LA CRISIS ECONÓMICA EN VENEZUELA

El ajuste de Maduro: McDonald’s cierra varios locales en Venezuela

Empresarios se quejan por rebaja obligatoria de precios y suba de salarios

McDonald's. Según la prensa venezolana, cerraron siete locales, cuatro de ellos en caracas. Foto: AFP.
 Según la prensa venezolana, cerraron siete locales, cuatro de ellos en Caracas. Foto: AFP.

El cierre de varios locales de McDonald’s en Venezuela evidenció las dificultades para seguir operando tras las reformas económicas del régimen de Nicolás Maduro, que incluyen rebajas obligadas de precios y aumentos salariales imposibles de costear en una economía casi paralizada.

“Continuamos adaptando nuestro negocio a la dinámica de los mercados en los que estamos presentes. Acorde a esa dinámica y adaptación, hemos cerrado un número reducido de restaurantes recientemente”, anunció este fin de semana Arcos Dorados, que opera la marca estadounidense en Centroamérica y el Caribe.

La empresa no precisó el número de locales, pero la prensa local y usuarios informaron que son al menos siete, cuatro de ellos en Caracas. Siguen funcionando unos 120.

En el de Sabana Grande, en el este de la capital, sólo se mantiene abierta su pequeña tienda de postres, con precios impagables para muchos. “¡Nueve millones de bolívares un helado! ¡Te volviste loco!”, se quejó un cliente.

El helado cuesta 90 bolívares soberanos, denominación lanzada por Maduro el 20 de agosto y que restó cinco ceros a la moneda, pulverizada por una inflación que según el FMI cerrará 2018 en 1.000.000%.

“Si el dinero no alcanza para comprar la comida básica, ¿cómo voy a ir a un McDonald’s?”, dijo Julián Peña, de 79 años. Un helado cuesta igual que un kilo de carne.

El caso de McDonald’s, que ya había tenido que cambiar su menú por escasez de insumos, se suma al del fabricante de neumáticos Pirelli, que el pasado lunes cerró su planta en Venezuela por falta de materia prima. Según el gobierno y el sindicato, se llegó a un acuerdo para reanudar las operaciones.

Otras multinacionales han cerrado en los últimos años por la debacle, como las estadounidenses General Motors, Kimberly-Clark, Clorox y Kellogs.

Pero no sólo McDonald’s ha clausurado restaurantes: en Sabana Grande, concurrido bulevar comercial, la mayoría de los negocios están cerrados: algunos no pueden costear el aumento del salario de más de 3.400% decretado por Maduro; otros temen por las fiscalizaciones del gobierno en las que obliga a bajar los precios.

“Un 40% de los comerciantes han cerrado este año ante tanta incertidumbre, improvisación, ante una política monetaria que ha generado hiperinflación”, señaló la presidenta de la gremial Consecomercio, María Uzcátegui. Con un sector privado al 30% de su capacidad, la economía venezolana está casi paralizada, según la privada Coindustria.

El régimen fijó los precios de 25 productos básicos, varios de los cuales, como la carne de res, el pollo y los huevos, desaparecieron de los supermercados. También se empezó a regular el costo de los productos de higiene personal y limpieza.

El gobierno sostiene que las tarifas fueron acordadas con empresarios y toman en cuenta los costos de producción, pero Consecomercio asegura que solo fueron consultadas 35 compañías que no representan a todo el sector.

Venezuela enfrenta una sequía de divisas por el derrumbe de la producción de crudo -fuente de 96% de los ingresos- y la falta de financiamiento. Fue declarada en default parcial en 2007 y soporta sanciones de Estados Unidos.

Aumentos los precios de alimentos regulados.

El régimen venezolano ajustó los precios regulados de 8 de los 25 productos alimenticios a los que les comenzó a controlar su valor la semana pasada. Entre ellos los huevos, que pasaron de 81 bolívares soberanos (1,32 dólares según la tasa oficial) a 120 (1,96 dólares); la mortadela, de 18 bolívares soberanos (0,29 dólares) a 90 (1,49 dólares) y la manteca, de 42 bolívares soberanos (0,68 dólares) a 70 (1,14 dólares). También fueron elevados los precios de la mayonesa, la margarina, la salsa de tomate, y la sal. En tanto que, a la harina de trigo panadera le fue bajado el precio: pasó de 52 bolívares soberanos (0,85 dólares) a 20 (0,32 dólares).

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º