ESTADOS UNIDOS

El ambicioso plan de Biden para “ganarle” a China

El presidente estadounidense anunció el ambicioso plan valorado en 2,25 billones de dólares que necesitará el visto bueno del Congreso.

Joe Biden, presidente de Estados Unidos. Foto: AFP
Joe Biden, presidente de Estados Unidos. Foto: AFP

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, propuso anoche un billonario plan de obras, crear “millones de empleos” y recortar las emisiones de carbono, con el objetivo de modernizar la economía estadounidense ante el avance económico de China.

Biden anunció el ambicioso plan valorado en 2,25 billones de dólares que necesitará el visto bueno del Congreso, y que se financiaría con un aumento de los impuestos a las corporaciones durante 15 años.

“Estoy seguro de que si actuamos ahora, dentro de 50 años la gente echará la vista atrás y dirá: Este es el momento en el que Estados Unidos ganó el futuro”, dijo en un acto en Pittsburgh, Pensilvania.

Biden presenta este plan un mes después de firmar un rescate de 1,9 billones de dólares por los efectos de la pandemia.

“Esta es la mayor inversión en empleos en Estados Unidos desde la Segunda Guerra Mundial”, subrayó el presidente.

“Creará millones de empleos bien pagados que harán crecer la economía, nos harán más competitivos en todo el mundo (...) y nos pondrán rumbo a ganar la competición global con China en los próximos años”, añadió.

El llamado Plan de Empleos Estadounidenses es el pilar inicial de la agenda económica de Biden en sus 100 primeros días de mandato, y el presidente planea presentar en abril otro paquete que cubriría asuntos como la baja laboral pagada o el acceso universal a jardines de infancia a bajo coste.

Unos 620.000 millones de dólares se dedicarían a renovar 32.000 kilómetros de carreteras y autopistas, a reconstruir diez puentes estratégicos y a reparar otros 10.000 de menor tamaño.

También se modernizarán puertos y aeropuertos, se doblará la inversión federal en sistemas de transporte público y se construirá una red de 500.000 cargadores de vehículos eléctricos para 2030.

Un segundo bloque, al que se destinarían 650.000 millones, busca invertir en acceso a banda ancha sobre todo para las comunidades rurales, agua potable, red eléctrica y vivienda pública; además de reemplazar todas las tuberías de plomo del país y reducir la exposición a ese metal en 400.000 escuelas y centros educativos.

El Gobierno invertiría otros 580.000 millones en la investigación y el desarrollo, producción y formación; mientras que los 400.000 millones restantes tendrían como objetivo contratar a trabajadores para el cuidado tanto de personas mayores como con discapacidades.

La primera fase de su programa se financiarían con un aumento del impuesto a la renta empresarial del 21% actual al 28%. “No se trata de penalizar a nadie”, dijo Biden. “No tengo nada contra los millonarios y los multimillonarios. Yo creo en el capitalismo estadounidense”.

Pero el presidente está indignado porque un bombero o un maestro paguen un impuesto a la renta del 22% y que gigantes empresariales no paguen impuestos federales.

Al plan de Biden le espera una dura batalla en el Congreso. Con mayorías demócratas estrechas, las negociaciones prometen ser complicadas.

Para el senador republicano de Wyoming John Barrasso, este proyecto es solo un “caballo de Troya” para permitir a los demócratas “gastar más y subir los impuestos”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados