Elecciones cruciales legislativas en Venezuela y de Presidente en Argentina

America Latina ante gran reto tras el auge de materias primas

Bienvenidos a la nueva normalidad en América Latina, una región que está luchando por reemplazar las ganancias fáciles del gran auge de las materias primas con la dura tarea de incrementar la productividad. El resultado: la economía de la región crecerá bien por debajo del 3% en 2015, después de una tasa desalentadora en torno de 1,5% en 2014. El punto más brillante será México, cuyo crecimiento puede escalar hacia el 4%.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
RIESGOS. Argentina y Venezuela son los mayores problemas. Foto: Reuters

Brasil enfrentará un ajuste fiscal retrasado. Pero, Dilma Rousseff, reelegida por estrecha diferencia para un segundo mandato que inició el 1 de enero y liderando un gobierno debilitado, encontrará dificultades para revivir el crecimiento y la confianza de los inversores. La reñida experiencia de Rousseff en las elecciones presidenciales de octubre de 2014, brindó pruebas de que el crecimiento más lento y las frustraciones de una clase media expandida están causando que la marea cambie. Después de una docena de años de dominio de la izquierda, Sudamérica comienza a moverse de vuelta hacia el centro. Por cierto, no de manera uniforme: la izquierda triunfó nuevamente en Uruguay, en las elecciones de noviembre de 2014.

Esta tendencia estará funcionando en Argentina y quizás en Venezuela, el foco de atención política de la región en 2015. En la elección presidencial que se realizará en octubre, Argentina elegirá un gobierno más moderado y pragmático, poniendo fin a una docena de años de dominio populista-nacionalista, últimamente bajo Cristina Fernández de Kirchner. La elección será una pelea de tres, entre dos peronistas, Sergio Massa y Daniel Scioli, y el jefe de gobierno de la ciudad de Buenos Aires, el conservador Mauricio Macri. La presidenta Fernández impulsará su propio candidato (quizás el ministro de Interior, Florencio Randazzo), aunque probablemente terminará haciendo un acuerdo con uno de los que estén en el liderazgo de la contienda electoral para preservar su cuota de poder. Cualquiera que gane deberá actuar para resolver una disputa de mucho tiempo con un grupo de fondos de cobertura de Nueva York respecto de la deuda de Argentina y comenzar a retirar subsidios y controles a las importaciones.

En Venezuela, las elecciones legislativas convocadas para septiembre revivirá la confrontación entre el gobierno —ahora, un régimen en gran medida militar respaldado por Cuba— y la oposición, dividida entre el ex candidato presidencial moderado, Henrique Capriles y los radicales que instigaron las protestas callejeras a comienzos de 2014. El gobierno impopular de Nicolás Maduro puede intentar reunir dinero mediante la venta de Citgo —su gran refinador de petróleo y distribuidos en Estados Unidos— para calmar la irritación popular causada por la estanflación y la escasez. Si la oposición lograra unirse, el régimen podría enfrentar una opción entre perder el control del Parlamento o recurrir a la manipulación electoral.

Inversión.

En México, el gobernante Partido Revolucionario Institucional (PRI) del presidente Enrique Peña Nieto, mantendrá el control del Congreso en las elecciones de mitad del periodo, en julio. Estará ayudado por un pequeño incremento de las inversiones públicas y del crecimiento económico, así como el comienzo de la inversión privada en energía. Sin embargo, todo esto no proveerá un gran impulso a la popularidad del presidente Peña. La victoria obedecrá más a la debilidad de los partidos de oposición de derecha e izquierda.

Centroamérica ha visto un leve giro hacia la izquierda en el último año, y ello puede continuar en Guatemala, que celebrará elecciones en septiembre, después de cuatro años de gobierno del exgeneral Otto Pérez Molina.

El suceso político más importante de América Latina en 2015 será, por fin, un acuerdo de paz entre el gobierno de Colombia y las guerrillas de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).Esto pondrá fin a más de medio siglo de conflicto armado que ha acosado al tercer país con más población de la región y será seguido de un acuerdo similar con el Ejército de Liberación Nacional (ELN), un grupo guerrillero más pequeño, aunque posiblemente no se haga hasta 2016. Para ganar un referéndum sobre el proceso de paz, que probablemente se realice en el segundo semestre del año, el gobierno deberá persuadir a los líderes de las FARC que acepten alguna forma de castigo por sus crímenes. A cambio, podría autorizar, como concesión, una mini asamblea constituyente para debatir las reformas políticas.

Cuba dominará le séptima Cumbre de las América, que se realizará, en abril, en Panamá. América Latina ha insistido que el presidente de Cuba, Raúl Castro, sea invitado a un encuentro del que Cuba, previamente fue excluido porque no es una democracia. La situación ha cambiado, ya que al no tener que enfrentar más elecciones en su país, Barack Obama dio el primer paso para restablecer las relaciones con Cuba.

Puede surgir tensión adicional de la elección de Venezuela a uno de los dos lugares rotativos del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas para 2015-16.

Argumentos similares sobre la mejor manera de tener trato con el extraño equipo de regímenes autócratas izquierdistas predominarán en la contienda para suceder a José Miguel Insulza, quien se retirará, en mayo, como secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA). Esto pondrá en la contienda al ministro de Relaciones Exteriores de Uruguay, Luis Almagro contra el ex vicepresidente de Guatemala, Eduardo Stein. Resultará más difícil restablecer la relevancia política de la OEA en la región, cuyas divisiones internas serán agudizadas a corto plazo por el cambio de marea política.

México enfrentará una prueba de fuego

La violencia del crimen organizado y la crispación social por la desaparición de 43 estudiantes en el estado mexicano de Guerrero serán una prueba de fuego en las elecciones legislativas y locales de junio de 2015, afirmaron hoy varios analistas consultados por Efe.

"El riesgo más importante es el desencanto ciudadano respecto a la clase política tras el fracaso de la estrategia contra la inseguridad, la penetración del crimen organizado y los hechos de corrupción denunciados", dijo el politólogo Alberto Aziz Nassif.

Para el analista político Federico Berrueto los retos más graves que afronta México en las elecciones de 2015 son dos: el primero la penetración de la delincuencia organizada en el proceso electoral y, el segundo, el radicalismo de grupos que buscan polarizar a la sociedad para descarrilar los procesos democráticos.

En las elecciones del 7 de junio México estrenará la reforma electoral aprobada en 2013 para renovar a 500 diputados federales, 629 diputados locales y nuevo gobernadores en 17 estados, así como a 903 alcaldes .

Las protestas por la desaparición hace tres meses de los estudiantes de la Escuela Normal (de magisterio) Rural de Ayotzinapa, que mostraron complicidad entre políticos y criminales, generaron una profunda indignación y desencanto social de los partidos y la clase política, que se agravó con denuncias de actos de presunta corrupción en el Gobierno, explicó Aziz Nassif. "Estos dos frentes, la inseguridad y la corrupción que se combina con el pacto de impunidad de la clase política, pegan en el corazón de la credibilidad".

EL desplome del petróleo golpea duro a venezuela

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, que el jueves inició su segundo mandato, recibió a su par venezolano, Nicolás Maduro, para discutir sobre la crisis que enfrenta su país, ya en recesión, en un escenario de desplome de los precios del petróleo. "Estuvimos viendo el panorama económico en general, el tema petrolero, la baja del petróleo y compartiendo la experiencia histórica que nuestros países han tenido (...). Vamos a dinamizar toda la agenda, sobre todo de cooperación económica, industrial, tecnológica, agrícola y alimentaria", explicó Maduro. La economía venezolana entró en recesión, tras caer su PIB durante tres trimestres consecutivos (4,8%, 4,9% y 2,3%), a lo que se le suma la inflación más alta del continente (63,6% en los últimos doce meses) y una aguda escasez de productos básicos.

Todo esto en un escenario de caída de los precios del petróleo, el principal y casi único ingreso de la economía de Venezuela, que tiene a su vez las mayores reservas del mundo de este recurso.

Maduro lanzó esta semana un "programa económico integral" para hacer frente a la crisis, pero hasta ahora no anunció ninguna medida concreta. El plan busca entrar "en una nueva fase de inversiones para romper el ciclo de decrecimiento económico y entrar en un ciclo de crecimiento virtuoso, no solamente de la industria sino también de la capacidad productiva en general de la economía venezolana", indicó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)