DÍA DE LA LEALTAD PERONISTA

Alberto Fernández: "A esta Argentina derrumbada la vamos a poner de pie"

“A esta Argentina derrumbada la vamos a poner de pie nosotros, a esta Argentina enferma la vamos a curar nosotros. Lo vamos a hacer sin odio”, dijo el presidente.

Movilización peronista en las calles de Buenos Aires. Foto: AFP
las calles de Buenos Aires se transformaron en escenario de la movilización del Partido Justicialista. Foto: AFP

con un discurso en el que hizo un fuerte llamado a la unión del peronismo -”no sobra nadie”, dijo- y sin la presencia de Cristina Kirchner, el presidente de Argentina, Alberto Fernández fue el orador principal del acto del 17 de octubre por el Día de la Lealtad Peronista en la CGT (la central sindical). “A esta Argentina derrumbada la vamos a poner de pie nosotros, a esta Argentina enferma la vamos a curar nosotros. Lo vamos a hacer sin odio”, dijo el Presidente. Por la situación de la pandemia, su mensaje no pudo contar con el calor de las multitudes, que se volcó a las calles en caravanas, lejos del evento oficial.

“En la Argentina millones de argentinos reclaman otro futuro, un país que los integre y que no los deje de lado. Vamos a hacerlo con Cristina, con Sergio, con Máximo, con Héctor, con Hugo, con cada gobernador y cada intendente. Acá nadie sobra, todos hacemos falta”, dijo Fernández. En un momento en el que necesita fortaleza política, se cuidó de aludir a todos los socios de la coalición de gobierno: el kirchnerismo y La Cámpora, el Frente Renovador, los sindicatos, los mandatarios provinciales y los jefes comunales.

Con la puesta en escena por el 17 de octubre, el Frente de Todos y el Gobierno buscaron darle un espaldarazo al Presidente en un momento muy delicado de su gestión, que no asoma de la crisis del dólar, la caída de la economía y la persistencia de la pandemia. Además, el oficialismo buscó exhibir la imagen de la unidad del espacio.

“Somos los gobernantes de la pandemia, y así nos recordarán. Nos tocará pasar el momento más difícil que el mundo ha experimentado. Menos mal que el peronismo está gobernando a la Argentina en este momento. Nos paramos primero al lado de los que más necesitaban”, dijo Fernández. En la platea semivacía, en el salón Felipe Vallese, lo escuchaban el jefe del bloque oficialista en Diputados, Máximo Kirchner; el titular de la Cámara baja, Sergio Massa y su esposa, Malena Galmarini; el secretario general de la CGT, Héctor Daer; el gobernador Axel Kicillof; funcionarios; intendentes y gobernadores del PJ.

Mensaje por Twitter.

Cristina, en cambio, no participó del evento, pese a que en la previa había cierta expectativa. La vicepresidenta envió un mensaje vía Twitter por la mañana en el que manifestó, junto a una foto de Néstor Kirchner: “Que la lealtad a las convicciones, al pueblo y a la Patria siga inalterable en tiempos de pandemia. Con la misma pasión y el amor de siempre”.

Movilización peronista en las calles de Buenos Aires. Foto: Reuters
Movilización peronista en las calles de Buenos Aires. Foto: Reuters

En el oficialismo aseguraban que Cristina no suele acudir a este tipo de actos de la CGT. La última vez que participó de un acto de la central obrera fue con Néstor Kirchner en 2010. A la sede de Azopardo fue en 2008, también acompañada por el expresidente. “Cristina siempre está”, dijo Fernández a los periodistas y subrayó: “Fue un acto organizado por la CGT y los gobernadores para que el Presidente lo cierre. Así tiene que ser leído”.

Día de militancia

En el Día de la Lealtad Peronista, las calles de Buenos Aires se transformaron en escenario de la movilización del Partido Justicialista. El Gobierno no pudo contar con el acto virtual que había planificado porque la plataforma www.75octubres.com, a la que estaba convocada la militancia, se cayó a las 13:00 horas, justo cuando el reloj con la cuenta regresiva habilitó el ingreso al acto online. En el Gobierno hablaron de hackeo, los organizadores indicaron un ataque externo aunque admitieron que pudo obedecer a un colapso.

"Víctimas del odio".

Fernández dijo que buscará construir “con los que tienen diferencias” aunque lanzó: “Las víctimas del odio fuimos nosotros”. Se refirió a los mensajes en redes sociales que hablaron del 17 de Octubre como el “antibanderazo” y proclamó: “Acá no hay odio ni rencores. Hay ganas de poner de pie a la Argentina de una vez y para siempre”.

En un acto organizado por la CGT que tuvo muchas más alusiones al primer peronismo que a los años del kirchnerismo, Fernández dedicó varios pasajes de su discurso a repasar la historia del PJ. “Tuvimos que vivir 18 años en una tierra donde el nombre de Perón y de Evita no pudiera pronunciarse”, dijo el Presidente. Agregó que “los diarios de la época dijeron las mismas cosas que ahora” porque “hablaron de un aluvión zoológico cuando no era más que un pueblo que reclamaba”. Luego continuó: “Néstor vino años después y su lealtad a la gente le permitió recuperarse de una crisis tremenda. Cristina le otorgó derechos a las minorías como nunca nadie le había dado”.

Movilización peronista en las calles de Buenos Aires. Foto: AFP
Movilización peronista en las calles de Buenos Aires. Foto: AFP

Fernández dijo que a él le tocó “hacerse cargo en medio de la tragedia que significa la pandemia”. “Vamos recuperando poco a poco la economía, recuperando poco a poco el ánimo social”, aseguró. “Empezamos el tiempo de la recuperación argentina. Me tocó a mí estar al frente del barco. Pero vamos a hacerlo unidos”.

Aunque se espera que Fernández acepte el clamor que surgió de una parte importante del peronismo para entronizarse como presidente del PJ, en el acto no se hizo alusión a la elección partidaria.

“Agradezco, aunque confieso hubiera querido que se queden en sus casas, a todos los que se volcaron a la calle con sus autos para expresar su apoyo”, dijo el Presidente, en un intento por evitar una incoherencia con el discurso de prevención sanitaria El Gobierno no le dio su bendición oficial a las movilizaciones callejeras aunque poco hizo para evitarlas. El peronismo salió a la calle decidido a hacer una demostración de fuerza tras los banderazos opositores. Por la mañana, los gremios integrantes del Frente Sindical liderado por el moyanismo organizó una caravana hacia la Plaza de Mayo y el Obelisco. Pasadas las 17, tal como había sido planificado, sonó la marcha peronista en los parlantes de la militancia. Esa fue la consigna que organizó el Frente de Todos para darle apoyo político al jefe del Estado en medio de la pandemia.

Macri y la “expectativa imposible de cumplir”
Mauricio Macri, presidente de Argentina. Foto: AFP

“Terminamos el mandato. Pero creamos una expectativa que dado el punto de partida era imposible de cumplir”, admitió Mauricio Macri, a La Nación- sobre los resultados de su gobierno. “ “Y ahí, fue el momento del dilema. ¿Le decimos a la gente que el Estado está quebrado, que no tiene reservas el Banco Central, que no hay energía, que tenemos deudas con los holdouts, con los jubilados, que había que pagarle a las provincias lo que se les debía? ¿Y perdemos esa energía positiva y de búsqueda de emprender y salir adelante? Con el diario del lunes, lo tendríamos que haber contado. Pero fue una decisión personal que tiene que ver con mi carácter, que en vez de estar todo el día llorando por lo recibido me puse a tratar de construir como ingeniero el camino de salida”. Dijo que “se generó una asimetría. Y empezó la clase media a sufrir ese esfuerzo que había que llevar a cabo”.

Ante las movilizacones de protesta contra el gobierno actual, Macri pidió a Alberto Fernández “que por favor reflexione. Porque un presidente tiene que gobernar para todos los argentinos. No puede ponerse en modo agresivo y negador frente a un reclamo real. Tiene que sentir el nivel de angustia que hay en la Argentina”.

75 años de un discurso que lo hizo Presidente

El 17 de octubre se conmemora el Día de Lealtad Peronista para recordar la gran movilización que en 1945 reclamó la liberación Juan Domingo Perón.

Hace exactamente 75 años, Perón hablaba a los trabajadores que se habían reunido en Plaza de Mayo, en protesta por su detención, el 13 de octubre de 1945, que había ordenado el gobierno militar. Dos días después los sindicatos empezaron una huelga general para reclamar por la libertad del referente más importante del movimiento, que estaba preso en la Isla Martín García. Perón fue trasladado al Hospital Militar en la madrugada del 17 de octubre. La cúpula militar acordó con Perón que saliera al balcón de la Casa Rosada a hablar con los manifestantes para calmar la tensión.

Debido al revuelo y la concentración de poder que evidenciaba su figura, los militares decidieron dejar en libertad a Perón que, días después, inició su campaña política y al año siguiente llegó a la Presidencia de Argentina.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados