CRISIS EN VENEZUELA

Alertan crisis humanitaria por escasez

“No hay más tiempo que perder”, dice Human Rights Watch y piden acción a la OEA.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Localidad brasileña de la frontera es centro de abastecimiento para venezolanos. Foto: El País

La organización Human Rights Watch (HRW) exhortó ayer lunes a los países de la Organización de Estados Americanos (OEA) a ejercer presión sobre el gobierno venezolano para que permita ayuda internacional que alivie lo que considera una "crisis humanitaria" en ese país.

El director para las Américas de HRW, José Miguel Vivanco, pidió a los países de la región la implementación de la Carta Democrática Interamericana para que "se le exija a Venezuela correcciones y que permita la canalización de lo que podría ser una asistencia internacional para aliviar el flagelo que representa la crisis humanitaria".

"No hay más tiempo que perder", agregó Vivanco en una rueda de prensa en Washington, al presentar un informe de Human Rights Watch que detalla un agravamiento en la escasez de medicinas y alimentos y una arremetida del gobierno contra quienes la denuncian.

Para Vivanco, "la única opción viable es a la brevedad posible convocar a una reunión en la OEA de los Estados miembros, bajo el liderazgo de su actual secretario general, Luis Almagro, y dentro del marco de la carta democrática para tomar medidas concretas y drásticas".

Venezuela atraviesa una severa crisis económica agravada por el desplome de los precios del crudo.

Los venezolanos sufren una elevada inflación y aguda escasez de más del 80% en alimentos y medicinas —según la firma privada local Datanálisis—, que provoca largas filas en los expendios de comida y agrava las fallas en la atención hospitalaria.

Almagro y el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, han declarado una "crisis humanitaria", pero el gobierno del presidente Nicolás Maduro niega ese calificativo al denunciar que los problemas son producto de una "guerra económica" respaldada por la oposición y gobiernos extranjeros.

buscando comida.

Pero la realidad que viven a diario los venezolanos dice otra cosa.

En Pacaraima, una empobrecida y pequeña ciudad del norte de Brasil, se ha convertido en uno de las últimos horizontes en que los venezolanos consiguen la comida y los productos básicos que escasean en su país.

En esta ciudad de la frontera entre Brasil y Venezuela, entre 1.000 y 1.500 venezolanos cruzan cada fin de semana la línea divisoria, compran alimentos y regresan a su país.

La enorme mayoría de las matrículas de los automóviles que se ven en Pacaraima tiene los colores amarillo, azul y rojo de la bandera de Venezuela y los más diversos orígenes, que van desde Caracas hasta la muy distante Maracaibo.

Comerciantes de Pacaraima dijeron que los venezolanos compran "todo" lo que esté disponible, sobre todo cuando se trata de alimentos, debido al desabastecimiento de comida que hay en su país.

Los venezolanos, incluso muchos miembros del Ejército Bolivariano, llegan a esa ciudad fronteriza en el norte de Brasil en camiones o poderosas camionetas, y cargan desde productos de limpieza hasta arroz y azúcar, todo en enormes cantidades.

"Es que en Venezuela falta de todo, hermano", uno de esos venezolanos que cruza la frontera para comprar, vestido con un uniforme del Ejército Bolivariano e insignias de mayor, después de bajar de una camioneta con matrícula de Barinas, el estado natal del fallecido presidente venezolano Hugo Chávez.

Esa furia compradora de los venezolanos es agradecida por todos los comerciantes de Paracaima, una ciudad de unos 10.000 habitantes que vive sobre todo del intercambio fronterizo.

Uno de los más beneficiados es el alcalde electo de esa localidad, Juliano Torquato, dueño del mayor supermercado de la ciudad y quien admitió en declaraciones a medios locales que "nunca" había vendido tanto. Torquato, elegido en los comicios municipales del 2 de octubre pasado, reconoció que, con los compradores, llegan desde Venezuela muchas personas que escapan de su país buscando una vida mejor en Brasil, pero garantizó que "todos" tendrán la asistencia necesaria.

Según datos oficiales, la ciudad de Pacaraima, que tiene unos 10.000 habitantes, ha recibido en los últimos diez meses cerca de 30.000 compradores venezolanos.

"Estamos recibiendo a víctimas" de la crisis venezolana, que a su vez hacen "víctimas" a los habitantes de Pacaraima, que han visto su pacata vida alterada por la llegada masiva de venezolanos, declaró el párroco de la ciudad, el español Jesús López Fernández. El sacerdote también alertó sobre la posible actuación en la zona de mafias volcadas al tráfico de personas, que pudieran aprovecharse de ese "anormal" flujo migratorio para sus negocios ilícitos.

Ante ese aumento de la inseguridad, las autoridades brasileñas han reforzado vigilancia en la frontera y cada semana realizan operaciones especiales, en las que participan tanto la Policía como agentes de la salud pública.

(AFP, EFE)

Ataúdes ecológicos para bajar costos

Emprendedores venezolanos pondrán a la venta en los próximos meses los llamados "Ecobox", ataúdes ecológicos.

La iniciativa representará una alternativa para el bolsillo de los venezolanos, que están muy golpeados por la severa crisis económica.

"Nuestro proyecto es totalmente ecológico y representa una solución en estos momentos en que la cosa está difícil", dijo Alejandro Blanchard, uno de los socios de la compañía Blancol, única empresa fabricante de los "Ecobox" en el país.

Blanchard y sus dos socios desarrollaron hace tres años la idea de crear los cajones residuales para la cremación con materiales ecológicos y reciclables. Sólo en los últimos tiempos, precisó, lograron concretar el proyecto.

"Es algo que ya existe en otras partes del mundo como Estados Unidos y Europa, pero el diseño, las medidas y los materiales son totalmente nuestros", acotó.

Los "Ecobox" se hacen con cartón corrugado doble bold, no pesan más de 10 kilos, tienen una resistencia de 130 kilos y son revestidos por un plástico que evita el derrame de líquidos. Se pueden armar entre dos personas en un tiempo máximo de 10 minutos y cuestan mucho menos que los tradicionales.

"El 80% de nuestra materia prima es reciclada", agregó, tras detallar que van dentro del féretro de madera para la velación. Luego se saca la caja del ataúd y es llevada directamente al crematorio.

Luis García, presidente de la Cámara Nacional de las Empresas Funerarias (Canadefu), aseguró que ante la situación económica del país, han tenido que plantearse opciones de servicio más económicos como la cremación y el uso de urnas fabricadas con otros materiales como el "MDF", comprimido de aserrín y resina. (ANSA)

Nicolás Maduro de gira por países petroleros

Mientras en Venezuela la oposición salía a la calle en reclamo de una apertura democrática y hordas chavistas invadían el Parlamento, el presidente Nicolás Maduro siguió con su gira por Medio Oriente. El domingo se reunió con el rey de Arabia Saudita, el mayor exportador mundial de crudo.

Maduro dijo el sábado que los productores de la Organización de Países Exportadores de Petróleo y otros que no la integran estaban "muy cerca" de alcanzar un acuerdo sobre límites al bombeo de petróleo, según reportó Azertag, la agencia de noticias estatal de Azerbaiján.

El domingo se reunieron en Riad los ministros del petróleo de varios países del Golfo Pérsico junto a su par de Rusia para discutir alternativas para estabilizar el mercado de crudo.

La OPEP acordó el 28 de septiembre en Argelia reducir la producción de crudo a un rango de 32,5-33 millones de barriles por día, en el que sería su primer recorte de la producción desde 2008.

Ayer lunes en Teheran, Maduro se reunió con el presidente de Irán, Hassan Rohani. "Irán respalda cualquier medida directa de estabilización del mercado de petróleo, precios justos y cuota igualitaria para los productores", dijo Rohani.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)