Argentina

La agenda de Macri para empezar a salir de la crisis

Estableció prioridades en políticas sociales, educación y de seguridad.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Fuera del Congreso, una multitud saludó a Macri el martes. Foto: Reuters

El discurso que pronunció Mauricio Macri con motivo de la apertura de la actividad legislativa duró exactamente una hora reloj y la mitad del mismo fue utilizada para hablar de "la herencia kirchnerista", algo que venía reclamando parte de las fuerzas, como el radicalismo y la Coalición Cívica de Elisa Carrió, que ayudaron al PRO a llegar a la presidencia con la alianza Cambiemos en 2015 y que tuvieron sus respectivos "mimos" durante la oratoria.

Aunque no la mencionó en un solo párrafo, las palabras utilizadas por Macri para describir la situación en que recibió el país por parte de la exmandataria Cristina Fernández fueron fuertes: habló de "corrupción", "desidia" e "incompetencia".

"El modelo de inclusión social del que habló el anterior gobierno nos llevó a tener más pobreza", afirmó Macri y enumeró datos de la situación actual y por qué considera que es responsabilidad de la administración kirchnerista.

"Tenemos más de 20% de inflación y un déficit del 7% del PBI a nivel nacional, el Estado gastó más de lo que podía y emitió irresponsablemente, generando más presión tributaria de la que hubo en los 90, no teniendo en cuenta a las provincias y actuando de forma centralista", dijo.

"En época de vacas gordas no ahorramos, nos comimos nuestro capital y va a llevar un tiempo ordenarlo, pero estamos comprometidos a hacerlo", sostuvo el mandatario.

Reclamos.

Algunas de las medidas implementadas por Cambiemos durante sus primeros tres meses de gobierno no estuvieron exentas de reclamos y polémicas. Entre ellas estuvieron la puesta en marcha o anulación de políticas mediante Decretos de Necesidad y Urgencia (DNU), como el intento de nombramiento de miembros de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), la suspensión de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual (LSCA) y el aumento del porcentaje de coparticipación a la Ciudad de Buenos Aires; el despido de millares de empleados estatales de la anterior administración, expuestos por los oficialistas como "ñoquis" y "militantes" y por los opositores como "desguace del Estado" y "persecución política a trabajadores"; y en momentos de paritarias (Consejos de Salarios), el protocolo de actuación de las fuerzas de seguridad durante manifestaciones públicas y la situación inflacionaria con las fuertes subas de precio que se evidenciaron tras el "sinceramiento económico", el aumento del dólar oficial y la quita de subsidios a los servicios. El aumento del límite no imponible del Impuesto a las Ganancias fue referido como "insuficiente" y hasta como "un engaño" ya que "ahora lo pagan más trabajadores" por parte de opositores, como el excandidato a presidente Sergio Massa, que exigen se trate sobre tablas y propusieron proyectos a tal fin.

Asimismo, los gobernadores esperan se empiece a discutir una nueva ley de coparticipación a nivel nacional, tal como el actual gobierno prometió durante la campaña.

"En este tiempo empezamos a encarrilar las cosas y ponerlas en el sendero correcto y hay que ver que la inflación comienza a bajar de manera sustantiva y si logramos aprobar el acuerdo con los holdouts o fondos buitre eso nos va a permitir tomar aire para que la economía comience a desarrollarse en serio", dijo la vicepresidenta Gabriela Michetti, quien agregó que "ahora le toca a Cambiemos demostrar que puede encarrilar la situación de la economía argentina" y que "tal vez sea una senda de crecimiento no de tasas enormes sino de tasas sustentables en el tiempo para que el país no tenga que atravesar una crisis cada siete o 10 años".

Ejes.

Según explicó la vice argentina esperan que la oposición actúe de forma razonable y responsable acompañando los proyectos que presenten para avanzar en su plan de gobierno. "A mí me conmueve esas personas que no la pasan bien pero que me dicen que este es el camino que debemos seguir aunque esté duro. Eso es lo que me genera responsabilidad", dijo por su parte Macri tras una reunión de Gabinete ampliado realizada la semana pasada.

Además de la urgencia por aprobar el acuerdo con los holdouts, desde el Ejecutivo se anunció que la agenda de trabajo para el corto y el mediano plazo incluye reformas institucionales para el sistema judicial y político, como avanzar hacia el voto electrónico, generar el acceso a la información pública, garantizar la transparencia y fomentar la lucha contra la corrupción mediante la "figura del arrepentido".

El combate a la inflación como meta.

Otro eje sustancial del plan de medidas que presentó el presidente Macri el martes fue el de frenar la inflación; así a la vez como se decidió continuar con la política de precios cuidados aplicada por el anterior gobierno, se está redactando un proyecto que implicará la quita del IVA a los productos de la canasta básica para los sectores pobres y otro para que se realice un ajuste escalonado —tal como se realiza con las jubilaciones y pensiones— de la Asignación Universal por Hijo (AUH) y por embarazo y la extensión de ese beneficio social a más sectores de la población. Asimismo, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, expuso que la idea es que un nuevo proyecto de ley para el impuesto a las Ganancias "se trate este año en el Congreso para implementarse a partir de 2017".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados