GRUPOS DE LOS SIETE

Afloje en la tensión nuclear: negocian cumbre EE.UU-Irán

El presidente francés, Emmanuel Macron, abrió el camino para una reunión entre Donald Trump y Hasán Rohaní en las próximas semanas.

Trump y Macron se saludan en la conferencia final tras la cumbre del G7. Foto: Reuters
Trump y Macron se saludan en la conferencia final tras la cumbre del G7. Foto: Reuters

Estados Unidos e Irán, que rompieron relaciones en 1979 tras el triunfo de la Revolución Islámica, podrían tener una histórica cumbre dentro de poco. La cumbre del G7 en Biarritz, que se clausuró ayer lunes, dejó como resultado más visible el acercamiento auspiciado por Francia entre los presidentes Donald Trump y Hasan Rohaní.

“Si las circunstancias son correctas, estaría ciertamente de acuerdo (en reunirme con Rohaní)”, dijo Trump en una conferencia de prensa conjunta con el presidente francés Emmanuel Macron, que está promoviendo ese encuentro.

Macron había señalado que “se dan las condiciones” para que Trump y Rohaní se vean las caras, y que ese encuentro podría cerrarse “en las próximas semanas”. Esto se debe, a su juicio, a que se ha producido un cambio relevante en la postura de Teherán, después de que Rohaní dijese en la mañana del lunes que dialogará con cualquier país si eso beneficia a Irán.

La visita sorpresa el domingo a Biarritz del negociador iraní, Mohamad Yavad Zarif, para reunirse con Macron al margen del G7, es una señal de que las negociaciones están bien encaminadas. 

Zarif habló con Macron y con dirigentes británicos y alemanes antes de regresar a Irán.

Aunque Trump reafirmó el objetivo de Estados Unidos de extraer concesiones de seguridad de mayor alcance de Irán, dijo en la cumbre que quería ver “un Irán realmente bueno, realmente fuerte, no estamos buscando un cambio de régimen”. “Sabía que (Zarif) iba a llegar y respeté el hecho de que viniera. Queremos que Irán vuelva a ser rico, que sea rico, que le vaya bien, si quiere”, dijo Trump.

Donald Trump, presidente de Estados Unidos. Foto: AFP
"Queremos que Irán vuelva a ser rico; no un cambio de régimen", dijo Donald Trump, presidente de Estados Unidos. Foto: AFP

Este es el primer acercamiento concreto entre Estados Unidos e Irán después de que Trump abandonase el año pasado el acuerdo nuclear alcanzado en 2015 y de que Teherán retomase las actividades de enriquecimiento de uranio por encima del límite permitido.

El acuerdo de 2015 tenía por objeto frenar el programa de enriquecimiento de uranio de Irán a cambio del levantamiento de las sanciones internacionales impuestas a ese país.

Desde que abandonó el acuerdo, Trump ha seguido una política de “máxima presión” para tratar de forzar a Irán a entablar conversaciones con el fin de restringir el programa iraní de misiles balísticos y poner fin a su apoyo a otras fuerzas en Oriente Próximo.

El G7 convino en que cualquier negociación debe buscar evitar que Irán se haga con el arma nuclear y garantizar la estabilidad en la región.

Pero las condiciones que expuso Trump van más allá: cualquier nuevo acuerdo nuclear debería abarcar un marco temporal mucho más amplio y evitar que, además de la bomba atómica, Irán pueda desarrollar misiles balísticos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados