va a escapar y nos va a meter el gol", dijo Núñez.

A su vez, el director ejecutivo de Onusida, Michel Sidibé, explicó que Naciones Unidas cuenta con la llegada de una vacuna en el rpóximo decenio.

Naciones Unidas espera facilitar el acceso a los tratamientos en todo el mundo e insta a una reducción en los precios de las materias primadas usadas para la producción de antirretrovirales.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados