Fenómenos climatológicos

Alertan inundaciones a gran escala en EE.UU.

El huracán Florence ha provocado al menos 15 muertos.

"Todavía no hemos visto lo peor de las inundaciones", alertan las autoridades. Foto: EFE
VEA EL VIDEO. Foto: EFE

El huracán Florence había causado hasta ayer al menos 15 muertes en la costa este de Estados Unidos, en tanto se mantiene el alerta por las inundaciones a gran escala y las fuertes lluvias. Aunque la tormenta ha rebajado su categoría hasta la depresión tropical, Florence continúa dejando copiosas lluvias tanto en Carolina del Norte como en Carolina del Sur.

El gobernador de Carolina del Norte, Roy Cooper, señaló ayer domingo que la parte oriental del estado registra "significativos daños", y cerca de 700.000 personas se encuentran sin electricidad.

El presidente Donald Trump ha sostenido varias conversaciones con autoridades locales y encargados de la Agencia Federal de Gestión de Emergencias (FEMA).

"Todavía no hemos visto lo peor de las inundaciones", alertan las autoridades. Foto: EFE
"Todavía no hemos visto lo peor de las inundaciones", alertan las autoridades. Foto: EFE

Florence se encuentra a unos 65 kilómetros al Oeste de Columbia, capital de Carolina del Sur, y se dirige hacia el Noroeste con vientos máximos sostenidos de 55 km/h.

A pesar de este progresivo debilitamiento debido a su alejamiento de la costa, los expertos del Centro Nacional de Huracanes alertan de que Florence seguirá dejando "riadas y grandes desbordamientos de ríos" en una amplia porción de Las Carolinas. "Aún tenemos algunos días por delante", advirtió el domingo el jefe de la FEMA a la CNN Brock Long, que aseguró también que en el centro y el oeste de Carolina del Norte y Virigina no se han terminado las duras condiciones climatológicas. "Estamos esperando muchos daños", avanzó, y agregó que las presas podrían verse amenazadas por el aumento del nivel del agua.

"Todavía no hemos visto lo peor de las inundaciones", advirtió por su parte el almirante Karl Schultz, que supervisa las operaciones de la Guardia Costera. La situación "podría ser aún más catastrófica" a partir de hoy lunes, añadió.

Según el senador de Carolina del Norte, Thom Tillis, la policía arrestó a varias personas que se negaron a abandonar las zonas de riesgo. Tillis agregó que en las próximas horas van a emitir "otras órdenes de evacuación a medida que los ríos suban" de caudal, adelantó a la cadena Fox News. "Debes escuchar las advertencias y alejarte del peligro", pidió.

En las localidades golpeadas por la tormenta se reportaron varios casos de saqueos y al menos cinco personas fueron arrestadas por la policía en Wilmington, Carolina del Norte, según el senador.

El sector agrícola del estado ha sido "golpeado duramente" por Florence, se lamentó Tillis. "Tendremos que estimar los daños en los cultivos (...) en términos de impacto económico para la reconstrucción, estamos hablando de miles de millones de dólares".

La mortal tormenta Florence dejó aislada a la ciudad de Wilmington, de poco más de 100.000 habitantes en Carolina del Norte. "Nuestros caminos están inundados, no hay acceso a Wilmington", dijo el presidente de la Comisión del Condado de New Hanover, Woody White.

"Todavía no hemos visto lo peor de las inundaciones", alertan las autoridades. Foto: EFE
Foto: EFE

En Fayetteville, una ciudad de Carolina del Norte de 210.000 habitantes a unos 145 km del océano, las autoridades pidieron a miles de residentes de Cabo de Miedo y Little River abandonar sus hogares para la tarde del domingo debido al riesgo de inundaciones. "Lo peor aún está por venir", dijo el alcalde Mitch Colvin.

El director de Emergencias de Carolina del Norte, Michael Sprayberry, dijo que era demasiado pronto para estimar cuántas personas en el estado quedarían sin vivienda por la tormenta.

"En este momento estamos pensando que habrá decenas de miles de hogares dañados", sostuvo.

Supertifón causó 59 muertos en Filipinas; ahora golpea China
El supertifón Mangkhut sembró el caos ayer domingo a su paso por Hong Kong. Foto: AFP

El supertifón Mangkhut sembró el caos ayer domingo a su paso por Hong Kong donde hizo temblar literalmente los rascacielos, y comenzó a azotar la China continental tras haber golpeado el norte de Filipinas causando al menos 59 muertos.

La tormenta tropical, considerada como la más violenta del mundo desde principios de año, arrasó zonas agrícolas en el norte de Luzón, el principal archipiélago filipino, provocando inundaciones y corrimientos de tierra. La tormenta comenzó a azotar la ciudad de Jiangmen, en la provincia china de Guangdong. Las autoridades provinciales indicaron que procedieron a la evacuación de 2,3 millones de personas y ordenaron a decenas de miles de barcos de pesca regresar a puerto antes de la llegada de lo que la prensa china califica como "el rey de las tormentas". Los vientos registrados por el observatorio meteorológico de Hong Kong alcanzaron hasta los 180 km/h en una isla situada cerca de su costa, así como ráfagas de hasta 230 km/h en la ciudad.

Aunque pasó a unos cientos de kilómetros al sur de la excolonia británica, el tifón sembró el caos en la ciudad, donde arrancó árboles, destrozó ventanas e hizo tambalear los rascacielos de viviendas.

En el norte de Filipinas, el tifón cortó vías de comunicación y la electricidad en la mayor parte de la zona situada en su trayectoria, donde viven cerca de cinco millones de personas.

Las autoridades tenían dificultades ayer domingo para evaluar las pérdidas humanas y los daños materiales. La policía elevó el balance de muertos a 59 ayer domingo.

El tifón perdió intensidad al cruzar Filipinas y comenzó a azotar el sur de China, al oeste de las ciudades de Macao y Hong Kong.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º