La investigación sigue el mismo modelo de operaciones antimafia

Alias "Don Mafia" en la mira de los agentes del FBI

Informantes, transacciones financieras, elementos de prueba: las autoridades judiciales estadounidenses proceden con la FIFA como con la mafia para reunir las piezas del puzzle: desde la base a lo alto de la cadena las cabezas terminan cayendo "como fichas de dominó".

"Leyendo el acta de acusación, queda muy claro que se apunta a las instancias más altas", explicó John Lauro, exfiscal de Brooklyn, el distrito donde 14 dirigentes o allegados a la FIFA fueron acusados la semana pasada de corrupción, lavado de activos y fraude.

Al revelar el miércoles pasado los cargos en un expediente de 165 páginas, la Fiscal federal Loretta Lynch anunció personalmente sus objetivos: "Esto es solo el comienzo". La investigación tiene "como objetivo final" la caída de todas las cabezas, "presentando cargos a los más altos niveles", agregó Lauro. La renuncia el martes de Joseph Blatter a la presidencia de la FIFA lo prueba. Porque todo lleva a pensar que él fue informado directamente por la fiscalía de que es el objetivo principal en la investigación.

En los 47 cargos presentados, la justicia estadounidense pinta una situación generalizada de corrupción "endémica y profundamente enraizada", subrayó Lynch. "Es un trabajo de largo aliento, pero no hay urgencia (...) ellos reúnen datos aquí y en el exterior para corroborar las acusaciones y avanzan cada vez más hacia la cima", subrayó el abogado David Weinstein, quien encuentra aquí muchas similitudes con las investigaciones contra el crimen organizado realizadas por el célebre Fiscal general Robert Kennedy a fines de los años 60.

Internamente, Sepp Blatter era apodado "Don Mafia" por la arrogancia y el autoritarismo mostrado durante 17 años en el manejo de su "bastión" de la FIFA, empleando los métodos e incluso las frases del "Padrino", dijo a la cadena CBS Alexandra Wrage, exmiembro del Comité internacional de administración de la FIFA.

Ante la investigación estadounidense, exmiembros de la FIFA se declararon culpables, otros acusados arrestados en EE.UU. ya colaboran con las autoridades judiciales.

"La presión aumenta sobre ellos para que colaboren o aporten pruebas que los exoneren o aligeren sus penas", destaca Weinstein, quien también fue fiscal en Miami.

"Se trata sin duda de una reacción en cadena la que está en proceso, con las dos primeras fichas, los hermanos Warner (hijos del ex vicepresidente de la FIFA, Jack Warner). Luego cayó la ficha siguiente, Charles Blazer (exsecretario general de la Concacaf), utilizando información dada por los hermanos Warner contra Blazer y así sucesivamente, como lo hicieron con otras organizaciones criminales", agregó Weinstein.

Blazer admitió la existencia de sobornos en el proceso de atribución de las Copas del mundo de 1998 y 2010. "Todas las fichas caerán rápidamente", concordó Andy Spalding, profesor de derecho en la universidad de Richmond (Virginia).

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)