INMIGRACIÓN

Fin de la agonía: el Open Arms podrá desembarcar en un puerto italiano

El fiscal italiano también abrió una investigación “contra desconocidos” por secuestro de persona, una acusación indirecta contra el ministro del Interior, Matteo Salvini.

Migrantes saltan del barco Open Arms para intentar llegar nadando a las costas de Italia. Foto: Reuters
El barco llegó a tener cerca de 160 migrantes. Foto: Reuters

La fiscalía italiana ordenó ayer martes la incautación del barco humanitario español Open Arms y el desembarco en el puerto de Lampedusa de los alrededor de 90 migrantes que seguían a bordo, poniendo así fin a una agonía que ha durado casi tres semanas.

El fiscal de Agrigento (Sicilia), del que depende Lampedusa, Luigi Patronaggio, tomó la decisión después de subir a bordo de la nave española acompañado de varios médicos para verificar el estado de los migrantes y la situación que reina a bordo, descrita por la tripulación como desesperada.

El fiscal italiano también abrió una investigación “contra desconocidos” por secuestro de persona, una acusación indirecta contra el ministro del Interior, Matteo Salvini, quien está por perder su cartera por la crisis de gobierno. (Ver nota en esta página). Salvini, por su parte, indicó en Facebook que la investigación apuntaba directamente contra él.

“Si alguien cree que me espanta con la enésima denuncia y petición de proceso, se equivoca. Sería un chiste haber logrado convencer a España para que envíe un navío [para recoger a los migrantes] y, ahora, obrar para que desembarquen en Italia y hacer que se juzgue al ministro de Interior que sigue defendiendo las fronteras del país”, publicó en Facebook.

El buque Open Arms llegó a tener a bordo cerca de 160 migrantes, rescatados en el Mediterráneo entre el 1 y el 10 de agosto en tres operaciones, pero tras las últimas evacuaciones y los que se han tirado al agua para llegar a nado a la costa tenía a bordo a algo más de la mitad.

Además, en los tres días que el barco ha estado fondeado a solo 800 metros del puerto de Lampedusa, sin poder desembarcar a los migrantes, casi una veintena de ellos se han lanzado por la borda para tratar de llegar a nado y han sido rescatados por socorristas o la Guardia Costera y la mayoría de ellos trasladados a tierra.

Ello hacía temer otros episodios de este tipo incluso esperando la llegada del buque “Audaz” de la Armada española, que el Gobierno de Pedro Sánchez envió hoy a Lampedusa para hacerse cargo de los migrantes y escoltar al Open Arms hasta el puerto de Mallorca.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados