TENSIÓN SOCIAL Y POLÍTICA

Se agrava la crisis por las protestas en Colombia

Lo que empezó el miércoles como una manifestación pacífica en rechazo a una reforma fiscal ya retirada se transformó en graves protestas contra el gobierno.

Violentas manifestaciones el lunes con muertos y heridos. Foto: AFP
Violentas manifestaciones el lunes con muertos y heridos. Foto: AFP

La crisis en Colombia ya dejó de ser un problema interno. La ONU, la Unión Europea y Estados Unidos denunciaron ayer martes un uso desproporcionado de la fuerza por parte de la policía para controlar casi una semana de violentas protestas contra el gobierno que dejan una veintena de muertos y centenares de heridos.

Lo que empezó el miércoles como una manifestación pacífica en rechazo a una reforma fiscal ya retirada se transformó en graves protestas contra el gobierno. Según datos oficiales las protestan han dejado hasta ahora 19 muertos (al menos tres por disparos), 89 personas desaparecidas y 846 heridos.

“Estamos profundamente alarmados por los acontecimientos ocurridos en la ciudad de Cali (...) la pasada noche, cuando la policía abrió fuego contra los manifestantes que protestaban contra la reforma tributaria, matando e hiriendo a varias personas”, declaró en Ginebra Marta Hurtado, portavoz de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

La Unión Europea se sumó a las advertencias y pidió “evitar el uso desproporcionado de la fuerza”.

Las protestas del lunes se tornaron violentas en Cali. La ciudad de 2,2 millones de habitantes está militarizada desde el viernes.

Manifestaciones en Colombia. Foto: AFP
Manifestaciones en Colombia. Foto: AFP

Según la secretaría de Seguridad local, el lunes por la noche murieron cinco personas y 33 quedaron heridas.

A los desmanes se suman bloqueos en las principales vías de esa región que ya provocan desabastecimiento de combustible y preocupación por el paso de camiones con oxígeno e insumos médicos en plena pandemia.

Aunque el presidente colombiano, Iván Duque, retiró la reforma tributaria y el ministro de Hacienda renunció, la gente sigue protestando.

Sindicatos, indígenas, organizaciones civiles, estudiantes entre otros sectores exigen un cambio de rumbo a su gobierno que roza una popularidad del 33%.

Por su parte, Estados Unidos abogó por una “máxima moderación” de la fuerza pública colombiana para evitar más muertes.

En su peor desempeño en medio siglo, el Producto Interno Bruto (PIB) de Colombia se hundió un 6,8% en 2020 y el desempleo trepó al 16,8% en marzo. Casi la mitad de la población quedó en la pobreza, según cifras oficiales.

"Nos matamos".

El futbolista colombiano del Everton James Rodríguez publicó un comunicado en redes sociales en el que habló sobre la situación que vive su país. “Nos estamos matando”, afirmó James.

“Basta de abusos, no puede suceder que alguien con un arma tome ventaja sobre otra persona que no tiene como defenderse, o que una persona de manera deliberada salga y acabe con la ciudad o con empresas o negocios que son fuente de trabajo de miles de Colombianos”, expresó el futbolista.

“La violencia no es camino para ningún lado. Con violencia todo termina peor. Siempre entendí en la vida que la manera de lograr las metas es trabajar de manera honesta y profesional y ese es mi llamado hoy”, afirmó James.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados