CONDUCÍA EBRIO

Alemania: 30 heridos en atropello en desfile

La fiscalía federal antiterrorista no ha asumido el caso, señal de que las autoridades privilegian la pista de que no fue un atentado.

Heridos en Volkmarsen, Alemania. Foto: Reuters
Heridos en Volkmarsen, Alemania. Foto: Reuters

Al menos 30 personas resultaron heridas ayer lunes en el atropello de un vehículo que irrumpió en un desfile de carnaval en el centro de Alemania.

Entre las víctimas figuran varias gravemente heridas que fueron trasladadas a los hospitales cercanos a Volkmarsen, la comuna del Estado de Hesse, donde ocurrieron los hechos. El jefe de la policía de Fráncfort informó, según la agencia alemana DPA, de siete personas gravemente heridas.

El conductor del vehículo, que resultó también herido, fue detenido. Se trata de un ciudadano alemán de 29 años, originario de Volkmarsen, una comuna de menos de 7.000 habitantes.

La fiscalía federal antiterrorista no ha asumido el caso, señal de que las autoridades privilegian la pista de que no fue un atentado.

Sin embargo, la fiscalía informó que “investiga en todas las direcciones”, aunque no pudo dar indicaciones sobre las motivaciones del sospechoso.

Según el semanario Der Spiegel, el conductor presentaba un estado de ebriedad avanzado.

El hombre conducía un Mercedes gris metalizado cuando atropelló a la gente en Volkmarsen, cerca de Kassel, hacia las 14.45 hora de Alemania (10.45 en Uruguay). Testigos interrogados por el diario regional Frank-furter Rundschau afirmaron que tuvieron la impresión de que el sospechoso enfiló en particular hacia los niños tras rodar a gran velocidad entre la multitud, continuando su recorrido unos treinta metros.

Ayer parte de Alemania celebra el “Lunes de las rosas”, con el que culminan las festividades del carnaval. De inmediato, la policía anunció en la red Twitter la suspensión de todos los desfiles en Hesse.

Steffen Roettger, cuyas dos hijas se encontraban en el lugar del desfile, señaló que lo llamaron por teléfono inmediatamente después del atropello. “Mi hija de 10 años fue apartada y por poco evitó ser golpeada por el vehículo”, declaró a la cadena de televisión NTV. La niña quedó “en estado de shock” y necesitó atención médica tras ver gente en el suelo “por todas partes”.

Este hecho tuvo lugar en un contexto tenso en Alemania, en particular en el estado de Hesse, conmovido el miércoles pasado por un doble tiroteo con móviles racistas en los que murieron nueve personas en Hanau.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados