Realidad argentina

Allanarán residencias de Cristina

El Senado lo vota tras intensa discusión; expresidenta niega cargos y apunta a Macri y el juez.

Protagonista: Cristina Fernández de Kirchner llega ayer a la sede del Senado para la reunión en la que se discutió el allanamiento a sus propiedades. Foto: EFE
Cristina Fernández al llegar a la sede del Senado. Foto: EFE

Las propiedades de la expresidenta y actual senadora Cristina Fernández de Kirchner pueden ser allanadas como parte de la investigación que realiza el juez Claudio Bonadio del esquema de pago de sobornos por empresarios para obtener contratos de obras públicas en los gobiernos K. Los 66 senadores presentes votaron a favor de la autorización, después de que la propia Cristina expresó, en una carta que dirigió a su bancada parlamentaria, que no se oponía, aunque puso condiciones, entre las que no haya cámaras de televisión ni fotográficas y la propiedad no resulte dañada.

También solicitó la presencia de sus abogados y un senador durante los allanamientos.

Esos pedidos, especialmente el de impedir la divulgación de imágenes, fue apoyado por varios congresistas con el argumento del resguardo de la intimidad.

Kirchner "merece respeto. Allanen, busquen las pruebas, pero con respeto. Respeten la dignidad humana", enfatizó el senador Adolfo Rodríguez Saa, de la Unidad Justicialista (peronista).

Sin embargo, una moción específica para garantizar esas condiciones no tuvo la aprobación de la mayoría de los senadores, que consideró que la propia justicia asegurará el buen procedimiento.

Las propiedades objeto del allanamiento están situadas en Recoleta (Buenos Aires), Río Gallegos y El Calafate.

Apoyo: partidarios se reúnen frente al apartamento de Cristina. Foto: Reuters
Apoyo: partidarios se reúnen frente al apartamento de Cristina. Foto: Reuters

Persecución.

El centro de atención del debate de seis horas, fue la exposición de Cristina."Si creen que con esto van a hacer que cambie mis ideas, o que vote lo que ustedes quieran... no. No hay Bonadio ni allanamiento que me haga cambiar. Mal o bien pertenezco a una generación que creció con el miedo de que lo fueran a buscar para torturarlo, violarlo, desaparecerlo o tirarlo al mar", sentenció la senadora.

Negó las acusaciones sobre sobornos y otras denuncias de ilícitos y apuntó contra el presidente Mauricio Macri.

"Si algo faltaba para consagrar la persecución política y el uso del poder judicial como instrumento de persecución política en Argentina era esta causa", enfatizó Fernández, que recordó que tiene seis causas abiertas, cuatro de ellas, incluida la de los sobornos, por "asociación ilícita".

En este sentido, comparó sus problemas judiciales a la persecución que asegura se está produciendo a otros exlíderes de Brasil o Ecuador.

"Estas persecuciones les pasa a los que con errores y aciertos creemos en algo y defendemos ese algo. Y yo creo en lo que hice como presidenta de los argentinos: creo en la redistribución del ingreso, en el emponderamiento de los derechos, en las universidades publicas... en el desendeudamiento como un instrumento de autonomía...", sentenció.

"No me arrepiento de nada de lo que hice", subrayó, e hizo como excepción que "en todo caso" se arrepiente de "no haber sido lo suficientemente inteligente" para "convencer y persuadir" de que lo que estaba haciendo, "con errores o aciertos", había mejorado la vida de "millones de argentinos".

La expresidenta hizo una comparación de su situación con la última dictadura.

"No es necesario andar matando dirigentes y gente. Hay otra forma de desaparición", afirmó, y añadió que la alta presión mediática "es una forma de presión" sobre los legisladores. "Es lícito que haya gente que no me quiera, yo tampoco quiero a algunos, lo que no es lícito es que quiera hacerse aparecer como que estamos ante un sistema justo, transparente y jueces imparciales", destacó.

En su convencimiento de que el Ejecutivo de Macri impulsa su persecución, se mostró tajante. "Yo no soy el problema de este Gobierno, el principal problema son ustedes mismos y sus políticas espantosas", arremetió.

Por último, se dirigió también hacia el resto de sus compañeros del peronismo, que ha etsado muy dividido en los últimos años, donde dijo que hay "fuego amigo".

Un juez con cinco causas contra la expresidenta

Juez Claudio Bonadio. Foto: AFP
Juez Claudio Bonadio. Foto: AFP

El juez Claudio Bonadio, de 62 años, a quien la senadora Cristina Fernández de Kirchner, calificó de títere, anoche en la sesión del Senado, se convirtió en el peor enemigo de la expresidenta, a raíz de la investigación de una millonaria trama de sobornos que salpica a la dirigencia política y a la clase empresaria de Argentina. Desde que dejó la presidencia en diciembre de 2015, se abrieron seis causas penales contra Cristina. Cinco de ellas están en manos de Bonadio.

Ordenó detener a varios de los más importantes empresarios de Argentina en la causa conocida como los Cuadernos de la Corrupción, que recogen las anotaciones detalladas que hizo el chofer Oscar Centeno de los movimientos irregulares de dinero y sobornos para obtener contratos de obra pública durante los mandatos de Néstor y Cristina Kirchner. Los cuadernos fueron revelados por La Nación.

Divorciado y con un hijo músico de rock, Bonadio estudió derecho en la Universidad de Buenos Aires. A finales de 1992, durante el gobierno de Carlos Menem, fue designado secretario de Asuntos Legales del influyente Carlos Corach, por entonces secretario de Legal y Técnica de la presidencia. Al año siguiente, la política lo catapultó a la Justicia. El Senado aprobó su nombramiento como juez federal en la periferia de Buenos Aires, pero nunca asumió, debido a que fue designado por decreto al frente de un Juzgado Federal de la capital.

En 2001, el juez mató de dos balazos a un supuesto delincuente que intentó asaltar a un amigo en plena calle, causa por la que fue sobreseído alegando leítima defensa. "Soy cazador, instructor de tiro, practico un deporte", sostuvo Bonadio. FUENTE: AFP

"Tranquila" con la candidatura

El justicialista Miguel Pichetto contestó a Cristina Fernández, que supo ser su líder política, y lanzó: "Quédese tranquila que seguramente usted va a poder ser candidata en 2019". Agregó que "se puede ser candidato en la Argentina hasta que haya sentencia firme con principio de cosa juzgada porque rige el principio de inocencia, entonces quédese tranquila, no se haga problema", enfatizó. Pchetto dijo que "la Constitución Nacional establece la inmunidad de opinión y la inmunidad de arresto, clarito, esos son los fueros que fija la ley. Tampoco hagamos el esquema de la victimización", lanzó mientras Cristina revoleaba los ojos y hacía muecas con la boca.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º